Descárgate el informe ‘Digital News Report 2013’

Digital News Report 2013

El Reuters Institute for the Study of Journalism acaba de hacer público el informe Digital News Report 2013, con interesantes revelaciones sobre el consumo digital de noticias. Con 11.000 personas encuestadas en nueve países, es un estudio bastante representativo que nos permite ver algunas tendencias de gran interés para el futuro del periodismo. Afirma que hay un giro significativo en la actitud del público hacia las noticias en la red, y que la cantidad de gente dispuesta a pagar por noticias digitales se ha doblado con respecto a hace un año. Esto no significa que un muro de pago vaya a ser la salvación de los periódicos, ya lo vimos la semana pasada, pero tampoco es algo que haya que rechazar por principio.

El estudio también nos indica que el consumo de contenidos a través de dispositivos móviles (tablets y smartphones) está creciendo y que ese consumo es ahora multiplataforma, con un 33% de todos los encuestados consumiendo noticias en al menos dos dispositivos digitales. Asimismo, destaca las diferencias generacionales entre los jóvenes y los mayores: para los menores de 45 años -casi la mitad de la población- internet es ahora la principal fuente de noticias además de la más consultada mientras que para los mayores de 45 sigue siendo la televisión y otros medios «tradicionales». Hay otras secciones interesantes sobre la importancia de compartir los contenidos en la red, la imparcialidad en el tratamiento informativo y cómo influye sobre los usuarios, o sobre cuál es el canal más importante para las noticias: la marca, las búsquedas, los agregadores o las redes sociales. No voy a revelar la respuesta a esta última -tendrás que leer el informe- pero sí puedo avanzarte que no hay constantes universales y que cada país tiene sus propias preferencias al respecto.

Un estudio muy interesante que hay que leer con atención y que reseñaré próximamente en el blog.

Puedes descargarte Digital News Report 2013 en este enlace o en la biblioteca virtual de EScomunicación.

 

Si te gustó este post, compártelo.

 

Tendencias de la prensa mundial en 2013

Periódicos

Hace unos días se hizo pública la encuesta anual de Tendencias de la Prensa Mundial de la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias, que muestra como la circulación de los medios impresos sigue creciendo en Asia al mismo tiempo que desciende en los mercados occidentales, más maduros. La circulación digital aumenta en todo el mundo pero no está acompañada de un crecimiento equivalente en ingresos publicitarios, pues aunque los datos señalan que los sitios de noticias tienen muchos lectores, el nivel de participación de esa audiencia es aún bajo. A continuación, detallamos las claves más importantes de la encuesta:

  • Más de la mitad de la población adulta del mundo lee diariamente al menos un periódico; son 2.500 millones de lectores diarios y más de 600 millones lo hacen digitalmente. La industria de los medios impresos genera más de 200.000 millones de dólares anuales de beneficio.
  • La circulación mundial de periódicos descendió un 0,9% en todo el mundo durante 2012, comparándola con la del año anterior. Entre 2008 y 2012 la circulación global bajó un 2,2%, siendo las mayores caídas en Europa.
  • Por regiones, las caídas han sido de un 6,6% en América del Norte, 5,3% en Europa occidental, 8,2% en Europa oriental y de un 1,4% en Oriente Medio y norte de África. La circulación creció un 1,2% en Asia, un 3,5% en Australia y Nueva Zelanda y un 0,1% en América del Sur.
  • Las cifras del último lustro indican que la circulación ha bajado un 13% en América del Norte, un 0,8% en América del Sur, un 24,8% en Europa occidental y un 27,4% en Europa oriental. Los crecimientos en los últimos cinco años han sido en Asia con un 9,8%, Oriente Medio y norte de África con un 10,5% y Australia y Nueva Zelanda con un 1%.
  • En lo que se refiere a ingresos publicitarios, han descendido un 2% en 2012 con respecto al año anterior y un 22% desde 2008. Ese descenso tan notable está motivado principalmente por la caída de la publicidad en Estados Unidos, que es el mayor mercado publicitario del mundo; en los últimos cinco años, la publicidad impresa ha caído un 42%, y supone tres cuartas partes de las pérdidas globales.
  • Por regiones, los ingresos publicitarios han caído en el último lustro un 42,1% en América del norte, un 23,3% en Europa occidental, un 30,2% en Europa oriental, un 22,7% en Oriente Medio y norte de África y un 24,9% en Australia y Nueva Zelanda. Se incrementaron durante el mismo período un 37,6% en América del Sur y un 6,2% en Asia.

Tendencias de la prensa mundial en internet

  • El mayor desafío para los editores sigue siendo cómo incrementar la participación de las audiencias en las plataformas digitales. Aunque más de la mitad de los internautas visitan los sitios de los periódicos, éstos son una pequeña parte del consumo total de internet, tan solo el 7% del total de visitas y un 0’9% del total de páginas vistas.
  • El contenido de pago es una fuente de ingresos cada vez más importante. Cerca de la mitad de los editores de Estados Unidos tienen algún tipo de contenido de pago. El 40% usan un modelo limitado, en el que al superar cierto límite de artículos, hay que pagar; el 33% cobran por contenido premium; el 17% cobran por acceder a la información y el 10% restante usa otros modelos.
  • Los dispositivos móviles (smartphones y tablets principalmente) se están convirtiendo rápidamente en el canal favorito para muchos consumidores de noticias, llegando al 20% de las páginas vistas en aquellos mercados donde hay datos disponibles. La investigación en Estados Unidos, Alemania y Francia sugiere que la participación vía tablet, medida por el tiempo usado en consumir noticias, es igual a la del periódico impreso.
  • Los periódicos están desarrollando activamente nuevas vías de ingresos a partir de fuentes no tradicionales. En los Estados Unidos, el 27% de los ingresos de las compañías de periódicos proviene de esas fuentes: un 11% del digital, un 8% de otras fuentes (servicios a clientes además de la publicidad) y un 8% de ingresos no relacionados con la publicación (e-commerce).
  • Hay una diferencia clara entre el rendimiento de las ventas de copias únicas y las ventas de suscripciones. En los mercados donde hay datos disponibles, las ventas de copias únicas han caído un 26% en los últimos cuatro años, frente al descenso del 8% en las ventas de suscripciones. Los paquetes de copia impresa/suscripción digital son cada vez más exitosos.

 

Si te gustó este post, compártelo.

¿Debe el público pagar por las noticias?

Pagar por las noticias

El público debe terminar pagando por las noticias, los reportajes y los artículos originales. Tiene explicación que la gratuidad abarque la información en bruto a disposición de todos. Pero el periodismo original, los análisis, la creación periodística y literaria en su más amplia acepción, deben encontrar una forma de financiación. Y en tanto esto no suceda proseguirá la acción devastadora de la crisis».

Lluís Bassets, en El último que apague la luz

El reciente editorial de El País sobre la información de pago ha abierto el debate sobre la necesidad de un modelo estable en el que el público pueda pagar por las noticias. A nadie se le escapa ya que la crisis de los medios de comunicación no es algo puntual que pasará cuando remonte la economía. No estamos hablando de ya de crisis, estamos hablando de una revolución de la industria del periodismo que afecta a todos los pilares de la profesión, establecidos hace más de cien años, y por eso hace falta un nuevo modelo.

Y cuando nos enfrentamos a una revolución, hay que pensar en soluciones out-of-the-box. Es imposible trasladar el viejo modelo a internet, porque internet es un medio diferente en el que nadie está dispuesto a pagar por un contenedor de noticias heterogéneas e inconexas. Pero hay gente dispuesta a pagar por las noticias, y hay casos de éxito que prueban que hay formas de cobrar por tus contenidos. La clave está en poder llegar a esos lectores que quieren pagar, ofrecerles algo por lo que estén dispuestos a pagar, y darles todas las facilidades para ello.

La cita de Lluís Bassets encierra una gran verdad: El público ha de pagar por las noticias, pero siempre que esas noticias lo merezcan. Ya no hay necesidad de luchar por la exclusiva cuando un scoop dura apenas unos días, y eso en el mejor de los casos. Ahora hay que competir ofreciendo contenidos exclusivos y diferentes. Entrevistas en profundidad como las que ofrece Jot Down o reportajes multimedia como los creados por el Washington Post, que expanden las fronteras del periodismo postindustrial; esos y no otros son los contenidos por los que pagarán los lectores.

Yo estoy dispuesto a pagar por las noticias, pero no por algo que puedo conseguir en otro lado; por eso, poner tras un muro de pago aquello que está disponible en otros lugares (incluso en tu edición en papel) es una soberana estupidez. Tengo curiosidad por saber cuál será el modelo que adopte El País. Manuel Rivas ha analizado los posibles modelos y formas de pago y ninguno de ellos termina de convencer. Algunos aún nos acordamos de la época en que El País en internet era totalmente de pago, lo que en aquel momento era lo mismo que decir que nadie leía El País en internet. Veremos con qué nos sorprenden ahora. Hay muchos que esperamos que el primer diario de España sea capaz de adoptar un modelo rentable para la explotación de las noticias en la red. Quizás puedan probar que los periódicos no son dinosaurios en la era de la información, que todos sabemos lo que pasó con los dinosaurios…

 

Si te gustó este post, compártelo.

Bajan las ventas de ordenadores como nunca lo han hecho

My PC

Los últimos datos confirman lo que ya apuntábamos hace unos días aquí: bajan las ventas de ordenadores, que poco a poco van perdiendo terreno frente a dispositivos móviles como las tablets o los smartphones. Así lo apunta IDC en su PC Tracker correspondiente al primer trimestre de 2013, en el que las ventas han caído un 13,9% comparado al mismo trimestre del año pasado. Es el peor trimestre para las ventas de ordenadores desde que la consultora comenzó a medir esos datos en 1994 y es el cuarto trimestre consecutivo de pérdidas con respecto al año anterior. Hay algo que está cambiando, en definitiva.

Y lo que está cambiando es que cada vez más gente se encuentra con que ya no necesita el PC para hacer muchas tareas para las que era imprescindible. No es necesario encender el ordenador para mandar correos electrónicos, consultar internet, usar redes sociales o disfrutar de un videojuego, basta con un teléfono móvil o una tablet. Este cambio es más profundo de lo que parece y va a afectar no sólo a los grandes fabricantes de ordenadores, sino a cómo el gran público consume información. Todo aquel que piense prosperar ofreciendo contenidos deberá pensar en cómo optimizarlos para su consumo en todo tipo de pantallas, desde una televisión de 42 pulgadas, hasta un smartphone de 4, pasando por todos los tamaños intermedios.

Es cierto que no es lo mismo disfrutar de una película en una pantalla grande que en el teléfono móvil o la tablet, pero recuerda la teoría del mínimo exigible. Aunque la experiencia sea mejor, mucha gente se conformará con verlo en una pantalla pequeña y no se puede hacer nada para evitarlo. Pero si bajan las ventas de ordenadores no es porque el público se haya lanzado a sustituirlos por tablets. En mi opinión, lo que está ocurriendo es que los ordenadores de sobremesa han dejado de renovarse y ese capital se invierte en una tablet que pasa a complementar el uso del PC y crear nuevos hábitos dentro de cada hogar. Es lo que me pasó a mí desde que adquirí mi Motorola Xoom, hay cosas para las que ya nunca uso el PC. Y en este nuevo entorno multiplataforma, el ordenador personal ha dejado de ser el rey.

 

Si te gusto este post, compártelo.

La teoría del mínimo exigible

 

Cada vez estoy más convencido de que el público en general se rige por la teoría del mínimo exigible. Me explico. Hay gente que prefiere una operación de blanqueamiento dental en su dentista, mientras que otros preferirán usar un dentífrico con blanqueador. Obviando las diferencias económicas entre ambos ejemplos, el uso del dentífrico permite conseguir el mínimo exigible dentro del objetivo de blanquear los dientes, mientras que la operación lo sobrepasa con creces. Aunque siempre habrá quien prefiera mucho más, la inmensa mayoría de la gente se conformará con el mínimo exigible.

En resumen, nadie se molestará en adquirir ningún producto que no cumpla el mínimo exigible y, de la misma forma, mucha gente se conformara con el mínimo exigible, aunque haya productos mucho mejores.

En el consumo de información, ocurre exactamente igual. Hay gente que lee dos o tres periódicos, consulta internet o escucha la radio para estar al tanto de la ultima hora y además ve los informativos de televisión. Pero hay mucha gente que no hace ni una décima parte de eso, que con suerte lee un periódico, ve un telediario y escucha un boletín de la radio. Y hay otros que ni tan siquiera hacen eso y se limitan a leer lo que sale en su timeline de Twitter o su muro de Facebook. Cada persona tiene su mínimo exigible.

Es otra de las razones por las que los medios se encuentran en la situación que están. Aunque hay más información y se consume más información que nunca, cada vez hay menos gente dispuesta a pagar por la misma. ¿Por qué pagar por algo que no entra dentro de mi mínimo exigible? Si con lo que puedo leer gratis en internet y escucho en la radio o veo en la tele me es suficiente, ¿para qué pagar por un periódico, por ejemplo?

Y ante esto, la industria se dedica a lo que no tiene que hacer, acusar a su público, sus clientes potenciales, de piratas y delincuentes. No, lo que hay que hacer es poner tus contenidos a un precio justo, que no tiene que ser el que tu quieras, sino el que marque el mercado o la disposición de tus clientes. Y poner esos contenidos a disposición de tus clientes para que les sea fácil acceder a ellos, por el canal que mejor les venga. E intentas por todos los medios evitar que a tus posibles clientes les pasen cosas como ésta. Por tu propio bien. Y por que es el mínimo exigible.

 

Si te gustó este post, compártelo.