10 ideas sobre la salida de Pedro J. Ramírez de El Mundo.

  1. Para comenzar, el despido/recolocación/salida de Pedro J. Ramírez de El Mundo no me gusta nada, en absoluto. Si todavía tenía algún atisbo de esperanza en la independencia de los medios de comunicación, ha desaparecido por completo.
  2. Tenemos mucho de qué preocuparnos cuando el poder ejecutivo puede poner y quitar directores de periódicos. Cierto, no han hecho nada, es una decisión empresarial, pero cuando el río suena…
  3. Me extraña también que Pedro J. haya pasado por el aro, sin ni siquiera un amago de protesta. Su última carta dominical ha sido muy blandita, por no decir otra cosa.
  4. Habrá que ver en qué queda ahora el cambio de piel de El Mundo, un proyecto que Pedro J. pilotó personalmente desde su concepción. La transición digital sigue siendo necesaria, pero las prioridades del diario igual ya no son las mismas.
  5. Casimiro García-Abadillo tiene una papeleta muy gorda. Debe mantener la línea del diario para no perder más lectores y, al mismo tiempo, cambiarla para dejar de molestar. Y si no la cambia ¿por qué se despide a Pedro J.?
  6. Tengo serias dudas de que El Mundo pueda seguir siendo igual sin Pedro J. al mando. Son 25 años de un director con una personalidad muy fuerte, que ha transmitido al periódico. Por mucho que se hable de continuidad, El Mundo ya no será el mismo.
  7. Las pérdidas millonarias del periódico son la razón, en teoría, del despido de Pedro J. pero no sé si el cambio de director puede ayudar a que remonte el vuelo. Si fuese tan sencillo, lo harían todos los periódicos del mundo.
  8. Casimiro García-Abadillo tiene otra patata caliente. Las pérdidas del periódico obligan a que tome duras medidas para intentar paliarlas. ¿En qué se va a traducir eso? Recorte de plantilla, bajada de sueldos, aumento de precio… hay muchas posibilidades y ninguna es buena.
  9. ¿Cómo se tomarán los lectores de El Mundo la salida de Pedro J.? El Mundo ha sido siempre un reflejo de su director, quizás más que ningún otro diario. ¿Se quedarán con García-Abadillo o abandonarán el periódico? Los próximos meses serán muy interesantes para el periódico de Unidad Editorial.
  10. Y por último, ¿cuánto tiempo podrá aguantar Pedro J. en un puesto secundario y sin poder de decisión, al menos nominal? Parece que hay una clausula de no competencia que le impide lanzar un nuevo medio, pero no creo que sea un obstáculo si Pedro J. decide dar el paso. Por tanto, ¿cuánto tardaremos en tener un medio digital encabezado por el ya ex director de El Mundo?

 

Si te gustó este post, compártelo.

Un matrimonio mal avenido: la politización de los medios

 

El periodismo y los medios de comunicación se encuentran hoy ante una encrucijada. El periodista ha perdido el patrimonio exclusivo de la información y los medios de comunicación han perdido la condición privilegiada de intermediario entre emisores y receptores. Esos dos hechos, sumados a la crisis económica que se ha traducido en crisis de publicidad y audiencias, hacen que los medios se encuentren en una situación muy precaria. Y a ello hay que sumar uno de los males endémicos de la profesión: la politización de los medios de comunicación.

Cuando empece a trabajar en gabinetes de prensa en el año 1999, comencé como un becario dedicado al seguimiento de medios. Durante siete meses, me dediqué a seguir, transcribir y comentar los informativos de radio y televisión de las grandes cadenas y algo que saqué de esa época fue que para estar bien informado y conocer una visión lo más cercana posible a la verdad, no te basta con una sola fuente de información. Yo, que tenía que ver dos y hasta tres telediarios de la misma franja horaria, comprobaba cómo cambiaba una información de una cadena a otra y qué declaraciones eran omitidas y destacadas, experimentando de primera mano la politización de los medios.

Ya lo dije cuando hablaba del estudio El periodista en la encrucijada. En los últimos treinta años el periodismo se ha convertido en una profesión de clase media con aspiraciones de nuevo rico, al menos mentalmente. Y eso ha hecho que se aleje de la sociedad y se arrime a las esferas de poder, perdiendo el contacto con la sociedad real. Iñaki Gabilondo lo ha dicho también hace poco: Periodismo y politica no han vivido a la distancia correcta, se han dado “besos y puñetazos”, convirtiéndose en un matrimonio de esos que no dejan de discutir pero que no pueden vivir el uno sin el otro.

Los vemos diariamente. Cada medio no es que defienda su ideología, es que se ha convertido en el altavoz del partido politico de su preferencia. Los escándalos de PP y PSOE no existen en los medios afines y son portadas y primeras noticias en los medios contrarios. Las cadenas de televisión se han dado cuenta de que las tertulias son un producto barato y se han lanzado a mimetizar las de la radio, bien sea en programas matinales, vespertinos o nocturnos, creando una nueva división dentro del gremio, el tertuliano profesional, que participa en cuatro o cinco tertulias a la semana, repitiendo lo mismo de una a otra.

Ningún medio de comunicación se libra. Los medios públicos están al servicio del partido que esté en el poder en ese momento. Los medios privados estan al servicio de los intereses de su grupo empresarial. Tan sólo se aspira a una ilusión de objetividad, que normalmente se traduce en reforzar las convicciones politicas propias y denigrar las ajenas. Incluso los medios de comunicación o programas que critican a todos los partidos, se inclinan por una u otra opción en los temas más delicados y polemicos. El periodismo se ha vestido con adjetivos muy grandilocuentes como “independiente” “objetivo” o “veraz”, pero a la hora de la verdad los medios no son nada de eso.

Y por ello, los periodistas son los profesionales peor valorados por los españoles. Y todavía habrá alguno que se pregunte por qué.

 

Si te gustó este post, compártelo.

Una orca en el Senado norteamericano

No, no me refiero a esta orca:

 

 

Sino a Santiaga, una orca pícara especializada en asesinato de nivel 85 que ya deberías conocer.

 

 

¿Cómo? Qué no sabes quién es Santiaga? Corre y lee este post, insensato, o corres el riesgo de que Santiaga termine con tu miserable vida, porque su alter ego humano, Colleen Lachowicz, ha conseguido su objetivo y se ha convertido en senadora por el estado de Maine en las elecciones del pasado martes.

 

Por lo visto, no sólo es que la campaña puesta en marcha por los republicanos haya fracasado, es que muy posiblemente la haya ayudado. Cuando salió a la luz, jugadores de todo el mundo pusieron en marcha una campaña de recaudación de fondos en la que consiguieron más de 6.000 dólares. Y eso por no hablar del impacto mediático que ha tenido Lachowicz gracias a ser jugadora del World of Warcraft y que sus rivales republicanos hayan intentado usarlo para negar su valía.  Lo único que han conseguido es que Lachowicz sea oficialmente la primera gamer en el Senado norteamericano.

 

Si te gustó el post, compártelo.

El caso de la candidata a senadora que juega a World of Warcraft

 

Parece el título de una aventura de Sherlock Holmes, pero es una historia real. Si te pregunto quién es Colleen Lachowicz, casi con toda seguridad no sabrás quién es. Pues esta anónima candidata demócrata a senadora de los Estados Unidos por el estado de Maine ha saltado a la fama en los medios de comunicación por la campaña que ha hecho el Partido Republicano para desprestigiarla… basándose en que Colleen juega a World of Warcraft.

 

 

En el mundo de Azeroth, Colleen se llama Santiaga y es una orca pícara especializada en asesinato de nivel 85, el más alto del juego. ¿Y qué nos dice esto? Pues aparte de que Colleen ha echado muchas horas en World of Warcraft, nada en particular o al menos asi debería ser, pero para los republicanos de Maine, es el argumento estrella de las denuncias que hacen de su rival. Incluso han creado una web para ese fin, Colleen’s World. Pero ¿es para tanto?

 

La verdad es que no. Habrá gente para la que los juegos de ordenador sean un capricho de adolescentes, pero las cifras estan ahí. El gasto en videojuegos a nivel global será de 83.000 millones de dólares en 2016, con un crecimiento interanual del 7’3%.  Los videojuegos de más éxito como la saga Call of Duty, recaudan más que muchas películas; Call of Duty: Modern Warfare 3 recaudó más de 1.000 millones de dolares en tan sólo 16 días a la venta. Aunque ya no es el juego puntero que fue, World of Warcraft ha vendido casi tres millones de copias de su última expansión y ha vuelto a repuntar a los 10 millones de suscriptores, que pagan una media de 13 dólares mensuales. Los videojuegos ya no son cosa de niños.

 

Pero la cuestión es aun más importante. ¿Debe una persona ser juzgada por su identidad online? En este caso de nuevo la respuesta es que es no. La identidad online de Colleen en WOW no tiene nada que ver con su personalidad real. Si los republicanos de Maine no saben distinguir entre ficción y realidad, deberían hacerselo mirar. ¿O acaso vamos a decidir el sentido del voto dependiendo de si al candidato/a le gusta el fútbol, colecciona sellos o le gusta el heavy metal? Ya no es como antes. Aficiones antes de minorías ahora son mayoritarias, incluso el propio Barack Obama colecciona comics de Spiderman y Conan.

 

Y no olvidemos que lo que hoy es una noticia curiosa el día de mañana va a ser una realidad muy común. Los futuros líderes mundiales de la proxima generación han crecido jugando videojuegos y el entretenimiento digital es para ellos la primera forma de ocio. Añade que esos mismos líderes están compartiendo hoy su vida en redes sociales más abiertamente de lo que nunca se ha hecho en toda la historia, pues para ellos no hay división entre online y offline. Seguro que el futuro presidente (o presidenta) del Gobierno de España en 2040 tiene ahora mismo fotos en Facebook que consideraríamos impropias pero que para entonces no lo serán. Las costumbres y los usos sociales cambian y estamos en un momento de cambio, y por eso para mí, como para mucha gente, que Colleen Lachowicz juegue al WOW no es motivo para mofarse. Al contrario. Es una de los nuestros.

 

Vía: The Beat.

 

Si te gustó este post, compártelo.

Fátima Báñez y el Bubble Shooter: Algunas lecciones de una crisis en social media

Ayer domingo se produjo una situación cuando menos rocambolesca. Sobre la una de la tarde, en la cuenta de Twitter de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, aparecía este tuit:

 

 

Este es uno de tantos tuits automáticos que multitud de aplicaciones lanzan con el consentimiento de sus usuarios a veces, y otras sin él. Pero lo que le hacia especial es que aparecía en la cuenta oficial de una ministra. Las redes sociales no tardaron en hacerse eco, en la mayoría de casos con indignación, con el resultado de que en 20 minutos Bubble Shooter ya era Trending Topic (TT) en España y a la una y media de la tarde era TT mundial.

 

 

A esa hora estuve comentando con varios colegas de profesión y todos coincidimos en calificar la situación como terrible. Desconozco quien maneja las redes sociales de la ministra, pero el fallo era muy grave. Como mínimo, las múltiples menciones en la cuenta tendrían que haberlos puesto sobre aviso. Y mientras nadie hacía nada, la bola de nieve crecía y crecía. Pasada una hora de la publicación del tuit, tres de los TT de España se referían al tema.

 

 

La situación empieza a saltar a los medios de comunicación (20 Minutos, El Mundo, ABC o El HuffPo fueron algunos). Lógicamente, éstos se ponen en contacto con el Ministerio y ahí ya es cuando alguien reacciona y sobre las tres y media de la tarde, borra el tuit de la discordia. Es la medida correcta, porque en una cuenta oficial no puedes dejar eso, pero también es cierto que el borrarlo no mitiga en absoluto el desastre y más cuando media España había hecho una captura de pantalla.

 

Después de borrar el tuit, publicaron otros dos para explicar las razones de todo el embrollo, achacándolo a “una travesura infantil”. Esos dos tuits pecan por un lado de ser muy parcos en los detalles, incluso teniendo en cuenta el límite de 140 caracteres. Por otro lado, les falta algo tan humano como pedir disculpas. Un simple “Sentimos las molestias que haya podido causar” habría dado un toque de humanidad y humildad muy necesario.

 

Borrado

 

De todas formas los internautas son unos cachondos, como muestra que en media hora #unatravesurainfantil fuese el TT mundial más comentado.

 

 

Y continuó durante mucho tiempo, hasta que comenzó el partido de España y la atención de los internautas se dedicó al fútbol.

 

¿Qué conclusiones podríamos sacar de este fiasco?

 

  • No puedes descuidar la monitorización de tus cuentas en ningún momento. Todo podría haberse solventado si alguien hubiese estado pendiente de la cuenta de Twitter y hubiese borrado el tuit a los pocos minutos.
  • Como consecuencia de ese punto, la tardanza en solucionar el tema hizo que se magnificara aún más. Fueron algo más de dos horas y media en las que Twitter prácticamente sólo tenía ojos y oídos para el tuit de la ministra.
  • Que haya sido flor de un día no significa que no haya consecuencias en el largo plazo. Hay ya muchos internautas que no podrán tomar en serio esa cuenta de Twitter nunca más. Todos estos detalles suman y puede afectar a la imagen de la ministra y su equipo.
  • La cuenta @fatimabanez va a estar ahora mucho más “vigilada”. Durante la crisis aumentó sus seguidores en más de 1.500 y, casi con toda seguridad, esos nuevos seguidores estarán atentos a cualquier metedura de pata. Que el tuit de la discordia fuese el primero en más de un mes tampoco ayuda.

 

 

Un año de #15M

 

Es un tópico, pero el tiempo vuela. Mañana se cumple un año del #15M, una fecha que cambió por completo a la sociedad española, haciendo que muchas personas que antes no se preocupaban por la politica participasen de forma activa en asambleas y acampadas por todo el territorio nacional. Por aquel entonces escribí siete ideas sobre aquellos días, de las que rescato dos que no han perdido vigencia:

 

  • Que nadie se engañe, el 15m ha sido sólo el principio. La sociedad española ha visto que puede movilizarse y que no necesita a partidos o sindicatos para que la convoquen. Da igual que al movimiento como tal y las acampadas se acaben en días o semanas. La posibilidad de regresar siempre va a estar ahí y lo que se ha vivido esta última semana se repetirá en las generales de 2012, especialmente si los partidos políticos no toman nota.
  • Y que el movimiento del 15m no se engañe tampoco. Ha tenido más éxito cuanto más generales han sido sus propuestas, pero desde el momento en que vaya al detalle va a perder adeptos, pues muchos de los que han acampado no querrán vincularse con unas propuestas que consideran de un determinado signo ideológico. En los primeras días, el 15m fue una desorganización organizada, si pierde ese carácter se convertirá en otra cosa.

 

Durante la campaña de las generales no se vivió una situación como la de las autonómicas ni por asomo. Y ha sido ahora, con el primer aniversario, cuando el espíritu de aquellos días de mayo esta regresando a las calles y plazas de España. Queda por ver si será un regreso con vocación de permanencia o tan solo una aparición fugaz.

 

La campaña de los smartphones y los iPads

Tanto en esta campaña como en la de 2008 fui uno de los encargados de viajar en la caravana electoral con los periodistas de los diferentes medios, una labor dura, con muchos madrugones y pendiente de mil cosas a la vez. Pero hay algo en lo que hemos mejorado en estos tres años y es en los avances tecnológicos, tanto que podemos denominar a la de 2011 la campaña de los smartphones y los iPads.

La caravana electoral en plena faena

Si en 2008 podías contar los smartphones con los dedos de una mano, en 2011 todos los periodistas y componentes de la caravana contaban con un smartphone. Blackberrys, iPhones y diferentes modelos Android eran la herramienta de trabajo portátil que todos hemos usado en los quince días de campaña. Desde el uso intensivo de Twitter por parte de los redactores hasta el envío de correos electrónicos en cualquier momento y lugar, gracias a los smartphones hemos podido liberarnos de tener que usar constantemente los ordenadores portátiles para estas tareas.

Por ejemplo, el disponer de smartphones ha evitado una de las tareas tradicionalmente más tediosas de las caravanas. A cada periodista se le facilita el programa del día siguiente, con los trayectos que se van a realizar y los horarios e intervinientes en los diferentes mitines del día. En 2008, esa información se entregaba en papel, lo que implicaba buscar donde imprimirla, hacer las copias pertinentes y cargar con ellas hasta el momento de entregarlas a los periodistas. En 2011, eso ha desaparecido, se manda por correo a todos los componentes de la caravana y cada uno de ellos puede verlo en su teléfono (aunque luego no lo consultaran y nos preguntasen a nosotros).

Siguiendo con mi experiencia particular, también he podido atender llamadas por el teléfono del trabajo mientras con el personal enviaba mails con diversa información tanto a los miembros de la caravana como a otros periodistas fuera de la misma, solucionando en pocos minutos lo que antes habría supuesto mucho más tiempo. A esto hay que sumar el poder acceder al correo electrónico en todo momento, para consultar convocatorias, cotejar datos o comprobar el correcto envío de los mails. Es la primera vez que he sentido que llevaba la oficina en el bolsillo, toda una ganancia en rapidez, tiempo y problemas solventados en menos que canta un gallo.

Pero no sólo los teléfonos inteligentes han cambiado el modo en que se trabaja en una caravana electoral, los iPads también han empezado a hacerse notar. Varios periodistas (y una compañera de la caravana) se llevaron sus iPads, que utilizaron durante la campaña como complemento a sus ordenadores portatiles y smartphones, incluso para tomar fotografías. En dos casos, el redactor del periódico más vendido y la redactora de una televisión privada, el iPad era su dispositivo informático único, desde el que trabajaban, tomaban notas y escribían sus crónicas, todo un avance si lo comparamos con los portátiles de hace tres años en cuanto a ligereza, portabilidad y potencia. Este año han sido sólo dos, pero en las próximas serán mayoría, o quizás todos, quienes trabajen desde su iPad u otro tipo de tablet.

Lo hablé con algunos de los componentes de la caravana: Todo este despliegue de tecnología exige más que nunca sitios con cobertura 3G o redes wifi potentes capaz de soportar múltiples conexiones. No estamos hablando de mandar un simple mail, sino de poder acceder a la maqueta del periódico, conectarse a la red de la empresa para enviar teletipos o mandar piezas completas de vídeo. En 2015, sin ninguna duda, dentro de los costes de la caravana electoral habrá que incluir el de la red necesaria para que los periodistas hagan su trabajo y que no ocurra, como pasó más de una vez, que haya que salir al exterior buscando cobertura, que se convertía en la pequeña aventura analógica en la campaña más digital hasta el momento.

 

Siete ideas sobre el 20-N

  • Los resultados del PSOE, que ha perdido más de cuatro millones de votos con respecto a 2008, son un descalabro histórico y un castigo sin precedentes para Zapatero y Rubalcaba. La tijera de Zapatero y la incapacidad de Rubalcaba para ilusionar a su electorado han conseguido que el Partido Socialista esté en su suelo histórico de votos, y el congreso que se les avecina ha de ser todavía más rompedor con el pasado que el de 2000, porque los actuales dirigentes del PSOE están marcados por los últimos tres años de gestión económica y no pueden aspirar a formar parte de ningún proyecto de futuro.
  • La mayoría absoluta del PP es un éxito sin paliativos para Rajoy, aunque en un alto porcentaje no es mérito suyo, sino demérito del PSOE. Los números así lo indican, el PP ha subido casi 600.000 votos, pero con este resultado habría seguido perdiendo las elecciones generales de 2008 y de 2004. Así y todo, es el mayor número de votos conseguidos por el PP en unas generales, superando el resultado del año 2000, y si le sumamos el éxito en las municipales y autonómicas de mayo, Rajoy tiene el mayor poder político que ha tenido un presidente del Gobierno en la democracia. Ahora tiene que empezar a usarlo.
  • IU y UPyD son los grandes beneficiados del descalabro socialista. Han superado de largo el millón de votos cada uno, y han aumentado su representación a 11 y 5 diputados, respectivamente, mejorando muy mucho sus resultados en 2008. Tienen por delante una tarea nada fácil, conseguir capitalizar el descontento de muchos españoles con el bipartidismo y convertirse en alternativa, a largo plazo, a los dos grandes partidos. Eso, y ser un posible partido bisagra en futuras legislaturas, en detrimento de los partidos nacionalistas.
  • Precisamente son los partidos nacionalistas los que más se juegan en esta legislatura. CiU ha crecido en escaños, pero políticamente no tiene argumentos para oponerse a las políticas que implante Rajoy, con quien coinciden en los temas fundamentales, y la política lingüística no puede ser prioritaria con cinco millones de parados. El PNV ha perdido la hegemonía en el País Vasco a manos de Amaiur y se encuentra en la situación más delicada de su historia. No gobierna en el País Vasco, sus votos tampoco son esenciales en el Congreso y tiene un competidor en su propio terreno que es Amaiur. Pueden venir años malos para el PNV.
  • Con Amaiur, la izquierda abertzale regresa al Congreso después de 15 años y lo hace con fuerza, con 7 diputados y grupo propio. La gran incógnita es si conseguirán que la situación vasca pase a primer plano de la actualidad política o si la economía, como es previsible, ahogará toda otra consideración. Con el cese definitivo de la violencia anunciado por la banda terrorista ETA y la ausencia de atentados, no habrá lugar a que los diputados se retraten condenando la violencia, pero no cabe duda que Amaiur dará mucho que hablar en la legislatura. Y si no lo hacen, será una buena señal.
  • Vamos a tener el Congreso más variado de las últimas legislaturas, con un mínimo de seis grupos parlamentarios (que serán más si UPyD y PNV logran formar grupo propio) y trece partidos políticos frente a los diez de esta legislatura. ¿Cómo afectará esta variedad a las relaciones entre partidos? El PP no necesita votos de nadie con la mayoría absoluta, pero ha de buscar consensos amplios para acometer las duras medidas que demanda nuestra situación económica. Espero que nuestros políticos estén a la altura de las circunstancias, pero no descarto una situación similar a la de 2004: un cordón sanitario en torno al PP, aprobando leyes únicamente con sus votos cuando llegue el momento de las iniciativas más impopulares.
  • Creo que todos estamos de acuerdo en que nuestra ley electoral es injusta y que no tiene sentido que un partido como UPyD tenga cinco diputados frente a dieciséis de CiU, cuando el partido de Rosa Díez ha sacado 100.000 votos más. No soy partidario del método de circunscripción única,porque entonces entraríamos en un modelo a la italiana con un país ingobernable, ya que en España nadie ha conseguido nunca más del 50% de los votos en unas generales. Pero sí es necesario que cambie el sistema, para aumentar la representatividad y que el mapa de las Cortes sea lo más parecido posible a los votos recibidos.

Las tiras de EScomunicación (II): Cláusula abusiva

Al igual que el pasado mayo, voy a tener que dejar aparcado EScomunicación, por la carga de trabajo adicional que suponen las elecciones generales del próximo 20 de noviembre. De nuevo, intentaré robar minutos para escribir por aquí, pero no prometo nada, que la campaña viene dura. Para marcar esta pausa, tenemos una nueva entrega de las tiras de EScomunicación, espero que os guste. Recordad que todavía andaré por Twitter y que tenéis libros en la biblioteca virtual para amenizar la espera. ¡Hasta pronto!

4 ideas sobre la reforma de la Constitución

Hoy se ha aprobado en el Congreso de los Diputados la reforma de la Constitución española, la primera desde 1992, pero la polémica por esta reforma no ha cesado desde que se propuso, saltando de internet a la calle, con posiciones a favor y en contra tanto del fondo como la forma de la modificación de nuestra Carta Magna.

  • Una cosa sí está clara. Desde el punto de vista de la comunicación, esta reforma ha sido un desastre. Ha faltado pedagogia, ha faltado debate, ha faltado explicar a la opinión pública las razones para reformar la Constitución, que son muchas y muy graves, pero que se pueden resumir en una: la cosa no va mal para España, va peor. Que nadie se llame a engaño, Zapatero no impulsaría esta reforma si la situación no fuese desesperada. A una situación de paro catastrófica se le ha unido una crisis bursátil sin precedentes que nos ha puesto con el agua al cuello y sólo con medidas de este calado podíamos confiar en invertir esa tendencia. Pero este gobierno no se caracteriza por saber manejar situaciones adversas, no lo hizo con la crisis y no lo ha hecho con esta situación de emergencia. Aún así, explicando mejor las cosas quizás no habría habido tanta protesta.
  • Con todo, y admitiendo que el proceso ha sido un desastre, tampoco hay lugar para las críticas desaforadas y los rasgamientos de vestiduras que llevamos viendo desde la semana pasada. Antes del 23 de agosto, dudo mucho que todos los que están protestando ahora supieran siquiera lo que dice el artículo 135, que no es necesario un referéndum para cambiarlo o que sólo 34 de los 169 artículos de la Constitución necesitan ser refrendados para su reforma. Es cierto que eso no impide consultar a la ciudadanía de alguna manera, pero por una vez que hay un acuerdo entre los dos grandes partidos para hacer algo necesario y hacerlo rápido, creo que es más para celebrar que para criticar.
  • El gran argumento que se utiliza contra esta reforma es que los mercados no pueden mandar sobre nuestra economía ni dictar nuestras leyes. En una economía mundial, negar la influencia de los mercados es inútil, de la misma forma que es imposible que ningún país pueda ser una autarquía y depender sólo de sí mismo. Ni siquiera la primera potencia del mundo es inmune a los mercados. Por supuesto que no es plato de buen gusto, pero si los mercados no se fían de España será por algo, y algo habrá que hacer para arreglarlo. Y si son ataques especulativos, ya están instituciones como el Banco Central Europeo para intentar corregir y atajar esos ataques (con todas sus limitaciones). Lo que no se puede pretender es ir por libre.
  • Pero tampoco la clase política puede ignorar lo que muchos ciudadanos demandan. El 15-M demostró y sigue demostrando que la sociedad ya no está dormida y que está muy pendiente de lo que hace la clase política. Ante una modificación de la norma fundamental de nuestro Derecho, esa misma sociedad quiere ser escuchada y tener sino voto, al menos voz. Y lo que estamos viviendo ahora es sólo el principio, porque de aquí a las elecciones del 20-N, la sociedad española se va a hacer oír y todos los partidos, especialmente los mayoritarios, deben tomar nota. Las cosas han cambiado, no sólo en la economía, también en la sociedad y por eso me atrevo a vaticinar que la participación en los comicios de noviembre va a ser histórica y que el reparto de votos va a sorprender a más de uno. Siempre, claro está, que todos los indignados demuestren su indignación como ha de hacerse en democracia, que es votando. Por que sólo votando podemos cambiar las cosas.