El marketing y los medios se mezclan

Hasta hace relativamente poco, las cosas eran simples. Los medios de comunicación se dedicaban a publicar/emitir noticias con su dosis correspondiente de anuncios/cuñas publicitarias. Los periódicos incluso podían dedicar algunas páginas a autopromoción, pero no eran propensos a gastar dinero, pues la publicidad es algo que ellos vendían, no algo que compraban. Era el tiempo feliz de los medios de comunicación de masas, pero todo lo bueno se acaba alguna vez. Donde una vez los mercados de masas eran el estándar para vender productos y servicios, hoy la web viral está dando a los medios y a los especialistas en marketing grandes dolores de cabeza y nuevas oportunidades de negocio. Y de ahí la décima tendencia de Newsonomics de Ken Doctor: El marketing y los medios se mezclan.

 

 

El marketing y los medios se mezclan porque el cambio de paradigma que ha generado la sociedad digital ha hecho que los medios tengan que aprender a venderse y que los especialistas en marketing deban encontrar nuevas formas de sacar provecho a los medios.

 

No es tan fácil como podría parecer, al menos en la parte que toca a los medios. Para generaciones de periodistas, el simple concepto de promocionar tu trabajo era y es un anatema. Tu trabajo ha de hablar por sí mismo era la regla no escrita que regía en la profesión, una regla perfectamente válida para un ecosistema informativo donde la información era un bien escaso y controlado. Ahora, la información es libre y para destacar entre la masa, hacer marketing de tu propio trabajo, aunque nadie lo llame así, es algo esencial. Saber qué blogs y foros frecuentar y participar, cómo usar Twitter o Facebook para incrementar tu tráfico es una gran parte de lo que hacen hoy en día la mayoría de los periodistas.

 

Es una labor muy necesaria porque entre la erosión de los medios tradicionales, la desaparición de los monopolios en la información y el bajo coste de entrar en el negocio de la información hace que la llave para que un medio triunfe es que pueda ser encontrado y compartido. Por eso, dominar las viejas y las nuevas herramientas del marketing es una tarea de aprendizaje obligada para los medios de comunicación.

 

Dicen que a un perro viejo no puedes enseñarle trucos nuevos, pero si algunos de los perros viejos del periodismo quieren sobrevivir, van a tener que aprenderlos por fuerza.

 

Más en la serie de Newsonomics: