Seguir creciendo

Creo que es algo evidente para los lectores que, desde que empezó 2014, EScomunicación ha dejado de actualizarse con la misma regularidad que antaño. No es ningún secreto que estoy dando mayor prioridad a mi otro proyecto personal, que ha dado ya sus primeros frutos. Pensaba que podría compatibilizar ambos proyectos, pero estoy viendo que no es así. En dos meses he publicado apenas ocho posts y no creo que pueda aumentar mucho el ritmo, así que es mejor admitirlo y seguir adelante.

Por eso escribo estas líneas para dar las gracias a todos los que han visitado alguna vez EScomunicación, los que me han enlazado, y los que han compartido sus contenidos. Seguiré escribiendo aquí, aunque sea de forma totalmente aperiódica, y EScomunicación siempre tendrá un lugar especial en mi corazón. Gracias a este blog, he aprendido muchísimo más de lo que creía posible sobre el futuro de los medios de comunicación y el cambio de paradigma provocado por los avances tecnológicos. También he aprendido cosas más mundanas y prácticas, desde hacer una instalación de WordPress a usar GIMP para el tratamiento de imágenes, pasando por todos los campos: redes sociales, SEO…

He crecido gracias a EScomunicación. Ahora toca seguir creciendo.

Emprendiendo el camino, de nuevo

Ha pasado casi un mes desde que publiqué la última entrada y ya va siendo hora de volver a poner en marcha EScomunicación. Por si me habéis echado de menos, he estado ocupado poniendo en marcha un nuevo proyecto personal que va a ocupar gran parte de mi tiempo de ahora en adelante, pero eso no significa que vaya a dejar EScomunicación de lado. Simplemente, me lo tomaré con más calma y publicaré menos a menudo.

Esperemos que este 2014 sea mucho mejor para los medios de comunicación de lo que fue 2013. En España hay signos de que la situación puede haber tocado fondo, habrá que ver si finalmente es así. En cualquier caso, el cambio de paradigma continúa, inexorable, y lo seguiremos observando y comentando en EScomunicación.

Imagen: Unsplash

Nuevas páginas en EScomunicación

Blog Marketing Up Close Blue Pen Graphic

Hoy es día festivo en España, así que hoy tendremos un post corto, en el que simplemente quiero dejar constancia de algunos cambios en EScomunicación, para mejorar y actualizar su organización interna. A la derecha de este texto podrás ver que he añadido dos nuevas páginas, una referida a Lecturas 2.0 y otra a Estudios sobre periodismo. Después de casi cuatro años escribiendo, hay muchos textos que pueden perderse si no están fácilmente accesibles, y con esas dos páginas fijas doy más visibilidad a esos apartados (aprovecho para anunciar que la próxima reseña de Lecturas 2.0 será del excelente Newpaper de Albert Montagut). También he actualizado la página de Enlaces de interés, añadiendo nuevas fuentes y eliminando algunas que, por una u otra razón, ya no están en activo.

Estos trabajos, aunque parezcan triviales, son muy importantes para asegurar la organización interna del blog y su navegabilidad tanto para los usuarios como para los buscadores. Como decía antes, hay mucho contenido en Escomunicación -más de 160.000 palabras escritas en todo este tiempo- y cada día más gente descubre el blog en sus búsquedas en Google o a través de las redes sociales, así que añadir esas nuevas páginas permite poner a la vista algunas de las entradas de las que me siento más orgulloso. Y todo esto es solo el principio…

 

Si te gustó este post, compártelo.

Entramos en modo pausa

Muchos de vosotros estaréis a punto de comenzar las vacaciones de Semana Santa, si es que no las habéis empezado ya. En EScomunicación no vamos a descansar y seguiremos trabajando, pero sí nos tomaremos unos días de descanso en el blog para volver el 16 de abril con fuerzas renovadas. Mientras tanto, seguiremos activos en Facebook y Twitter, además de aprovechar que Instagram ya está disponible para Android. ¡Nos leemos!

El libro electrónico y el futuro de la industria editorial

La semana pasada compré un Kindle DX. Para los que no puedan identificarlo, es el lector de libros electrónicos de Amazon, concretamente el modelo grande, con pantalla de 9’7 pulgadas, y conexión 3G gratuita, aunque limitada. Aunque siempre he sido un amante y devorador de libros en papel, me atraía probar un lector y llevaba un tiempo madurando la idea. Finalmente, gracias a un impulso motivado por reseñas tan favorables como ésta, lo compré y estoy muy contento con ello.
En los pocos días que lo tengo, he podido comprobar las virtudes de las pantallas de tinta electrónica y la versatilidad del dispositivo para leer no sólo libros, si no también revistas y comics. Realmente, es una delicia leer en el Kindle y es cierto lo que anuncian en su página: Al igual que ocurre con un libro físico, desaparece mientras lees, no estás pendiente del continente y sí del contenido. Y es una auténtica gozada, además de muy práctico, llevar decenas de libros en 530 gramos.El futuro de los libros pasará por estos aparatos. Como cuenta Enrique Dans en su libro Todo va a cambiar (primer libro que he leído en el Kindle, como no podía ser menos), las grandes editoriales tienen que tener mucho cuidado o les ocurrirá lo mismo que a la industria discográfica. Los lectores como el Kindle van a eliminar muchos intermediarios en el proceso, que estarán condenados a adaptarse o desaparecer, y los libros físicos quedarán para ediciones de coleccionismo o impresiones bajo demanda. Será mejor que las editoriales puedan adaptarse y colaborar en este cambio o les ocurrirá como a las discográficas, envueltas en juicios que no pueden ganar, con pérdidas crecientes y una reputación por los suelos.

Quizás se puedan tachar de extremistas mis afirmaciones, pero hace 15 años nadie pensaba que la poderosa industria discográfica pudiera llegar al estado en el que se encuentra hoy en día, y sólo hace falta la popularización de estos dispositivos tanto entre los lectores habituales como entre los ocasionales (de cuatro o cinco libros al año). Pero no sólo afectará al negocio de los libros, también los medios de comunicación deben ver el aviso para navegantes. Aún tengo que probar por mí mismo cómo se lee mi feed RSS en el Kindle, pero puede ser la puntilla necesaria para no tener que volver a comprar un periódico. Y seguramente también pruebe las suscripciones “oficiales” vía Kindle, en cualquier caso, el modelo de explotación de la prensa va a verse obligado a cambiar. Como ya he dicho, es adaptarse o desaparecer.