Cinco tendencias que transformarán la industria de la publicidad

Que la industria de la publicidad también está en un proceso de transformación hacia lo digital es algo más que evidente. Como los medios de comunicación dependen en gran medida de la publicidad para su viabilidad económica, es lógico que en EScomunicación nos fijemos también en cómo afronta esta industria el cambio de paradigma en que nos encontramos. A este respecto, Bob Lord, director ejecutivo de AOL Networks, ha expuesto hace poco cinco tendencias que transformarán la industria de la publicidad, que por su interés, os compartimos a continuación.

  • Asistiremos a un auge de la automatización. A medida que tecnologías más automatizadas reemplacen a la planificación manual, la publicidad podrá dedicar más recursos al lado creativo de la industria. La automatización beneficiará también a los medios. Automatizar significa hacer más accesible el espacio de los medios a los anunciantes gracias a la tecnología; se trata de agilizar los procesos, no establecer subastas automáticas. En 2014, el 22% de la publicidad puede estar ya automatizada.
  • Los sistemas abiertos serán los que tengan más éxito. Los sistemas cerrados que fuerzan a los anunciantes a trabajar con un conjunto de compañías perderán terreno frente a los sistemas abiertos, que harán la planificación y la compra de publicidad mucho más sencilla para todos los agentes implicados.
  • La publicidad móvil y multipantalla impulsará las ventas. Nielsen ha predicho que para 2016, el 50% de los anuncios digitales será en múltiples pantallas (ordenadores, tabletas y smartphones). Nuevas innovaciones para mejorar la capacidad para definir el target y conocerlo a través de los diferentes aparatos que usa, harán de esta tendencia la mayoritaria en el futuro.
  • Los anuncios premium se volverán aún más premium. A medida que la automatización se extienda y los publicistas tengan tiempo para ser más creativos, la industria demandará más oportunidades premium para ir más allá de los banners y conseguir anuncios más sofisticados y personalizables.
  • Las estrategias de publicidad estarán orientadas a la convergencia. Creativos, creadores de contenidos y programadores ya no pueden operar en compartimentos estancos y separados. La tecnología, los datos y el marketing deben funcionar en conjunto para lograr los mejores resultados.

 

Si te gustó este post, compártelo.

La crisis de la prensa no ha hecho más que comenzar

La crisis de la prensa es algo en lo que todos los estudios sobre el futuro del periodismo están de acuerdo y hemos hablado muchas veces de ella en el blog. Pero todavía hay quien parece creer que podemos volver a la edad dorada de 2007 y que con pequeños ajustes se pueden mantener los periódicos tal y como los conocemos hoy. Por eso, artículos como este de Joshua Benton en Niemanlab son tan necesarios para abrir los ojos a todos. Fijaos en la siguiente diapositiva.

Forma parte del estudio de Mary Meeker sobre tendencias en internet publicado en 2012, uno de los más prestigiosos de Estados Unidos, en el que hay algunos aspectos que nos muestran que la crisis de la prensa no ha tocado fondo. En la diapositiva anterior, se ve la relación entre el porcentaje de tiempo de uso de los medios y el gasto de publicidad. Vemos por ejemplo que la televisión tiene un tiempo de uso del 43% y un 42% del gasto de publicidad. No hay ninguna ley que diga que el dinero invertido en publicidad es directamente proporcional al tiempo de uso, pero creo que podemos asumir que es una hipótesis muy válida. En cuanto examinamos los datos de los periódicos vemos que son absolutamente desproporcionados: un 25% del gasto publicitario para un 7% del tiempo de uso. Y los dispositivos móviles están en el otro extremo: mucha atención (10%) y poco dinero para publicidad (1%).

Por tanto, si pensamos que la inversión publicitaria tenderá, lógicamente, a igualarse o aproximarse al tiempo de uso, hay dos conclusiones muy sencillas. Una, que el futuro pinta muy mal para los medios impresos, y dos, que periódicos y revistas harían bien en esforzarse en buscar maneras de hacer rentables los dispositivos móviles. ¿Pero qué ocurre cuando comparamos con la diapositiva del estudio de 2013?

Los dispositivos móviles suben dos puntos en tiempo de uso y otro tanto en inversión publicitaria, pasando de 1.600 millones de dólares a 4.000 millones en un año. Y si hacemos caso a nuestra hipótesis, tiene mucho margen para seguir creciendo. Pero en los medios impresos, la situación es bien diferente: bajan un punto en porcentaje de uso y dos en inversión publicitaria. La crisis de la prensa sigue golpeando duro y lo peor es que aún hay mucho margen. Es cierto que estos son datos referidos a Estados Unidos, pero la tendencia puede extrapolarse al resto del mundo.

Así que cuando alguien os diga que hablar de la desaparición de la prensa escrita es una exageración, recordad estas diapositivas y la hipótesis que hemos estado manejando. Aún queda mucho para que la inversión publicitaria se equilibre con respecto al tiempo de uso. La crisis de la prensa no ha hecho más que comenzar.

 

Si te gustó este post, compártelo.

El peor y el mejor momento para el periodismo

Para cualquier lector habitual de EScomunicación, la crisis de los medios de comunicación no es ninguna sorpresa. Aquí hemos hablado en varias ocasiones de la desaparición de la prensa escrita y los cambios en el negocio del periodismo. Quizás sea el sector que con más virulencia ha sufrido la crisis económica y desde luego las cifras no son nada halagüeñas.

El primer Estudio General de Medios de 2013 lo ha dejado bien claro: la influencia y audiencia de la prensa escrita es cada vez menor y ya incluso la prensa digital da señales de flaqueza. Y a eso se suma una caída brutal de la publicidad que no da lugar a dudas. Ninguna empresa, ni periodística ni de otro tipo, puede aguantar pérdidas anuales del 22 por ciento en ingresos publicitarios. Ante este panorama, hay poco lugar para la esperanza, pero el caso es que la hay. Por cada periódico impreso que cierra, surgen otros medios de comunicación online tras su estela. Como apunta Mattew Ingram, es un momento curioso pues podemos afirmar que es el peor momento para el periodismo, pero también que es el mejor momento para el periodismo y no nos equivocaríamos.

 

Si te gustó este post, compártelo.

La caída de la publicidad acelera la caída de los medios

caída de la publicidad

La mitad del dinero que gasto en publicidad se desperdicia, el problema es que no sé qué mitad”

 John Wanamaker, empresario del retail de finales del siglo XIX y padre de la publicidad moderna

 

Cuando los estudiosos del futuro repasen la crisis de los medios de comunicación de principios del siglo XXI, destacarán que una de sus causas principales fue la caída de la publicidad. Durante todo el siglo XX, la publicidad fue el combustible fundamental de la industria de los mass media, haciendo del periodismo una carrera con muchas posibilidades de conseguir un puesto de trabajo y de los periódicos una máquina de imprimir dinero. No es casualidad que fuese poco antes de la actual crisis cuando los medios lograron sus máximos históricos de rentabilidad y beneficios. Los estudios de State of the news media hechos por el Pew Research Center muestran que 2007 significó el momento más álgido de la industria, con márgenes de crecimiento en el entorno de los digitos. ¿Cómo entonces, en apenas media década, hemos pasado de ese escenario al actual?

Son varias las causas, pero una de las más destacadas es la ya mencionada de la caida de la publicidad. Las empresas han bajado sus presupuestos destinados a publicidad y los están diversificando aún más. Si antes un anuncio a toda plana en un periódico te aseguraba una audiencia millonaria hoy esa inversión puede rentabilizarse de mejor manera a través de campañas en redes sociales e internet. Las marcas ya no buscan tanto publicidad como construir su imagen. Como demuestra la cita de Wanamaker, el impacto de la publicidad en las ventas siempre ha tenido un componente mágico. Nadie sabe exactamente cuáles son los ingredientes para que una campaña funcione y otra no. Hoy, gracias a las nuevas posibilidades de medición de audiencias online, se puede conocer con mucha más precisión que es lo qué funciona y lo qué no, y las grandes empresas recortan en aquellos soportes que no ofrecen la rentabilidad que ofrecían antaño.

No hay soluciones para esta caída de la publicidad. Si solo fuese la publicidad de las grandes empresas que busca otros formatos, quizás hubiese algún tipo de solución cuando la crisis económica remitiese, pero es que hay una publicidad muy concreta que ha desaparecido por completo para los periódicos, que son los anuncios por palabras. Los que tenemos unos años recordamos que los suplementos de anuncios por palabras eran varias páginas con todo tipo de anuncios, por los que los periódicos se llevaban un buen dinero. Esas secciones desaparecen por completo de la prensa y se trasladan a internet. Todas las recesiones anteriores encogieron el mercado publicitario, y cuando terminaron, el nivel de facturación publicitaria se recuperó. Pero no sera así en esta crisis. Los ingresos publicitarios de antes de la crisis no regresarán jamás y esa caída acelera la caida en picado de los medios, que han de buscar modelos alternativos para suplir el dinero que llegaba de la publicidad. Nadie sabe cómo hacerlo, pero quien lo consiga tendrá la clave para prosperar en el nuevo escenario mediático.

 

Si te gustó este post, compártelo.

El terremoto de las audiencias

 

Antes de que termine esta década, vamos a ver en primera línea un terremoto en las audiencias. Los sistemas de medición y los estándares que han funcionado casi sin cambios desde mediados del siglo pasado ya no valen para la nueva sociedad hiperconectada. Las audiencias masivas quedan para eventos muy concretos, normalmente espectáculos deportivos, pero para todo lo demás, entramos en segmentos de audiencia cada vez más segmentados y especializados, en las que ya no basta con saber tu edad y sexo, sino desde qué pantalla estás consumiendo el contenido.

La gran afectada por este terremoto va a ser la televisión. La famosa caja tonta que ha definido el siglo XX y cambió por completo los hábitos de varias generaciones se enfrenta a su mayor reto hasta el momento: aceptar que ahora es sólo una pantalla más entre todas las que tenemos para consumir contenidos, y no siempre la más importante, pues el consumo de datos en móviles cada vez es mayor.

Las redes sociales han hecho mucho para dinamizar la televisión y poder ver reacciones en tiempo real de los televidentes. Ya es una práctica común indicar hashtags en los diversos programas para poder unificar y medir la conversación. Las cadenas se pelean por conseguir trending topics y los antiguos espectadores se convierten en comentadores en tiempo real. La gala de los Goya, el festival de Eurovisión, el último Gran Hermano… cualquier programa puede crear una conversación a su alrededor, ya no tenemos que esperar al día siguiente en la oficina, podemos comentar al mismo tiempo que lo estamos viendo junto a miles de personas en nuestra misma situación.

Las series de televisión tampoco se libran de esta revolución. El caso de la recientemente estrenada House of Cards es un buen ejemplo. Estrenada en Netflix, ha roto por completo con todas las convenciones, poniendo a disposición de los suscriptores del servicio todos los episodios de la primera temporada de golpe, en un experimento cuyos resultados veremos con el tiempo, pero ya hay algo insólito: en ningún sitio vamos a ver datos de las audiencias de House of Cards.

Tal y como ha explicado Ted Sarandos, de Netflix, la empresa de streaming no está ofreciendo datos de audiencia, porque para ellos, el saber que un número x ha visto los episodios no es tan importante como saber cuál es el comportamiento de esos espectadores: qué es lo que ven, a qué horas lo ven, en suma, qué tipo de contenidos audiovisuales consumen. Es una auténtica mina de oro que puede cambiar el esquema tradicional de la publicidad en televisión, cuyo impacto está en mínimos históricos, al menos en España.

Y puede cambiarlo porque si antes las audiencias se medían únicamente en términos cuantitativos, con algunos pequeños matices diferenciadores de edad o género, el caso de House of Cards puede ser el primero en el que los estudios de audiencia sean cualitativos. Conocer si la gente ve toda la temporada seguida o se programa un capítulo semanal, si la ve entre semana o los fines de semana, o qué otras series sigues además de esa, son claves para poder presentar nuevos contenidos audiovisuales dirigidos a públicos especificos. Antes, el objetivo era llegar al mayor número de gente posible; hoy el objetivo es llegar a la gente adecuada, la que está dispuesta a pagar por tu producto. Y para eso, los viejos modelos de audiencia ya no valen.

 

Si te gustó este post, compártelo.

Cómo poner Adsense en tu blog

Seguramente te habrás dado cuenta que desde hace unos días tenemos publicidad en el blog. Un nada discreto cuadrado en la parte superior izquierda en el que aparecen diversos anuncios de Adsense. “Ya te has vendido” diréis; “sólo quieres ganar dinero”, afirmaréis. Y algo de razón hay, claro que me gustaría ganar dinero. Pero para eso queda mucho aun y la razón de implementar Adsense en el blog era para aprender cómo funciona y explicar a cualquiera que quiera hacer lo mismo cómo puede implementar Adsense en su blog en cuatro cómodos pasos.

 

1.- Lo primero que tienes que hacer es crear tu cuenta de Adsense. Si ya tienes una cuenta de Gmail puedes usarla para Adsense, en caso contrario tendrás que crearla para poder acceder y crear tus propios bloques de anuncios. El proceso es muy sencillo y no debería tomarte más de cinco minutos. En este paso es cuando indicas el dominio para el que quieres colocar publicidad.

 

2.- Una vez hayas terminado la solicitud recibirás un correo diciéndote que se tomarán un tiempo para revisar tu solicitud, pero no temas. Si no hay nada raro en tu dominio, en el mismo día deberías recibir un correo por el que ya puedes empezar a insertar el código de Adsense en tu blog, aunque todavía no mostrarán anuncios.

 

3.- Para crear tus anuncios has de entrar en Adsense con tus datos, ir a Mis anuncios y ahí pinchar en Nuevo bloque de anuncios, apareciéndote la siguiente pantalla.

 

 

No te molestes en la mayoría de las opciones, la que realmente te importa es el tamaño del anuncio. No es lo mismo un banner horizontal que uno vertical y tampoco lo es un anuncio cuadrado o lo que llaman skyscraper. Aquí puedes ver algunos tipos de anuncios.

 

 

Una vez has elegido el tamaño adecuado según las características de tu blog y el hueco que tengas pensado para ubicar la publicidad, tan sólo tienes que ponerle un nombre a ese bloque de anuncios (yo fui original y le puse “Bloque 01”). Después de eso, dale a guardar y obtener código y ya lo tienes listo para insertar en tu blog.

 

4.- El último paso es insertar ese código en el lugar que desees y que mejor te convenga de tu blog. Yo le he dado una posición preferente en la columna superior izquierda en parte por variar un poco la estética del blog y también para comprobar cuál tiene más éxito, si ése o el bloque vertical que hay en la parte inferior.

 

Y ya está. Ya tienes anuncios de Adsense en tu blog listos para que tus visitantes pinchen sobre ellos y te ayuden a sacar un dinerillo. Recuerda además que tú no puedes pinchar en ellos ni siquiera para probarlos, pues infringirías las condiciones del contrato de Adsense y te pueden anular la cuenta.

 

Otras páginas con más visitas seguro que sacan buen dinero, yo no creo que me vaya a hacer rico con el blog, pero como experimento está bien y nunca se sabe. Con que me diera para pagar el hosting ya me daba con un canto en los dientes…

Seis buenos ejemplos de storytelling en la publicidad

Storyteller

“Cuéntame un hecho y lo aprenderé. Cuéntame una verdad y la creeré. Pero cuéntame una historia y vivirá por siempre en mi corazón”

— Proverbio hindú

Piensa en alguna historia que te hayan contado en los últimos quince días. Puede ser un chiste, una anécdota o incluso el último cotilleo de la oficina. ¿Ya lo tienes? Bien. Ahora trata de recordar alguna estadística importante que hayas visto en esos mismos quince días….

¿Qué fue más fácil de recordar? A no ser que trabajes en el campo de la estadística, seguramente habrás recordado una o más historias. Las historias nos han acompañado desde que la humanidad comenzó a caminar erguida y empezó a fabular relatos frente a la hoguera para combatir el frío y la oscuridad. Hoy en día, las historias ya no se utilizan con ese fin, pero nos siguen hechizando igual que hace miles de años y el marketing y la publicidad han tomado buena nota.

El storytelling es la herramienta que utilizan para captar al cliente y conectar emocionalmente con él. Muchas veces, ni siquiera tienen que inventarse las historias. La realidad supera a la ficción en la mayoría de las ocasiones y para muestra, aquí tenéis seis spots publicitarios que nos cuentan una historia y a través de ella nos enganchan, seis buenos ejemplos de storytelling en la publicidad. Fijaos que no nos hablan de las cualidades del producto que quieren vendernos, sino que dejan que la historia se desarrolle y nos atrape y ya luego somos nosotros los que, a iniciativa propia, recordamos el producto asociado a la historia.

Nunca subestimes el poder de una buena historia.

 

 

 

 

 

 

 

Si te gustó este post, compártelo.

 

16 cambios en el negocio del periodismo

No creo que nadie se atreva a negar esta verdad fundamental: la web ha cambiado para siempre el negocio del periodismo. Nada tiene que ver cómo se hacen y se consumen noticias hoy a cómo se hacía hace tan sólo 10 años. En poco menos de una generación humana, hemos sufrido un cambio radical en los hábitos de consumo informativo y las redes sociales han acelerado ese cambio al permitir a cualquiera compartir fácilmente contenidos de su interés con su círculo de conocidos.

El negocio del periodismo ha cambiado y, por tanto, el periodismo debe cambiar si quiere ser viable en este nuevo escenario ya que, por desgracia, no existen empresas periodísticas sin ánimo de lucro (al menos en nuestro país). Dicho esto, el periodismo tampoco debe alterar su esencia y hay que seguir respetando el código deontológico de la profesión. El cambio que hay que hacer es sobre todo de mentalidad, para perder el miedo al cambio que parece que hay en muchas redacciones.

A este respecto, la Columbia Journalism School ha publicado recientemente un esclarecedor informe sobre estos asuntos, titulado The story so far:  What we know about the business of digital journalism, que puede consultarse aquí y que recomiendo encarecidamente a cualquier persona interesada en el futuro del periodismo. Vamos a examinar alguno de los puntos fundamentales que se citan en el informe, que nos explicarán los cambios que se han producido en el tránsito del periodismo al mundo digital.

El negocio ha cambiado

  • Publicar en internet requiere pensar en tu audiencia de una manera diferente, porque ahora la audiencia dispone de toda la información imaginable. Esa información es casi siempre gratuita, así que la mayor parte de las noticias se han convertido en una commodity, un producto básico por el que nadie pagará precios de artículo de lujo.
  • La audiencia se está desplazando al mundo digital. No es sólo que internet sea ya la primera fuente de información para muchos, especialmente los más jóvenes, es que  supera a la prensa en penetración.
  • La red permite la creación y el cierre de empresas periodísticas en una escala mucho menor. Ya no hacen falta grandes capitales para un proyecto periodístico y el proceso desde que surge la idea hasta que se pone en marcha se ha reducido considerablemente. No todas las empresas pueden hacer periodismo de masas, pero sí periodismo de nichos.
  • Las plataformas digitales extienden la vida del periodismo. Ya lo comentamos aquí, en las fases de la noticia digital. La noticia digital nunca termina de morir y tener un archivo histórico bien organizado y fácilmente navegable es un plus para cualquier medio.

La distribución ha cambiado

  • Con internet, el modelo de agregación que dio tantos beneficios durante tanto tiempo ya no funciona. Nadie lee un periódico completo, pero los periódicos venden publicidad como si todos sus compradores lo hicieran. Ahora, con cada noticia independiente de las demás, las empresas periodísticas ya no pueden hacer eso. La audiencia se atomiza  y los medios pasan de ser el agregador por excelencia a una fuente más para los agregadores propios de la red.
  • Los periodistas pueden encontrar lectores dondequiera que haya internet. Si antes los límites de difusión de un medio eran geográficos, en la práctica ahora no existen. Para las empresas periodisticas, significa que pueden expandir su mercado con costes bajos, pero también significa que la competencia es ahora global.
  • Las plataformas digitales permiten a los medios que sus lectores sean canales de publicidad y distribución. Si bien así los medios pierden el control de la distribución de la noticia, que tantos beneficios les ha dado en los ultimos 100 años,  esta difusión gratuita y viral será el modelo a seguir por quienes quieran triunfar en la red.

La audiencia ha cambiado

  • Las empresas periodísticas lo tienen más fácil para construir nuevas audiencias centradas en temas especializados. La teoría de la larga cola hace que siempre haya alguien interesado en lo que escribes y las audiencias especializadas son muy codiciadas por los anunciantes, pero dividir la audiencia en nichos puede traer nuevos problemas a los medios, que han de competir con otros agentes (blogs, agregadores) en los mismos términos.
  • Ahora, los medios pueden tener información sobre su audiencia en tiempo real. Esas mediciones de la popularidad de los artículos, vídeos o secciones permiten a las empresas periodísticas ajustar su estrategia para maximizar la audiencia y los ingresos publicitarios. Sólo hace falta un estándar común para hacer válidas las audiencias, porque en las mediciones el consenso es más importante que la exactitud.
  • Las plataformas digitales han cambiado la experiencia de usuario en formas que benefician y perjudican a la vez a los medios. Los medios pueden recopilar más datos de su audiencia que nunca, desde localización hasta número de tarjeta de crédito, pero los medios digitales aún no pueden proporcionar la experiencia inmersiva que producen los tradicionales.

La publicidad ha cambiado

  • En las plataformas digitales, a menudo es difícil asegurar que la oferta de publicidad se adecue a la demanda. No siempre se consigue aumentar el número de visitas para poder tener unas tarifas publicitarias beneficiosas o rellenar los anuncios cuando el tráfico en la página alcanza un pico. Esta incertidumbre es la que hace tender a la baja los precios de la publicidad online.
  • La publicidad es ahora digital, aunque no siempre para mejor. Las empresas periodísticas tienen la capacidad para insertar anuncios relevantes para su audiencia y conseguir mejores mediciones, pero para los usuarios, muchos anuncios digitales se han convertido en un incordio, estorbando la experiencia de usuario, con lo que el reto estará en encontrar un modelo de anuncio no intrusivo que satisfaga por igual a anunciantes y audiencias.
  • Las plataformas digitales dan otra forma a los departamentos de publicidad para atraer nuevos clientes y retener a los viejos. Los medios pueden propiciar ventas publicitarias mejores incluyendo el soporte digital en el paquete y al mismo tiempo, atraer a los clientes a nuevas plataformas, aunque esos paquetes hacen luego imposible determinar la rentabilidad de cada uno por separado.

La economía ha cambiado

  • El periodismo digital rompe con el esquema tradicional de costes fijos altos y costes variables bajos. Si antes la inversión inicial para arrancar un medio de comunicación era cuantiosa, ahora  esos costes se han minimizado o incluso eliminado totalmente.
  • Con internet, las empresas periodísticas pueden recortar el valor económico del trabajo periodístico, sobre todo si alientan a los usuarios a producir las noticias y participar en los comentarios. Para los periodistas, éste es uno de los puntos clave, en los que tendrán que demostrar que son mano de obra cualificada.
  • La mayoría de los intentos de hacer pagar a la audiencia por el contenido han sido irregulares, pobremente ejecutados y/o motivados por ideas preconcebidas antes que planteamientos económicos. El reto sigue ahí: ¿cómo convencer a los usuarios de que tienen que pagar por algo que han disfrutado gratis durante quince años?

Publicidad en internet: la búsqueda de un nuevo modelo

Uno de los nuevos retos de la red social es cómo afrontar el tema de la publicidad. Desde los primeros tiempos de Internet, en los que era prácticamente imposible conseguir anuncios, hasta la actualidad, en la que nos estamos encontrando ante algunas prácticas realmente agresivas de publicidad, la manera de hacer cosas ha cambiado mucho y más aún que cambiará en el futuro.

Al igual que en los medios offline, la publicidad es el elemento que determina la rentabilidad final de un medio de comunicación online. Las visitas no dan dinero, lo que da dinero es el anunciante que quiere vender su producto a esas visitas y las peculiaridades de la red como medio han obligado a crear nuevos formatos y nuevas maneras de contabilizar el retorno de los anuncios.

De esta forma, nos encontramos con conceptos desconocidos hasta hace relativamente poco, como banners, marketing viral, spam, o publicidad por clic además de nuevas profesiones estrechamente vinculadas con  el desarrollo de la red social, como el experto en SEO o el Community manager. Se puede afirmar, sin ningún género de duda, que la red será el soporte publicitario más importante del futuro cercano, el que tendrá las mayores audiencias y recibirá las mayores inversiones, por las evidentes ventajas que ofrece en cuanto a la cuantificación del retorno publicitario y la segmentación de targets.

De hecho, en España Internet es ya el tercer medio por inversión publicitaria. Con estos datos, no es de extrañar que ya empiece a haber disputas en torno a la medición digital de audiencias, lo que evidencia la necesidad de establecer cuanto antes un sistema estándar para regular un mercado que cada vez es más importante.

Y hay otra labor que queda en manos de los publicistas del futuro: encontrar un modelo de anuncio no intrusivo que satisfaga por igual a anunciantes y consumidores. Hoy en día, muchas páginas web son campos de minas virtuales en los que debes tener cuidado con el ratón para no desplegar publicidad no deseada, y los audios que te asaltan cuando te encuentras navegando son igualmente molestos, especialmente cuando tienes varias pestañas abiertas y no identificas de dónde viene el sonido. Los anuncios obligatorios antes de entrar a una página o el vídeo publicitario antes del vídeo que deseas ver son otros ejemplos de publicidad no deseada.

Cuando se consiga un modelo adecuado que aproveche las posibilidades multimedia de la red y, al mismo tiempo, respete a los consumidores que no quieren ser obligados a tragarse los anuncios, tendremos al fin una forma de publicidad que redefinirá por completo el negocio publicitario y la manera que tenemos hoy de entenderlo. Y quizás esté más cerca de lo que creemos…

Llegamos al post número 50: ¡Maratón youtube!

A lo tonto, a lo tonto, con éste hemos llegado ya a la cifra de 50 posts publicados, y un número tan redondo merece algún tipo de celebración, con lo que alteraremos el orden previsto en la agenda semanal y hablaremos hoy de Youtube y de cómo ha cambiado nuestra forma de consumir contenidos audiovisuales. Y como la mejor forma es predicando con el ejemplo, vamos a hacer en este post un minimaratón de youtube, comenzando por un corto lleno de nostalgia por los videojuegos de antaño.

Pixels

Un auténtico canto al geek que todos llevamos dentro y a los tiempos de las máquinas recreativas, Pixels ha tenido un gran impacto en todo el mundo, y ya hay negociaciones para llevarlo a la gran pantalla. Algo parecido a lo ocurrido con el siguiente vídeo:

Ataque de pánico

Realizado con mucho talento por el animador uruguayo Fede Álvarez, Ataque de pánico también será llevado al cine, con lo que se comprueba que el portal de vídeos se ha convertido en un escaparate inigualable para mostrarse y venderse ante los grandes productores.

Street Fighter: Legacy

En este caso, éste es un vídeo mucho más reciente que los anteriores y que demuestra que con cariño por el medio, talento e imaginación puedes hacer un cortometraje de tres minutos que da mil vueltas a las dos películas producidas sobre el conocido videojuego. No descarten que también pase a la gran pantalla…

The horribly slow murderer with the extremely inefficient weapon

Posiblemente el mejor thriller que haya visto en mucho tiempo, no sé si harán película, ¡pero yo pagaría por verla!

The raven

De nuevo, vemos en The raven como con poco dinero, pero mucho talento puedes hacer pequeñas obras maestras. Con sólo 5.000 dólares de presupuesto, tenemos seis minutos de vídeo que superan a muchas películas con más medios y recursos. Si esto no prueba que la creatividad está hoy en Youtube no sé qué lo hara….

Y cómo un pequeño extra, y ya que quedan menos de tres semanas para que comience el mundial, vamos a recordar algunos de los mejores anuncios protagonizados por futbolistas. ¡Esto es fútbol!

La batalla medieval

Pepsi junta a algunos de los mejores futbolistas de principio de este milenio para este divertido spot situado en una supuesta edad media, aunque ya antes hubo un precedente…

Real Madrid vs Manchester United

Esta vez nos trasladamos al salvaje Oeste para asistir a un duelo al sol entre dos de los equipos más potentes del mundo del fútbol. ¿Quién será el más rápido?

José y 10+

Adidas ha hecho algunos anuncios muy curiosos con los futbolistas que patrocina. Este spot recoge el sueño de todo chaval a la hora de organizar una pachanguita callejera, con un puntito vintage y todo.

La jaula

En este vídeo tenemos todos los anuncios de la campaña desarrollada por Nike bajo el título La Jaula y que fue un gran éxito publicitario para la marca. Pero aún así, venían de otra campaña que fue mítica para mi generación, que no es otra que:

Good vs Evil

Seguramente es la campaña más recordada en lo que se refiere a anuncios protagonizados por futbolistas, y eso que se han hecho muchas. Para mi generación, fue EL anuncio de aquel verano y casi todo el año, y el gesto de Cantona y su “Au revoir” fue el más imitado en todas los partidos callejeros durante mucho tiempo.

Empezamos hablando de nostalgia y al final me he puesto nostálgico y todo. Pero creo que con esta pequeña selección se demuestra sin lugar a dudas que Youtube se ha convertido en más que un portal, es el depósito de nuestra memoria audiovisual y el mejor expositor para los jóvenes realizadores que quieren destacar. Sólo tiene cinco años, pero ha cambiado ya de manera irrevocable el uso de lo audiovisual y, aunque hay otras páginas de vídeos, ninguna alcanza el nivel de notoriedad y de integración en nuestra vida que tiene Youtube.