Kindle DX, un gadget adelantado a su tiempo

Kindle DXCuando veo en Techcrunch que Amazon vuelve a poner a la venta el Kindle DX me invade un poco la nostalgia. Fue el primer e-reader que adquirí hace casi tres años y aunque después han venido otros, no hay nada como el primero, y más un aparato tan especial como el Kindle DX, un auténtico adelantado a su tiempo.

Antes de que el iPad creara el mercado de las tablets -porque reconozcámoslo, antes del iPad no existía-, el Kindle DX fue un pionero en los dispositivos de gran tamaño. Su pantalla de tinta electrónica de 9,7 pulgadas hacía posible, además de disfrutar de la lectura de e-books a lo grande, poder leer cualquier tipo de PDF, algo que echo mucho de menos en mi actual Kindle Paperwhite. Sí, era menos portátil pero era mucho más versátil que los lectores de 6 pulgadas y contaba con características exclusivas como el 3G gratuito para navegar por la tienda de Amazon, algo que fue revolucionario en su momento.

Con mi e-reader actual puedo leer libros mucho más cómodamente, pero es una pena que no pueda leer archivos PDF de gran formato, como los Nieman Reports. Es cierto que puedo usar la tablet para ello o leerlos en el PC, pero no es lo mismo que cargarlos en mi Kindle para leer cuando me apetezca. Creo que Amazon está desaprovechando un nicho de mercado, el de aquellos que queremos un lector de tinta electrónica con una pantalla grande. Así que si algún directivo de Amazon me lee, déjeme decirle que si sacan un Kindle DX Paperwhite, táctil, con luz incorporada y una pantalla de nueve pulgadas, ya tienen vendido uno incluso antes de que se fabrique. Y creo que no sería el único.

 
A game of thrones - Juego de tronos

 

Si te gustó este post, compártelo.

Lecturas 2.0: Nuevas tecnologías, cómo entenderlas, de Xabier Sanmartín

Haz clic en la imagen para descargar el ebook

En EScomunicación llevo bastante tiempo hablando sobre el futuro de los periódicos y cómo pueden hacer frente al cambio de paradigma en que nos encontramos. Uno de los recursos que pueden utilizar para conseguir más ingresos es, tal y como apuntan en Clases de Periodismo, explotar su archivo periodístico mediante ebooks o libros electrónicos.  Bien sea con lectores de tinta electrónica como el Kindle o con tablets como el iPad, cada vez se lee más en formato electrónico y los diarios deben aprovechar esa tendencia.

En este sentido, la iniciativa de El Correo Gallego es digna de elogio. Hace unos días, el periodista  Xabier Sanmartín se puso en contacto conmigo para hablarme del ebook que ha publicado a través del diario: Nuevas tecnologías, cómo entenderlas: El futuro ya es presente, invitándome a descargarlo, a lo que accedí encantado y con curiosidad de conocer de primera mano cómo un diario más que centenario se adapta a los usos del siglo XXI.

Nuevas tecnologías, cómo entenderlas es un compendio de más de 30 reportajes aparecidos en El Correo Gallego durante los años 2011 y 2012, cuyo hilo conductor es el impacto de las tecnologías de la información y la comunicación en todos los aspectos de nuestra vida. Desde la influencia de internet en los adolescentes a la importancia creciente como industria de los videojuegos para móviles, pasando por debates como el uso del teléfono móvil por parte de los menores de edad, la seguridad digital o la piratería de contenidos.

Se nota y mucho el esfuerzo que se ha puesto en esta edición, una labor muy loable que a mi entender va por el buen camino, pues hay que ofrecer el contenido a los usuarios en todos los formatos posibles para que puedan acceder a él cómo deseen. Así, desde la web de El Correo Gallego se puede descargar el ebook en los formatos PDF, epub y mobi. En mi caso, he podido disfrutar en mi Kindle de la versión mobi del ebook, perfectamente optimizada para su lectura. Las fotografías que ilustran los textos ayudan a romper con la monotonía de la letra impresa y hacen la lectura mucho más agradable, aunque en mi caso no hacía falta, ya que Nuevas tecnologías  cómo entenderlas aborda el tema que más me apasiona: cómo la tecnología está permeando nuestra vida diaria y cambiando nuestros usos y costumbres.

No puedo hacer otra cosa que recomendar la descarga de este libro. Aunque muchos de los reportajes hacen referencia a empresas y personalidades gallegas, la temática es universal y los ejemplos y datos que se incluyen pueden servir para extrapolarlos a otras regiones. Tengo curiosidad además por saber cómo serán los próximos ebooks que publique El Correo Gallego. Nuevas tecnologías, como entenderlas está patrocinado. ¿Seguirán apostando por la gratuidad o probarán a ponerlos a la venta? En el futuro de los medios de comunicación, los ebooks pueden ser una fuente de ingresos que sirva de complemento a las tradicionales de venta al público y publicidad. La iniciativa de El Correo Gallego es un paso en esa dirección, ahora hay que seguir caminando.

 

Si te gustó este post, compártelo.

¿Cuánto vale un e-book?

Este artículo del siempre incisivo Matthew Ingram sobre el precio de los ebooks pone el dedo en la llaga en una cuestión que abordé en EScomunicación hace un tiempo, y es el precio de los e-books. ¿Cuánto vale un libro electrónico? Sencillo, lo que los usuarios estén dispuestos a pagar por él. El problema para la industria editorial es que los usuarios no están dispuestos a pagar mucho.

 

[pullquote]La percepción es la que importa, y la percepción del gran público es que los e-books no tienen que ser caros.[/pullquote]

Es algo perfectamente comprensible, y que se aplica a todas las industrias culturales. En el caso de los e-books al comprador final no le importa en absoluto los costes de elaboración del libro electrónico o lo valioso que considere el contenido la editorial. Si el precio es considerado abusivo, no lo comprará, pero que luego no se extrañen ni hablen de mercados inmaduros.

 

Tengo un caso muy reciente, un libro escrito por una colega periodista sobre mi lugar de trabajo y las intimidades de los personajes que por él habitan. Es un tema que me interesa, me gusta y me viene bien para mi trabajo, pero no voy a comprar su libro. No lo compraré en papel porque apenas tengo espacio físico en mi casa para tanto libro y no lo voy a comprar en formato electronico porque considero que tiene un precio abusivo. De la versión impresa a la electrónica la rebaja es de poco más de un 30%, pero ¿qué se creen en la editorial?

 

 

Una editorial que posiblemente sea la más grande del mercado español, por cierto. Pero desde luego con esos precios, no van a conseguir que yo les compre un e-book en la vida. Y como yo, creo que lo hará mucha más gente.

 

El día del libro es también el día del libro electrónico

A game of thrones - Juego de tronos

 

Me extrañaría mucho que hoy, día del libro, no haya algún artículo en los periódicos o en las páginas más destacadas de internet defendiendo la importancia del libro impreso y su significación, frente a esa «aberración cultural» que son los libros electrónicos. Sí, esos inventos que están ahora de moda, que son incapaces de transmitir las sensaciones de un buen libro, el tacto de sus hojas o el olor de sus páginas. Todavía queda gente así de fetichista, no me cabe duda.

 

Gente que en un puro afán de esnobismo, considera al libro electrónico y los lectores de tinta electrónica como aparatos que ensucian y prostituyen el hábito de la lectura. Sé que existen, he conocido a alguno. Pero no me he molestado en explicarles por qué están equivocados ¿para qué? Esta gente quiere erigirse en adalides de la Cultura con mayúscula, marcando límites y poniendo rayas negras. Esto es Cultura, esto no lo es. ¿Pero es que no entienden que es lo mismo?

 

Puedo leerme el Quijote en tapa dura, en tapa blanda o en formato electrónico y por no ello dejará de ser una obra maestra. Pero no voy a caer en el error de muchos que atribuyen al soporte (el libro impreso) las virtudes del contenido (la Literatura). Por eso, proclamo que el día del libro es también el día del libro electronico. Porque el contenido es lo que realmente importa.

 

Da igual que esté entre tapas de cuero o detrás de una pantalla de tinta electrónica, la historia de Macondo y la familia Buendía sigue siendo igual de apasionante. Es indiferente que pases la página con tu mano o aprietes un boton, lo harás cuántas veces sea necesario para descubrir quién vence en el juego de tronos de Poniente. Y tanto si lo compras en una tienda física como si lo descargas de internet, en cuanto empieces a leer las andanzas de Guillermo de Baskerville y Adso de Melk quedarás igualmente enganchado.

 

No dejéis que os engañen, esto no es una disyuntiva en la que una opción excluye a la otra. Ambas son perfectamente compatibles y van a vivir juntas durante mucho tiempo. Siempre habrá un mercado para ediciones de coleccionista, para libros de arte y fotografía en gran formato y para facsímiles destinados a bibliófilos. Pero para todo lo demás, el libro electronico está destinado a superar a su progenitor, el venerable libro impreso.

 

Por eso, difúndelo a los cuatro vientos. Hoy es el día del libro, sí, pero también el día del libro electrónico.

 

El libro electrónico y el futuro de la industria editorial

La semana pasada compré un Kindle DX. Para los que no puedan identificarlo, es el lector de libros electrónicos de Amazon, concretamente el modelo grande, con pantalla de 9’7 pulgadas, y conexión 3G gratuita, aunque limitada. Aunque siempre he sido un amante y devorador de libros en papel, me atraía probar un lector y llevaba un tiempo madurando la idea. Finalmente, gracias a un impulso motivado por reseñas tan favorables como ésta, lo compré y estoy muy contento con ello.
En los pocos días que lo tengo, he podido comprobar las virtudes de las pantallas de tinta electrónica y la versatilidad del dispositivo para leer no sólo libros, si no también revistas y comics. Realmente, es una delicia leer en el Kindle y es cierto lo que anuncian en su página: Al igual que ocurre con un libro físico, desaparece mientras lees, no estás pendiente del continente y sí del contenido. Y es una auténtica gozada, además de muy práctico, llevar decenas de libros en 530 gramos.El futuro de los libros pasará por estos aparatos. Como cuenta Enrique Dans en su libro Todo va a cambiar (primer libro que he leído en el Kindle, como no podía ser menos), las grandes editoriales tienen que tener mucho cuidado o les ocurrirá lo mismo que a la industria discográfica. Los lectores como el Kindle van a eliminar muchos intermediarios en el proceso, que estarán condenados a adaptarse o desaparecer, y los libros físicos quedarán para ediciones de coleccionismo o impresiones bajo demanda. Será mejor que las editoriales puedan adaptarse y colaborar en este cambio o les ocurrirá como a las discográficas, envueltas en juicios que no pueden ganar, con pérdidas crecientes y una reputación por los suelos.

Quizás se puedan tachar de extremistas mis afirmaciones, pero hace 15 años nadie pensaba que la poderosa industria discográfica pudiera llegar al estado en el que se encuentra hoy en día, y sólo hace falta la popularización de estos dispositivos tanto entre los lectores habituales como entre los ocasionales (de cuatro o cinco libros al año). Pero no sólo afectará al negocio de los libros, también los medios de comunicación deben ver el aviso para navegantes. Aún tengo que probar por mí mismo cómo se lee mi feed RSS en el Kindle, pero puede ser la puntilla necesaria para no tener que volver a comprar un periódico. Y seguramente también pruebe las suscripciones «oficiales» vía Kindle, en cualquier caso, el modelo de explotación de la prensa va a verse obligado a cambiar. Como ya he dicho, es adaptarse o desaparecer.