Qué hacer cuando clonan el contenido de tu blog

 

Dicen que cuando haces bien las cosas, alguien te copiará. Debo estar haciéndolas bastante bien, porque este mes me he encontrado con que las entradas de mi blog eran clonadas en otra página web. Espero que sea eso, porque no me gustaría pensar que han decidido aprovecharse de la licencia Creative Commons bajo la que publico los posts para nutrir de contenidos frescos un portal web orientado a ganar dinero con la publicidad.

 

Yo publico bajo la licencia Creative Commons de Reconocimiento 3.0 porque pienso que todo lo que escribo en el blog debe ser de libre acceso, distribución y comunicación. Mis escritos privados son precisamente eso, privados, y nunca verán la luz en este o cualquier otro sitio público. A priori, no me molesta cuando alguien copia un post del blog siempre que me lo pida y sea un caso puntual, así lo he hecho en alguna ocasión. Pero lo que no admito es que copien constantemente mi trabajo, porque es abusar de la letra de la licencia CC a la que me adhiero.

 

Por suerte, hay métodos muy sencillos para evitar esa clonación. Dado que esas páginas copiadoras o clonadoras se basan normalmente en tu feed RSS, lo más sencillo es configurarlo para que, en lugar del post íntegro, publique solo un extracto. Y si usas WordPress como yo, puedes usar además un plugin como RSS Footer, que te permitirá añadir un pequeño texto al final o al principio de tus posts. Yo he puesto lo siguiente:

 

(Título del post) es un post publicado originalmente en EScomunicación. Si ves este texto en cualquier otro lugar que no sea un lector de RSS, significa que el post ha sido clonado sin autorización de su autor, ¡rechaza imitaciones!

 

El resultado ha sido fulminante. La primera entrada que venía con el mensaje de denuncia y limitada a sólo un extracto fue clonada pero alguien debió revisarla y eliminarla de la web clonadora. Lo divertido es que cuando escribí este post lo comprobé y vuelve a existir, se ve que no han eliminado mi feed. La imagen de arriba es de cómo se veía ayer domingo.

 

Todavía permanecen los nueve posts que clonaron antes de que me diera cuenta de todo, pero eso ya no me preocupa. No me pondré en contacto con el administrador de esa web para que los borre, ¿para qué? Él tampoco contactó conmigo para apropiarse de mis contenidos, pero gracias a eso he podido tomar medidas para evitar que me clonen más o abusen de mi buena disposición. Y si a alguien le sirve mi caso para evitar que le pase lo mismo, doy por buena la experiencia.

 

Si te gustó el post, compártelo.