6 razones para tener un blog

Hay gente que aún no se ha dado cuenta del cambio de paradigma en que nos encontramos y todavía se pregunta si hay razones para tener un blog, cuando es más bien al contrario. Tienes que pensar mucho para encontrar razones para no tener un blog. En la época que nos ha tocado vivir, las prácticas del siglo XX están dejando de ser eficientes a marchas forzadas y para poder crearse una presencia online no hay mejor herramienta que tu blog. Mucho mejor que yo lo ha dicho Alfonso Alcántara (@yoriento): “Sin nuestro blog somos unos sintecho digitales, todo el día tirados en las redes sociales. No dependáis de Facebook o Twitter, crear vuestro propio blog y usad las redes, que las redes no os usen”. Por eso, para que veáis la importancia de crear vuestra casa en la red, os apunto seis razones para tener un blog.

  1. Te sirve para aprender a escribir y comunicar. Soy periodista y mi herramienta de trabajo es la palabra y aún así, tener un blog me ha ayudado a mejorar como escritor, puliendo defectos de mi estilo y creando hábitos de escritura. Para alguien que no se dedique a escribir profesionalmente, los beneficios serán mucho mayores. Además, escribir sobre los temas que te gustan, e incluso sobre los que no te gustan, te hace pensar conceptos que pueden ser complejos y también la forma de simplificarlos para trasladarlos a tu post. No hay nada más gratificante que ver cómo lo que has escrito es exactamente lo que querías transmitir.
  2. Un blog permanece. Frente a la fugacidad de las redes sociales, donde un tuit o un post de Facebook tienen una vida útil de minutos u horas a lo sumo, lo que publicas en tu blog queda para siempre. El permalink es tu aliado, convirtiendo tu blog en un portafolio de tus conocimientos, un archivo de tus pensamientos y un escaparate de tu carrera que se actualiza cada vez que publicas un post.
  3. Escribir para un blog es un estímulo para seguir aprendiendo. Gracias a EScomunicación, ahora soy un profesional mucho más capacitado de lo que era hace unos años. Por ejemplo, yo antes no sabía nada sobre WordPress o SEO y mis lecturas eran solamente por ocio. Hoy, puedo hacer una instalación completa de WordPress sin pestañear, tengo fundamentos de SEO para posicionar lo que escribo y he ampliado lo que leo con libros sobre el futuro de mi profesión y otros temas, que reseño en las Lecturas 2.0.
  4. Un blog te da visibilidad, te pone en el mapa de tu área de trabajo y hace posibles que lo que escribes llegue a lugares que nunca esperarías. Desde que empecé con EScomunicación, me he encontrado con que me han citado en otros blogs, me han usado como fuente para artículos y trabajos universitarios, y otros periodistas y blogueros se han puesto en contacto conmigo o han difundido mis posts. Antes de tener el blog nadie sabía quién era yo, ahora puedo decir que casi nadie sabe quién soy yo.
  5. Un blog te ayuda a posicionarte en los motores de búsqueda. Desde el momento en que escribes en tu blog estás creando aquello que hace feliz a Google, Bing o Baidu: contenido. Posts frescos y recién escritos son el alimento preferido de sus bots y eso permitirá que cualquiera que haga búsquedas pueda encontrarte. Y todo ello además de posicionarte te sirve para cimentar tu marca personal, la huella que vas dejando en la red con cada cosa que escribes. Por eso expertos como Andrés Pérez Ortega consideran el blog como la piedra angular de la marca propia.
  6. Y por último, pero no menos importante, escribir un blog es divertido. Escribes sobre lo que te gusta, sin presiones de nadie y cuando quieres, ¿qué más puedes pedir? Si no te diviertes escribiendo sobre los temas que te apasionan, tienes un problema. Y es mucho más divertido cuando empiezas a ver resultados. Cuando ves que las visitas suben mes tras mes y que tus posts se difunden más en las redes sociales, es una gran inyección de moral. A todos nos sube el ego comprobar cómo nuestro esfuerzo da sus frutos.

Estas son solo seis razones para tener un blog, pero seguro que tú tienes una propia. Escríbela en los comentarios y convirtamos esta lista de seis en dieciséis razones y luego sesenta. ¿Qué razón darías tú para tener un blog?

 

Si te gustó este post, compártelo.

El método olímpico para ser un gran comunicador

 

Los Juegos Olímpicos de 2012 han pasado ya a la historia, después de hacer entrar en la leyenda a atletas como Usain Bolt o Michael Phelps, ejemplos de superación que deberían ser imitados por todos. Todos los campos del conocimiento se beneficiarían de aplicar la disciplina que necesita un deportista para ganar una medalla en los Juegos Olímpicos, y la comunicación no iba a ser menos. Por eso, he aquí el método olímpico para ser un gran comunicador en tres pasos.

 

Primer paso: Entrena y perfecciónate

 

Un deportista de élite entrena todos y cada uno de los días, sin importar el tiempo que haga o cómo se sienta. Un comunicador debe hacer lo mismo, entrenando su mente a diario.

 

  • Lee constantemente. Los libros sobre comunicación son una obligación (y aquí tienes algunos) pero la ficción también ayudará a que tu mente consciente se relaje mientras el inconsciente trabaja. Dedica también algunas horas al mes a investigar en internet, donde encontrarás muchos recursos gratuitos que te permitirán aumentar tus conocimientos y que puedes añadir a tus fuentes.
  • Escribe todos los días. La herramienta del comunicador es la palabra y el mejor modo de entrenarse es escribir, escribir, escribir y seguir escribiendo. Crea un blog para publicar tus escritos si no tienes dónde hacerlo. Si no quieres someterte a la disciplina diaria de bloguear, sométete a la disciplina aún más dura de escribir un libro. Nunca ha sido tan fácil autopublicarse, asi que tus textos siempre podrán llegar al gran público. Pero sobre todo, escribe, escribe, escribe.
  • Esfuérzate por aprender cosas nuevas cada día. Igual no necesitas conocer a fondo cómo funcionan programas como Audacity, Illustrator o QuarkXpress, pero si adquieres las nociones básicas podrás hacer tareas elementales y tendrás la base para encargar tareas más complejas a otros. Ocurre exactamente igual con el uso de redes sociales: Facebook, Twitter, Linkedin, Tuenti, Pinterest… o aplicaciones de uso común en la red: Google Reader, Evernote, Dropbox, Skype… Cuanto mejor las conozcas, mejor podrás usar todas sus posibilidades.
  • Asiste a seminarios y cursos para mejorar tu formación. La formación continua es vital para los nuevos profesionales de la comunicación. Toda charla, curso, seminario o máster al que puedas asistir pone nuevas herramientas a tu disposición, que te facilitarán las cosas en tu vida laboral. Si no tienes tiempo o posibilidad de participar en estos eventos, hay muchos recursos audiovisuales en internet que te permiten formarte sin salir de casa, como las charlas de TED o la mediáteca de la Fundación Telefonica.

 

Segundo paso: Compite y exponte al éxito y el fracaso

 

El entrenamiento de un atleta profesional tiene un único objetivo, la competición contra otros atletas para descubrir quién es el más fuerte y rápido. En comunicación ocurre exactamente igual, todo tu duro entrenamiento busca prepararte para el momento de la competición, en el que pondrás a prueba los conocimientos y habilidades que has adquirido.

 

Tanto si eres un comunicador autónomo como si trabajas en un medio, una agencia de comunicación o un gabinete de prensa, cada día es una nueva prueba en la que demostrar tu valía interactuando con otras personas en tu desempeño laboral. Esas interacciones y las gestiones diarias que realices serán las que muestren tu éxito o tu fracaso y son pruebas que has de superar.

 

Escribir un libro es una prueba, como la que me estoy sometiendo en estos momentos. Exponer diariamente tus ideas a la crítica es una prueba. Tratar con los medios de comunicación o con un gabinete de prensa es una prueba. Diseñar una estrategia de comunicación e implementarla es una prueba. Organizar un evento es una prueba. Todas las que superes serán éxitos y las que no, fracasos. Y a nadie le gusta fracasar.

 

Tercer paso: Construye tu marca personal

 

Tiger Woods. Roger Federer. Lebron James. Cristiano Ronaldo. Todos ellos son deportistas de élite que han sabido aprovechar su éxito deportivo para generar una marca en su persona que les reporta cuantiosos ingresos extradeportivos. Ellos tienen sólo unos años en la cumbre, pero nosotros tenemos una larga carrera profesional que gestionar, por lo que nos interesa construirnos una marca personal que nos ayude en nuestra vida laboral.

 

Primero define tu meta. ¿Quieres ser percibido como un estudioso de los social media, un experto en comunicación de crisis o un periodista especializado en comunicación politica? Una vez que tengas claro tu objetivo final, enfoca tu entrenamiento hacia esa meta y utiliza la competición para ir trazando el camino.

 

  • No pierdas ninguna ocasión de hacer networking. El ampliar tu red es algo esencial para construir tu marca. Debes hacer que tus contactos perciban en ti los valores que deseas transmitir y conectar con gente que pueda facilitarte el conseguir tu meta. Si quieres ser un experto en periodismo deportivo, conectar con alguien del departamento de comunicación de un museo no te hará ningún mal, pero tampoco te ayuda en tu objetivo final.
  • Publica un libro o imparte un curso. Estas actividades son las que más fácilmente pueden decantar tu marca personal en la dirección que deseas. Si publicas un artículo en ciertas revistas, ya puedes definirte como investigador y si impartes un curso ya puedes definirte como profesor. Además de ser éxitos en la competición, son hitos que cimentan tu marca personal.
  • Aprovecha tus éxitos y utiliza cada prueba superada para remarcar los valores que deseas para tu marca personal. Si cada vez que es necesario buscar datos dificiles de encontrar eres la persona que los consigue, en poco tiempo siempre acudirán a ti para ese tipo de tareas. Si cada vez que organizas un evento todo va como la seda, terminarás encargándote siempre de la organización de eventos. Todo ello irá sumando para establecer tu marca personal.

 

Este es el método olímpico para ser un gran comunicador en tres pasos. Ahora que ya lo conoces, sólo te queda ponerte en la línea de salida.

 

 
Post inspirado por Measuring Achievement By The Olympics. How Much Can You Achieve In 4 Years?

 

 

Si te gustó este post, compártelo

Por qué te conviene ser un periodista especializado

Que el periodismo está en un proceso de cambio no lo duda nadie ya. La crisis económica se ha unido a una crisis específica de la industria del periodismo, agitado por la revolución tecnológica y debilitado por la pérdida de ingresos de ventas y publicidad. A pesar de ello, hay futuro, hay posibilidades y hay mercados vírgenes en los que un periodista puede crearse su nicho de mercado. Pero para ello ha de dar de lado una de las máximas del antiguo modo de hacer periodismo. El periodista ya no necesita ser un todoterreno, el futuro pertenece a los periodistas especializados.

 

interviewing @phillcampbell at #sxsw
Cuando estudiaba en la Facultad de Ciencias de la Información, tenía muchas asignaturas de Introducción a…: Publicidad, Derecho, Economía, Marketing… varias materias que nos convertían en expertos de nada, conocedores de todo. Eran mediados de los 90 y en muchas redacciones todavía se usaba el tipómetro para calcular el espacio de la caja de texto. Los avances tecnológicos han hecho que diseñar un periódico sea tan fácil como arrastrar y soltar, pero aún no se ha cambiado del todo la preferencia por el todoterreno frente al especializado.

 

Antes, la mayor prueba de la calidad de un periodista era tener que meterse en un tema sin conocimientos previos y aún así poder entregar una historia publicable. Hay auténticos fenómenos que cambian de sección y siguen produciendo grandes artículos, a pesar de que no es lo mismo escribir para Politica que para Sociedad que para Economía.

 

[pullquote]Los periodistas que más oportunidades tienen de prosperar en esta era de sobreabundancia de información son los especializados[/pullquote]

Sin embargo, en la sociedad saturada de información en la que vivimos esa versatilidad ya no tiene el mismo valor. Ante la sobreabundancia de información, para destacar hay que ser diferente y para eso lo mejor es la especialización. Ya estamos empezando a verlo en los medios, que tienen que especializarse para sobrevivir a la competencia tanto de otros medios como periodistas por libre o incluso no-periodistas. La reputación que pueda tener Microsiervos o Enrique Dans a la hora de hablar de tecnología no es la misma que pueda tener la sección correspondiente de cualquier diario, de la mismo forma que los análisis políticos de gente como Nacho Escolar o Carlos Carnicero tienen más peso entre sus seguidores por la marca personal que se han ido construyendo y su reputación como periodista especializado.

 

Si hoy volviera a estudiar periodismo, dejaría de concentrarme tanto en las introducciones y me centraría más en la especialización. Los periodistas económicos son los más demandados por las empresas y hay otras muchas áreas en las se puede encontrar un hueco y ser referencia: Defensa, Cultura, Ciencia, Sanidad… Cuanto más específico el nicho, más posibilidades de llegar a tu audiencia, que será un público segmentado con genuino interés por lo que publicas. Así que ¿en qué te vas a especializar?

 

Lo que un periodista debe saber para crear su marca personal

There''s Always One
Foto: Nickwheeleroz vía Flickr

Este año y los siguientes, las empresas periodísticas y los periodistas se van a enfrentar a muchos retos. Estamos en una época de cambio de paradigma que ha coincidido con una crisis económica y el resultado es un escenario convulso en el que nadie sabe qué va a pasar mañana. Las cifras de paro en la profesión no son nada alentadoras y, por eso, los profesionales de la comunicación deben hacer todo lo que esté en su mano para no convertirse en mano de obra no cualificada. El modo más sencillo de hacerlo es crear y desarrollar tu marca personal, y para ello hay cinco cosas que deberías saber:

  • Que nadie te engañe con el mito de que el periodista debe ser anónimo y la marca personal es una muestra de egocentrismo. Desde Mariano José de Larra a Pedro J. Ramírez, pasando por Matías Prats padre o Luís del Olmo, los periodistas siempre han usado la marca personal. La diferencia es que ahora pueden hacerlo todos, no sólo las grandes estrellas del periodismo y eso no es malo, al contrario.
  • En el mundillo periodístico, la competencia es feroz y los periodistas que quieran ser mano de obra cualificada deben aportar algo más. Tu marca personal será la mejor manera de establecerte como experto en tu propio campo de conocimiento, y te permitirá aportar algo más que tus competidores.
  • La especialización es otra forma de crear tu marca personal. Gracias a Internet, incluso del área más recóndita de conocimiento hay gente que quiere conocer cosas. Nunca pienses que lo que escribes no interesa a nadie, la teoría de la larga cola asegura que tu público te encontrará con el tiempo.
  • Para dar a conocer tu marca personal, no hay mejor manera que aprovechar las posibilidades de la web social. Despreciar las nuevas herramientas que te ofrece es un error, porque Twitter, Facebook, Linkedin, Foursquare, Tumblr, Flickr… son únicamente eso, herramientas. Si alguien se da un martillazo en el dedo al poner un clavo, no se le echa la culpa al martillo.
  • Precisamente por las posibilidades de la web social, la comunicación en el acto periodístico ya no puede ser unidireccional. Para cimentar tu marca personal, debes escuchar a tu público y conversar y compartir tus conocimientos con él. Incluso si recibes críticas debes verlas como algo positivo, porque nadie se molesta en criticar algo si no le importa. Y más importante aún, escribes para tu público, no para un ente abstracto; desde el momento en que empiecen a hablar contigo, no puedes retirarles la palabra.

Predicciones para el año que empieza (y III): Comunicación y periodismo

Llegamos ya al último post de la trilogía de predicciones para este 2011 que comienza, dedicadas en esta ocasión a la comunicación y el periodismo. Y la verdad es que el panorama no es muy halagüeño, pues si 2010 no ha sido un buen año, 2011 no tiene pinta de ser mejor.

En busca de un modelo viable de explotación

Si hay algo que todos los medios de comunicación están buscando en la actualidad es un modelo de explotación que permita cobrar por los contenidos en internet. En España, el ejemplo más destacado es El Mundo, que lo está intentando a través de Orbyt ofreciendo ahora todos los medios de Unidad Editorial por una sola cuota mensual y parece que lo va consiguiendo. Me parece una estrategia acertada, al seguir ofreciendo gratuitamente gran parte de sus contenidos y cobrando por aquellos que suponen un servicio añadido. De esta forma mantiene a todos sus visitantes “gratuitos” y permite a quien desee algo más conseguirlo de forma sencilla y rápida.

Este modelo freemium es al que van a tender la mayoría de los medios de comunicación, que no tienen más remedio que monetizar los contenidos en internet porque las cuentas de resultados no cuadran. La crisis ha afectado mucho a los medios, especialmente los escritos, cuya circulación no cesa de bajar, por ello  me temo que tendremos algún cierre destacado durante el año y que 2011 será el año en que algún medio español de renombre abandone definitivamente el papel para pasarse a publicar en la red.

Ante estas circunstancias, las grandes empresas de comunicación están adoptando soluciones puramente empresariales, léase desprenderse de sus activos, recortes de plantilla o cerrando directamente. En todos estos casos, la consecuencia es la misma, más inseguridad para la profesión. Esto no es nuevo, cuando yo estaba estudiando en la Facultad ya se decía que cada promoción nuestra eran tantos como todos los periodistas en activo en España. Siempre ha habido mucha competencia en el sector para conseguir un puesto de trabajo y ahora que estos escasean, más aún, por lo que la importancia de la formación continua y la marca personal es cada día mayor. Dicho de otra forma, aquel periodista que no consiga hacerse con un nombre o con la reputación de “experto en” tendrá pocas posibilidades cuando vengan mal dadas.

Es posible que el consumo masivo de tablets y e-readers permita amortiguar un poco esta situación, pero el auténtico debate es, por un lado, cuál es el modelo óptimo y viable de explotación (recordemos que el periodismo no está en peligro, son las empresas que no se adapten las que sí lo están) y, por otro, cómo debe adaptarse el periodismo a las nuevas realidades de la red, en la que todo es noticia (ya no hay gate-keepers) y son inmediatas, etiquetadas, reenviadas y comentadas en menos tiempo de lo que tardas en leer este post. Ése es el debate que marcará el futuro del periodismo.

Personal branding for journalists: Standing out from the rest

In this new age of information we are living in, journalism is going through a lot of changes. The fragmentation of the audiences in the radio and television and the continuing decrease of circulation among the newspapers are making the profession of journalist more unstable than ever. The rise of blogging and new media are changing the rules faster than you can write them, and the debate about what defines a journalist was never more intense. On top of that, the number of journalists in active is the highest ever, and more continues to graduate from universities worldwide. So what can a journalist do to survive?Personal branding is the answer. You can be no longer only a worker for hire, you must become a brand, your own, because life-long careers in the same company are becoming the exception, not the rule. If you make yourself an expert or eminence in your particular field of expertise, it’s more likely that opportunities will surface for you. There are many ways in which you can build your own brand, your online identity. It can be a literal translation of your offline identity or a whole new persona, although journalists should be public whenever and wherever they can. How can you do it?

First of all, you must embrace the new tools that internet and social media gives us. There is no point, in the long term, to label and dismiss the new interactive media as amateur (in the cruelest sense), lack of quality standards or not true journalism. Think of what journalism is. It’s not what journalists or university teachers say, it’s what journalists do. And what do journalists do? They seek and elaborate information and then make it avalaible to the public. That’s the simplest definition, the true core of journalism. And the new media provides the tools to do it in a whole new scale.

As you begin to develop the use of that new tools, you must connect with your public, wich surely is already connected and having a conversation. Write a blog, join a social network, participate in online forums… anything is valid to join your public. You should also know their concerns and doubts, so listen to what they say. Avoid the use of pseudonyms, be yourself and be honest, don’t try to hide your flaws or focus on your virtues neither. If you are great, people will notice without you telling them.

And after all that, start participating and make yourself known contributing with solutions for their concerns and answers to their doubts, or new ideas to keep the conversation going. As you get more involved with your public, your online identity will become your brand, and your public will become your community, And it’s then when you will stand out from the rest of the profession. Are you ready for that challenge? Clock is ticking…

Imagen: STL Social media guy