Paradojas de la vida

Paradojas de la vida: Hago un post estupendo con trucos e ideas para inspirarte y escribir y luego me viene el vacío creativo. Se nota que llegan las fiestas navideñas y el cerebro empieza a pensar en otras cosas y otros deberes. Así que no me queda más que entonar el mea culpa y hacer propósito de enmienda para terminar bien el año. Y hay que acabarlo escribiendo, como no podía ser de otra forma.

 

En la próxima semana publicaré lo que viene a ser un post (uno o varios, no lo tengo decidido) resumiendo los principales aspectos sobre los que he centrado el blog este año: la sobreabundancia de información y cómo afecta a los medios de comunicación; los intentos de estos por estableceer nuevas fuentes de financiación para hacer frente al declive de la prensa escrita; y especialmente la negra situación de la profesión periodística.

 

Eso será a partir del lunes, mientras tanto, os dejo con un vídeo de TED, una esclarecedora charla de Markham Nolan sobre cómo separar hechos y ficción en la red. Suscribo muchas de las cosas que dice el vídeo, algunas de las cuales comentaré la próxima semana. Hasta entonces, disfrutad.

Si te gustó este post, compártelo.

Una decepción, una satisfacción y un agradecimiento

 

Se acaba noviembre y al final no he escrito nada sobre el estado del libro de EScomunicación por lo que ya toca escribir estas líneas para expresar mi decepción y mi satisfacción. Decepción porque al final no he sido tan regular escribiendo como quisiera y no he podido cumplir el reto de NaNoWriMo que me propuse, ni siquiera en la versión reducida. No he logrado escribir 25.000 palabras y mucho menos 50.000. Pero al mismo tiempo es una satisfacción, porque he superado las 10.000 palabras, como os demuestro en la captura que he hecho de mis estadísticas en Scrivener. Son 10.383 palabras en las que trato unas tres cuartas partes de los temas que quería examinar en el libro. Puede que no sea ni de lejos lo que me había propuesto, pero sigue siendo un logro y estoy orgulloso de ello.

 

¿Y ahora qué? Pues a terminar de escribir y completar los temas que me propuse inicialmente. Puede que sin necesidad de plantearme retos de escritura intensiva mis sesiones de escritura sean más productivas. Cuando esté completado, sera el momento de darle tiempo para que madure y volver sobre él para intentar hacer un texto coherente. Coherente y también actualizado, pues no dejan de aparecer nuevos textos y libros que quiero leer para profundizar en el tema, tanto en papel como en formato electrónico. Internet para periodistas, Escribir en internet, El periodista en la encrucijada, Post-Industrial Journalism: Adapting to the Present, el último número de los Nieman Reports

 

Hay mucho que leer y mucho que escribir sobre el periodismo y cómo intenta adaptarse al cambio de paradigma que vivimos y pienso seguir haciéndolo desde EScomunicación. Y aprovecho también para agradecer a los lectores del blog y los seguidores en redes sociales, que poco a poco van creciendo en número, logrando que llevemos dos meses consecutivos rompiendo el récord de visitas al blog. Muchas gracias a todos.

 

Si te gustó el post, compártelo.

	

10 motivos para tu fracaso como bloguero

Si hay algo que he aprendido en los casi dos años que llevo con EScomunicación, es que hay muchos motivos que pueden causar tu fracaso como bloguero. Estos son sólo algunos de ellos:

  1. No importa si no publico, nadie me lee. Si te has metido a bloguear para alimentar tu ego, prepárate para una cura de humildad, pero aún así, sigue escribiendo. El único modo seguro de que nadie te lea es no escribir.
  2. No tienes disciplina. Un blog nunca tiene que dejar de ser una diversión para el autor, pero si no te lo tomas en serio y tienes un poco de disciplina para escribir con cierta regularidad, el fracaso en forma de abandono está a la vuelta de la esquina. Márcate tus propios objetivos y alcánzalos.
  3. No sabes sobre qué escribir. Si te pones a escribir un post y se te queda la mente en blanco, es muy posible que tengas que replantearte la temática de tu blog. Cíñete a aquello que te gusta y sobre lo que (teóricamente) sabes más que el común de los mortales.
  4. Pierdes tiempo en la forma. Nadie niega que elegir una buena plantilla y un buen diseño es fundamental para que un blog sea agradable a la vista, pero de nada sirve si no te preocupas del fondo, es decir, de los posts. Escribe, reescribe y vuelve a escribir.
  5. Tus posts nunca pasan de «Borrador» a «Publicado». Es cierto que hay que madurar las ideas y no escribir por impulso, pero tampoco puedes mantenerlas en «Borrador» para siempre. Y si tu blog trata de temas de actualidad, «Borrador» no debería siquiera ser una opción.
  6. No encuentras tiempo para el blog. Si estás tan ocupado que no puedes dedicar unos minutos al blog, a apuntar alguna idea, a escribir aunque sea un post a la semana, lo mejor es que no tengas blog y te limites a leer lo que escriben los demás.
  7. Invertí mucho esfuerzo en ese post para no obtener resultado. ¿Qué resultado buscabas con ese post? ¿Necesitas escribir o necesitas que te digan lo bien que escribes? Piénsalo y de paso relee el punto 1.
  8. Otro blog se me ha adelantado. Da igual que no seas el primero en hablar sobre un tema, y menos cuando vivimos en una era de sobreabundancia de información. Lo que importa es que tu visión sobre ese tema sólo puedes darla tú.
  9. Los únicos comentarios que recibo son spam. Lo primero que tienes que hacer es modificar tu filtro antispam para no tener que ver comentarios no deseados y lo segundo que tienes que hacer es repasarte el punto 1, de nuevo.
  10. Es mucho esfuerzo difundir el blog en redes sociales. Si piensas eso, mejor no empieces con el blog. Hoy la web es social y tienes que difundir tus contenidos en redes sociales sí o sí. Y no es tanto esfuerzo, hay muchas herramientas que automatizan esos procesos. Investiga un poco antes de quejarte.

Demasiado trabajo

¡¡Aaaaahhhh!!

Al final ha sido un día bastante ocupado y no tengo tiempo para el prometido post sobre Facebook, con lo cual ese post pasará al sabado, ya que para hacer un post corto y sin gracia, mejor me tomo mi tiempo y hago uno bien. Tengo que aprender a tener posts escritos con antelación porque preveo que las próximas semanas van a ser igual de movidas que el día de hoy…