ESComunicación

Apuntes sobre comunicación, periodismo y política

Archive for the ‘nuevos medios de comunicación’ tag

La noticia ya no tiene límites

without comments

En los cuarenta años que han transcurrido desde la foto que preside este post, han cambiado muchas cosas en los medios de comunicación. En mi opinión, una de las más importantes es la número seis del listado que ha propuesto Jordi Pérez Colomé en JotDown. Él habla de que la extensión es la justa, pero yo creo que lo que ocurre es que la noticia ya no tiene límites.

Los medios de comunicación tradicionales están limitados por sus costes en espacio y tiempo: una página de periódico tiene límites, al igual que un boletín de radio o una pieza de informativo en televisión. Esa limitación ha desaparecido por completo, en los nuevos medios de comunicación una noticia puede ser tan extensa o tan breve como sea necesario. Podemos hacer un tuit o publicar un artículo de veinte mil palabras; el coste es exactamente el mismo, y en muchos casos ese coste es cero.

Los periodistas todavía no son (somos) conscientes de esto. Todavía nos regimos por los bloques tradicionales, que han funcionado durante décadas, pero eso está cambiando. Las nuevas plataformas de publicación permiten contenidos sin limitaciones, tanto vídeo como texto y audio, y no hay ningún motivo para que no puedas hacer tu noticia tan extensa como creas conveniente. Cuando tienes espacio infinito, ponerte límites es una estupidez.

Uno de los ejemplos que más me gusta citar es precisamente JotDown. Cuando alguno de los detractores de los medios online me suelta el tópico de que los textos en internet son cortos y superficiales, le pongo el ejemplo de cualquiera de sus entrevistas. En cuanto todos comprendamos que el soporte internet no tiene ninguna de las limitaciones del resto de soportes, será cuando podamos empezar a aprovechar todo el potencial que tiene. La noticia ya no tiene límites y el periodismo tampoco.

Si te gustó este post, compártelo.

Written by MAAP

febrero 21st, 2014 at 5:57 pm

El problema ya no es llegar al público, es conseguir que te encuentren

without comments

Los medios de comunicación han funcionado durante cientos de años en base a un paradigma unidireccional, ejerciendo de gatekeepers entre un emisor y un receptor bien diferenciados. Hasta no hace mucho tiempo, aquello no aparecía en los medios no existía y el problema con el que se enfrentaba cualquier organización era cómo llegar al gran público. La irrupción de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) ha dinamitado ese paradigma.

En la última década hemos asistido a la irrupción de distintas plataformas de publicación, que han acercado al emisor y al receptor del paradigma tradicional más que nunca. Al mismo tiempo, la popularización de los smartphones y las tabletas han hecho que el uso de internet sea cada vez más móvil y menos en el ordenador, y ha sumado a la red a un sector de la población que, si no fuese por sus dispositivos móviles, seguiría desconectado. En resumen, cada vez hay más gente conectada y cada vez es más fácil llegar a ella.

Para los medios de comunicación, esto ha supuesto perder el monopolio del público. No es necesario comprar un anuncio a toda página en el diario para llegar a un millón de personas, puedes conseguir el mismo impacto con una campaña en youtube. Para las marcas, los medios se han convertido en un canal más, y no siempre el principal. Y ocurre lo mismo con los periodistas.

Ante la crisis generalizada de los medios tradicionales, muchos periodistas se están lanzando a la aventura de construir sus propios medios de comunicación. Los avances de la tecnología han derribado las barreras económicas: un medio digital hoy en día puede funcionar por menos de un millón de euros, una cantidad muy alejada del capital que habría que desembolsar por una licencia para radio o televisión, o los costes fijos de un periódico de papel.

Y tampoco es necesario llegar a esos niveles. Un periodista puede tener su bitácora personal y funcionar como un medio de comunicación, bien afiliándose a un medio más grande o trabajando en solitario gracias a herramientas como el crowdfounding. Jordi Pérez Colomé es el ejemplo más destacado que me viene a la mente en nuestro país. No está de más recordar que publicar ya no es un trabajo, es un botón.

El problema ahora ya no es llegar al público, sino conseguir que el público te encuentre. Ante la sobreabundancia de información, hay que buscar la forma de conseguir llegar a la audiencia, y eso se consigue con periodismo contrastado y trabajado. Igual que se ha hecho toda la vida. No hay atajos fáciles para construir una audiencia y tanto para un medio como para un periodista singular, la única receta es trabajo, trabajo y más trabajo. Solo generando una huella digital profunda y basada en los elementos esenciales del periodismo, podrás conseguir que te encuentren.

Si te gustó este post, compártelo.

El infierno de la prensa

without comments

Este excelente vídeo del diario uruguayo Últimas noticias muestra en apenas minuto y medio muchos de los males de la profesión periodística, que han contribuido a que la industria se encuentre inmersa en este cambio de paradigma. Por supuesto, la inmensa mayoría de los periodistas no son superficiales, inexactos, tendenciosos, altaneros, sensacionalistas, serviles o calculadores, pero aquellos que sí tienen uno o más de estos defectos son los que dan mal fama al resto, y por eso los periodistas, como gremio, tenemos que vigilar y denunciar estas prácticas allí donde se produzcan.

Aun así, el infierno de la prensa no se encuentra en los periodistas, sino en la percepción de los mismos que tiene la sociedad. Por desgracia, los medios de comunicación, y por extensión los profesionales que trabajan en ellos, son percibidos por la mayoría de la sociedad como parte del poder establecido, del establishment y eso se traduce en que se los considera parte del problema y no parte de la solución.

El cambio disruptivo producido por las tecnologías de la información y la comunicación ha hecho que el público ocupe el escenario. El contenido generado por los usuarios eclipsa a todos los demás contenidos presentes en la red, y el espacio ocupado por los medios en la atención de la sociedad es cada día menor. La audiencia se reduce y se fragmenta, atraída por otros focos de atención y por la desconfianza generada en torno a los medios de comunicación.

El público ya no necesita a los medios de comunicación para informarse y los medios de comunicación todavía no han desarrollado un producto alternativo para ofrecer a su audiencia. Si antes les vendían paquetes informativos con las noticias de ayer, hoy eso ya no es válido. El público ya conoce las noticias de ayer, las conoce al momento gracias a la inmediatez de la red. La carrera por ser el primero en dar la noticia ya no tiene sentido, ahora lo que importa es dar mejor la noticia. Por eso, estoy totalmente de acuerdo con la tesis que defiende Juan Antonio Giner en  The “Day After” Newspaper is here to stay.

Aunque el se refiere muy concretamente a los periódicos, creo que el modelo se aplica a todos los medios de comunicación. Hacen falta nuevos productos comunicativos para usuarios bien informados, que están conectados 24/7 y forman comunidades en torno a sus intereses, y esos productos deben centrarse en las pantallas de móviles y tabletas, con varias ediciones a lo largo del día, en las que podamos encontrar todo tipo de contenido multimedia.  Puede que con ese tipo de productos, los medios no sean tan menospreciados por los ciudadanos y puedan así salir del infierno de la prensa.

Si te gustó este post, compártelo. 

Así fue la presentación del Informe de la Profesión Periodística 2013

without comments


El pasado jueves se presentó en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid el Informe de la Profesión Periodística 2013, un análisis de la situación del gremio en España que muestra el impacto de la crisis en la profesión y cómo el cambio de paradigma la está transformando. Por circunstancias personales, no pude asistir a la presentación, pero ya estoy realizando las gestiones para hacerme con una copia del informe, del que realizaré un resumen próximamente.

El Informe presenta una radiografía de la cruda realidad de la profesión: 11.151 empleos pérdidos y 284 medios cerrados desde 2008, de los cuales 4.434 puestos de trabajo y 73 medios corresponden a 2013. Pero a pesar de estas cifras, todavía queda sitio para el optimismo, con la creación de nuevos medios de comunicación lanzados por periodistas. El Informe recoge una lista de casi trescientos nuevos medios y proyectos informativos, con los que los periodistas hacen frente a la crisis del sector apostando por el autoempleo o el cooperativismo.

En mi opinión, esta proliferación de nuevos medios es la mejor noticia posible para el sector, toda vez que la estructura de los medios tradicionales está lastrada por importantes costes fijos que los hacen inviables en la actual coyuntura. Evidentemente, estos nuevos medios tendrán que luchar para conseguir un hueco en el mercado publicitario, además de buscar medios de financiación alternativos para conseguir la viabilidad económica. La evolución de estos nuevos medios será una de las tendencias a observar durante 2014, no hay duda.

Pero volviendo al Informe, además de en Twitter con el hashtag #InformeAPM, pude seguir vía streaming la presentación a cargo de la presidenta de la APM, Carmen del Riego, el director del Informe, Luis Palacio, y el presidente de la Comisión de Publicaciones de la APM, David Corral. A continuación, podéis ver la presentación íntegra, junto a las preguntas que se produjeron tras la misma.

Si te gustó este post, compártelo.

Written by MAAP

diciembre 16th, 2013 at 9:09 pm

¿Cómo conseguir visitas y suscripciones para tu medio? No seas aburrido ni perezoso

with one comment

Observa atentamente la imagen que encabeza este post. A la derecha tienes un artículo del New York Times de más de dos mil palabras, firmado por dos periodistas que han trabajado desde Washington, New York y Berlín. A la derecha, tienes la misma noticia en un resumen publicado por BuzzFeed, ochenta palabras con una fotografía y un titular diferente. Para muchos periodistas en ejercicio, esta imagen muestra todos los males que internet supone para el periodismo; para otros, entre los que me incluyo, es un ejemplo de cómo conseguir visitas y suscripciones para tu medio, consiguiendo que el público lea noticias. Hay mucho que podemos aprender de estas dos imágenes:

  • Lo vimos cuando reseñamos Los elementos del periodismo: “La responsabilidad del periodista no se limita únicamente a conseguir y ofrecer información, sino a hacerlo de tal modo que la gente quiera prestarle atención”. La tipografía, composición y diseño de BuzzFeed son mucho más atractivos que los del NYT, independientemente de la longitud de los textos. No hay necesidad de forzar la vista con letras minúsculas ni imitar la maquetación de un periódico en una página web; lo que puede funcionar en una página impresa no tiene por qué funcionar en una pantalla de ordenador (o de tablet, o de smartphone…). En esa línea, el titular y fotografía de de BuzzFeed son más llamativos en ambos casos que la fuente original. Ojo, cuando digo eso no quiero implicar que son mejores, eso queda al juicio de cada uno, pero una cosa es segura, llaman más la atención.
  • Habrá unos que piensen que BuzzFeed está plagiando al New York Times, cuando en realidad no es así. En el derecho anglosajón, existe la figura del fair use que permite el uso, con limitaciones, de material sujeto a derechos de autor sin necesidad de pedir permiso a los dueños de esos derechos. Entre esos usos, se encuentra el hacer resúmenes como ha hecho BuzzFeed. En España, seguramente no se podría hacer dado que nuestros legisladores no parecen entender muy bien cómo funciona la red, y ahí está la reciente reforma del Código Penal para probarlo.
  • Habrá otros que piensen que BuzzFeed está robándole lectores, y por tanto potenciales ingresos publicitarios, al New York Times. Eso demuestra poco conocimiento del comportamiento de los lectores en la red. Cualquier persona que lea el artículo de BuzzFeed y quiera saber más, lógicamente hará clic en el hipervínculo e irá a la fuente original; con eso se suman visitas a la página del NYT de gente que igual no entra en su web, pero sí en la de BuzzFeed. Si esa persona no quiere saber más, no hará clic y no irá a la fuente, pero es que en ningún caso habría consultado la página del NYT, ya que el artículo de BuzzFeed cumple con el mínimo exigible. No es un lector perdido para el New York Times, es que para empezar, nunca tuvo a ese lector.

Los medios de comunicación tradicionales pueden aprender de BuzzFeed. El resumen que hace el artículo del NYT es un punto de entrada perfecto para cualquier muro de pago, contando lo esencial de la noticia e invitando a hacer clic para ampliar. Ojalá los diarios españoles hicieran eso en vez de copiar tres líneas de la noticia, sin contexto ninguno, como hace El Mundo, por ejemplo:

Muy interesado tiene que estar alguien en una noticia para suscribirse a Orbyt cuando entra en una página como esta: Tres líneas del principio de la noticia cortadas de cualquier manera, ausencia de fotografías, diseño y tipografía mínimos para no trabajar, publicidad de la plataforma por toda la página… Si páginas de este tipo fuesen más parecidas a BuzzFeed, habría muchas más posibilidades de aumentar el ratio de suscripciones puntuales; incluso en el caso de que las suscripciones no aumenten, pueden ser compartidas en redes sociales, y todo ello genera visibilidad y visitas que pueden usarse para generar ingresos por publicidad. Así que, medios del mundo, si queréis implementar muros de pago, tomad nota de lo que hace BuzzFeed: ofrecer una cápsula completa y atractiva y no limitarte a poner el titular y las primeras 50 palabras. Si quieres atraer al público, no puedes ser ni aburrido ni perezoso. 

 

Imagen del BuzzFeed/NYT e inspiración para el post: Monday Note

 

Si te gustó este post, compártelo.

La crisis de la prensa escrita en once apuntes

with 4 comments

Redacciones vacías ¿el futuro de los periódicos?

 

  • El siglo XXI nació con una industria muy poderosa y respetada, la de la prensa escrita, que tenía más de cien años de experiencia en crear periódicos y revistas. Es un arte tan perfeccionado y estudiado que los beneficios son inmensos, tanto económicamente como en reputación.
  • Los avances tecnológicos cambian poco a poco la forma en que los lectores consumen información. En poco más de de una década, nos hemos convertido en una sociedad hiperconectada con sobreabundancia de información, mientras que la industria de la prensa sigue trabajando exactamente igual a hace 20 años.
  • La prensa escrita intenta entrar en internet y volcar sus contenidos. Es un mundo nuevo y extraño en el que no sabe manejarse y se nota. Solo con el tiempo va cogiéndole el tranquillo y comienza a experimentar con formas de pago, pero sin agobios, pues sus mayores ingresos están en algo tan seguro como es la publicidad en papel.
  • La crisis económica mundial rompe todas las reglas y castiga duramente las economías de medio mundo. La clase media es una de las más perjudicadas y en España el paro llega a cifras nunca antes vistas. En estas circunstancias, el periódico ya no es una prioridad en los hogares.
  • Las visitas en internet crecen. Los nuevos smartphones con conexión a la red hacen que muchos los usen para informarse. Las redes sociales se convierten en un agregador que a veces es más poderoso que Google a la hora de llevar tráfico. La industria de la prensa empieza a prestar más atención a la red, aprendiendo conceptos como viralidad, botones sociales, métricas o SEO. 
  • La crisis económica hace que las empresas ya no puedan anunciarse como antes. Los ingresos por publicidad caen en picado en la prensa escrita y los directivos de las grandes empresas de medios ven como los beneficios desaparecen y se transforman en pérdidas millonarias.
  • Espoleados por las cuentas de resultados, periódicos y revistas buscan formas de equilibrar los balances. Acometen jubilaciones anticipadas, recortes de plantilla y expedientes de regulación de empleo. Optimizan procesos y unifican redacciones para disminuir los gastos. Los periodistas se convierten en uno de los colectivos más afectados por la crisis.
  • Los ingresos publicitarios en la red aumentan, pero no son suficientes para cubrir la sangría del papel. Se experimenta con nuevos formatos para su visión en tablets y smartphones, se buscan nuevas formas de ingreso cobrando por hemeroteca, por noticias destacadas o por acceso puntual. Se hacen ofertas por captar lectores, en una suerte de zoco marroquí parecido a lo que fue el kiosko hace unos años, con la explosión de coleccionables y promociones en los periódicos.
  • Nada de eso consigue equilibrar las cuentas de resultados. La prensa escrita y la profesión periodística claman por ayudas estatales y buscan convencer a su antigua audiencia de que deben pagar por las noticias. La audiencia está cambiando y ya no es la misma que hace una década. No quiere pagar por noticias que puede encontrar gratis en otros lados.
  • Muchos de los periodistas que han sido despedidos de diarios y revistas montan nuevos medios nacidos y enfocados a la red. Se produce un baby boom de medios de comunicación en la red, desde los más grandes y ambiciosos hasta los más modestos y locales. Todos ellos se caracterizan por estructuras más ligeras y ágiles, y por buscar nuevas formas de ingreso más allá de la publicidad.
  • Ahora entramos en el sexto año de crisis y la situación no ha cambiado para la prensa escrita. La antaño poderosa industria se ha convertido en una patata caliente que ninguna gran empresa quiere comprar y periódicos ilustres son vendidos a precio de saldo. Los nuevos medios en internet todavía no se han convertido en referentes como lo es aún la prensa escrita y nadie parece saber qué hacer para enderezar el rumbo. Lo único seguro es que todo ha cambiado y la prensa escrita nunca volverá a ser lo que fue.

Si te gustó este post, compártelo.

 

El muro de pago: ¿salvará a los dinosaurios de la prensa?

with 5 comments

muro de pago

Hoy estrena su muro de pago el Washington Post, con un modelo de los denominados porosos, en los que se permite la navegación casual y se cobra a los usuarios más asiduos. Es el modelo que está usando el New York Times y que ha hecho que tenga ahora más de 676.000 suscriptores, una cifra que para sí quisieran los diarios españoles El País y El Mundo, que implantarán modelos similares después del verano. ¿Pero tiene futuro un muro de pago en nuestro país? Mi opinión es que sí, un muro de pago como tal puede triunfar en España, pero no va a ser la salvación de la prensa en internet, al menos de la española.

El problema de los periódicos en internet no es que sus contenidos aparezcan en Google News; eso como mucho es un pequeño inconveniente. El auténtico problema es que no están buscando maneras alternativas para compensar la caída de la publicidad que, como vimos hace poco, tiene mucho recorrido aún. De momento nos encontramos con iniciativas como CineOrbyt o los libros de El País Selección; la primera me recuerda a cuando todos los diarios empezaron a regalar DVDs y la segunda es como cuando empezaron a regalar libros, en ambos casos fueron maniobras de marketing para intentar frenar la caída inexorable de la venta de ejemplares. De las dos, es la última la que más interesante me parece, pero no han sido capaces de difundirla bien, y eso que hay libros como éste que solo por su valor histórico merecen la pena. En lo que se refiere al cine, en cuanto en nuestro país tengamos una plataforma como Hulu o Netflix que pueda llegar a acuerdos con todas las distribuidoras, intentos como CineOrbyt simplemente desaparecerán.

Por eso, cuando veo que quieren implantar su muro de pago, me parece un paso en la buena dirección, pero insuficiente. Es lógico y razonable que los periódicos quieran cobrar por sus contenidos; ahora bien, esperemos que sea por contenidos originales y que merezcan la pena. Cuesta mucho que un lector se rasque el bolsillo para pagar, y es muy fácil alienarlo si ve que no recibe una propuesta de valor a cambio. Así y todo, será interesante ver cómo evolucionan las cifras de suscriptores en los dos diarios más importantes de España y apostar cuánto tiempo tardaremos en escuchar el tópico de que en España no estamos acostumbrados a pagar porque las cuentas no salgan.

No es muro de pago sí o no, son dinosaurios frente a ardillas

Creo que en España sí hay quien está dispuesto a pagar por contenidos de calidad, pero el éxito del muro de pago en los diarios españoles estará determinado por un problema de escala. Desconozco que precios van a poner El País y El Mundo para su muro de pago, pero vamos a tomar como referencia los 9,99 euros mensuales que cuesta un mes de El Mundo en Orbyt, un precio que parece razonable. Pongamos que es un modelo de suscripción que prueba ser un éxito y conseguimos 100.000 suscriptores, una cifra que creo que ahora mismo firmarían muchos medios. Con eso llegamos a un millón de euros al mes, una cifra muy buena, pero que a grupos como Unidad Editorial, que pierde 17,6 millones de euros en el primer trimestre del año o Prisa, que tiene 3.000 millones de deuda, no les sirve para nada. Porque son dinosaurios, lentos y pesados, que se enfrentan a las ardillas que son los nuevos medios de internet.

Todos esos nuevos medios están mucho más preparados para trabajar en internet y tienen menos grasa y michelines sobrantes para poder ir dónde está la noticia. No es casualidad que eldiario.es haya mandado un enviado especial a Turquía mientras que El Mundo tiene que tirar de agencias o de un colaborador. Cuando se es pequeño, es más fácil organizarse, cuadrar las cuentas y actuar. Las ardillas pueden moverse con rapidez de un lado a otro, hasta que encuentran la bellota que les da de comer, y para el público de eldiario.es, las revueltas de Turquía son un tema noticiable y de su interés, con lo que el gasto ha merecido la pena.

Un muro de pago puede ser una buena solución en el corto plazo, pero a largo plazo no servirá de nada mientras no se cambie la mentalidad de los directivos de las empresas de periódicos. No hay que buscar nuevas formas de sacar dinero de lo que ya hacen, eso es seguir exprimiendo la gallina de los huevos de oro hasta que muera. Hay que buscar otros productos nuevos de los que sacar beneficio, y adelgazar sus estructuras de medio de comunicación de masas, porque en internet no son necesarias. Ya lo dijo mejor que yo Gumersindo Lafuente:

Los dinosaurios, o mutan o mueren. Para sobrevivir, han de mutar en ardillas, que es lo que pide el nuevo escenario. Animales más pequeños, extremadamente ligeros y capaces de reproducirse con mucha facilidad. Si una ardilla hace un experimento y no sale, enseguida habrá una multiplicidad de ardillas que probarán otras cosas hasta que salgan. Los dinosaurios, ante esa sensación de ser agredidos por nuevos actores que intervienen en un mundo donde ellos antes eran un oligopolio, generan capas y estructuras para protegerse. En este ecosistema tan complejo, tan pantanoso, los dinosaurios, cuantas más superestructuras generan, más se hunden. Más incapacidad tienen para moverse y para comprender. Y más posibilidades tienen de fracasar en el intento de dar ese gran salto a un nuevo mundo”.

 

Si te gustó este post, compártelo.

Los nuevos medios de comunicación, en el Laboratorio de Periodismo de la APM

with one comment

Los nuevos medios de comunicación han sido el tema central de la XII sesión del Laboratorio de Periodismo de la Asociación de la Prensa de Madrid, un debate muy interesante que pude seguir ayer en streaming y a través de Twitter. Moderado por la presidenta de la APM, Carmen del Riego, contó con la participación de Jesús Maraña, director editorial de InfoLibre; Agustín Valladolid, director de Zoomnews; Paco Frechoso, director de Cuarto Poder; Manuel Moreno, director de Trece Bits, y Carles Foguet, director de Comunicación de Jot Down. Durante las casi dos horas del laboratorio, hubo muchas y buenas aportaciones sobre la situación del periodismo y los nuevos medios de comunicación. A continuación, tenéis una selección de tuits con lo más destacado del Laboratorio.

 

Y por si con este pequeño resumen no te es suficiente, aquí tienes el Laboratorio íntegro

 

Si te gustó este post, compártelo.