Qué hacer cuando clonan el contenido de tu blog

 

Dicen que cuando haces bien las cosas, alguien te copiará. Debo estar haciéndolas bastante bien, porque este mes me he encontrado con que las entradas de mi blog eran clonadas en otra página web. Espero que sea eso, porque no me gustaría pensar que han decidido aprovecharse de la licencia Creative Commons bajo la que publico los posts para nutrir de contenidos frescos un portal web orientado a ganar dinero con la publicidad.

 

Yo publico bajo la licencia Creative Commons de Reconocimiento 3.0 porque pienso que todo lo que escribo en el blog debe ser de libre acceso, distribución y comunicación. Mis escritos privados son precisamente eso, privados, y nunca verán la luz en este o cualquier otro sitio público. A priori, no me molesta cuando alguien copia un post del blog siempre que me lo pida y sea un caso puntual, así lo he hecho en alguna ocasión. Pero lo que no admito es que copien constantemente mi trabajo, porque es abusar de la letra de la licencia CC a la que me adhiero.

 

Por suerte, hay métodos muy sencillos para evitar esa clonación. Dado que esas páginas copiadoras o clonadoras se basan normalmente en tu feed RSS, lo más sencillo es configurarlo para que, en lugar del post íntegro, publique solo un extracto. Y si usas WordPress como yo, puedes usar además un plugin como RSS Footer, que te permitirá añadir un pequeño texto al final o al principio de tus posts. Yo he puesto lo siguiente:

 

(Título del post) es un post publicado originalmente en EScomunicación. Si ves este texto en cualquier otro lugar que no sea un lector de RSS, significa que el post ha sido clonado sin autorización de su autor, ¡rechaza imitaciones!

 

El resultado ha sido fulminante. La primera entrada que venía con el mensaje de denuncia y limitada a sólo un extracto fue clonada pero alguien debió revisarla y eliminarla de la web clonadora. Lo divertido es que cuando escribí este post lo comprobé y vuelve a existir, se ve que no han eliminado mi feed. La imagen de arriba es de cómo se veía ayer domingo.

 

Todavía permanecen los nueve posts que clonaron antes de que me diera cuenta de todo, pero eso ya no me preocupa. No me pondré en contacto con el administrador de esa web para que los borre, ¿para qué? Él tampoco contactó conmigo para apropiarse de mis contenidos, pero gracias a eso he podido tomar medidas para evitar que me clonen más o abusen de mi buena disposición. Y si a alguien le sirve mi caso para evitar que le pase lo mismo, doy por buena la experiencia.

 

Si te gustó el post, compártelo.

El libro de EScomunicación asume el reto NaNoWriMo

Hace casi dos meses que anuncié públicamente el reto del libro de EScomunicación. Tras un comienzo prometedor, el aumento de la carga de trabajo junto a un par de viajes laborales imprevistos me han hecho abandonar el proyecto en estas últimas semanas. Ahora que la situación se ha relajado, es el momento de volver a la carga y dedicar toda mi energía al libro, para ver si consigo cumplir el objetivo de tenerlo antes de fin de año.

 

 

Y para ello vamos a asumir un reto todavía mayor, porque está a punto de comenzar el NaNoWriMo 2012. Para los que no conozcáis qué es, es un evento literario llamado National Novel Writing Month (Mes Nacional de Escribir Novelas) o NaNoWriMo para abreviar, en el que cientos de miles de escritores aficionados y no tan aficionados se plantean como reto escribir 50.000 palabras en 30 días durante el mes de noviembre. Yo ya tengo mi perfil creado en su web y estoy dispuesto a cumplir el reto NaNoWriMo 2012.

 

¿Qué ocurre entonces con mi objetivo inicial de 25.000 palabras? Sigue vigente, por supuesto, pero lo aumento con el NaNoWriMo para intentar conseguir un borrador más elaborado. Mi meta es tener un borrador de más de 25.000 palabras y todo lo cercano posible a 50.000 para el 1 de diciembre y durante el mes de diciembre, pulirlo, recortarlo y darle la forma definitiva. Actualizaré tan a menudo como sea posible tanto el contador de palabras del blog como el de la página de NaNoWriMo, donde ya está colgada, en rigurosa exclusiva, la sinopsis y un extracto de la introducción.

 

Seguimos con el titulo de trabajo de “El libro de EScomunicación”, pero espero que para diciembre ya haya elegido uno más concreto y con más gancho. Por supuesto, esto no significa dejar el blog abandonado, aunque es posible que el ritmo de publicación se resienta durante este mes de noviembre. Si así ocurre, lo consideraremos un mal menor que hay que tolerar en aras de un objetivo mucho mayor, como es el primer libro de EScomunicación.

 

Si te gustó este post, compártelo.

 

Nuevo curso y nuevo reto: El libro de EScomunicación

Después de algo más de un mes de inactividad, EScomunicación vuelve a la carga, con algunas novedades respecto de la temporada pasada. Desde hace unos días esta operativo el twitter oficial de EScomunicación, al que podréis seguir a a través del botón habilitado en la sidebar derecha. También estrenamos una nueva cabecera, que tenéis aquí abajo, que se unirá a las ya disponibles y aparecerá de forma aleatoria cada vez que cargue la página.

 

 

Pero la mayor novedad es el contador que tenemos en la parte superior de la sidebar. Es un contador de palabras que indica el progreso del que será el primer libro de EScomunicación, un proyecto que acariciaba desde hace mucho tiempo. En este libro recopilaré todas las ideas sobre las que vengo escribiendo en los ultimos dos años referentes a los cambios que ha traido la tecnologia a la sociedad y, muy especialmente, a los medios de comunicación.

 

Es un proyecto ambicioso, como todo primer libro, y para ayudarme he puesto ese contador, confiando en que haciendo públicos mis progresos, o la falta de los mismos, pueda conseguir ese objetivo. Periódicamente iré hablando en el blog de cómo va el libro, para el que me he puesto una meta de 25.000 palabras, una extensión ideal para un libro electronico, que es como será publicado. No hay una fecha de salida establecida y confío en que mis compromisos laborales me dejen tiempo para escribir, pero espero tenerlo listo antes de final de año.

 

Ya está, ya lo hice público. Ahora, a escribir.

 

 

Con esto y un bizcocho…

Y con el final de la serie de Newsonomics, damos por cerrada la temporada en EScomunicación. Han sido unos meses de mucho trabajo pero muy gratificantes, en los que el blog ha crecido y ha llegado a mucha más gente que nunca antes. Ahora toca un merecido descanso para volver con fuerzas renovadas en septiembre, un mes en el que, si hay suerte y las musas son propicias, habrá importantes novedades. Hasta entonces, ¡gracias a todos y felices vacaciones!

Cómo usar Scrivener para mejorar tu blog

Hay muchos programas pensados para ayudar a escritores y blogueros. No hace mucho tiempo, hablé aquí de algunos de ellos, pero no hay ninguno comparable a Scrivener.

 

 

El programa creado por Literature & Latte es una herramienta increíblemente versátil, apta no sólo para estudiantes, educadores o escritores, el público para el que está pensado, sino también para blogueros. De hecho, parece que estuviera pensado y diseñado teniendo en mente las necesidades de los blogueros, haciendo mucho más fácil infinidad de tareas que los editores integrados de WordPress, Blogger, Tumblr o la plataforma de tu elección no te permiten hacer. Veamos algunas de esas caracteristicas.

 

Comenzando con Scrivener

 

Lo primero que has de hacer con Scrivener para poder sacarle partido de cara a tu blog es crear un nuevo proyecto que, para entendernos, es como se llama a los documentos. La diferencia con otros procesadores de textos es que Scrivener te permite tener múltiples archivos de todo tipo dentro del proyecto y te permite organizarlos fácilmente en carpetas, en diferentes árboles de archivos y moverlos de una manera tan sencilla como arrastrándolos con el raton. Cada archivo puede ser categorizado como desees, usando colores para diferenciarlos si eres más visual. Observa como es el proyecto de EScomunicación:

 

 

Como verás, utilizo la vista de tablón de corcho, en donde he “pinchado” tarjetas de colores con el contenido de los diferentes posts. Amarillo para los que están en borrador, verdes para las entradas que ya están programadas y azules para las que ya se han publicado. Las publicadas están dentro de su propia carpeta para no atiborrar el tablón de tarjetas azules, lógicamente. Para mí, es un modelo de organización que funciona y me sirve para, de un solo vistazo, localizar lo que quiero escribir o ver si es necesario que prepare más borradores. Pero si no te gusta este modelo, Scrivener te permite tenerlo organizado como un árbol de ficheros o bien como texto continuo, un post detrás de otro. La elección es tuya.

 

Si tu blog ya tiene un tiempo, seguramente tendrás una buena cantidad de posts antiguos que tendrás que incorporar a Scrivener de alguna manera. No sé si habrá algún modo más práctico y rápido de hacerlo, en mi caso utilice el viejo método de cortar y pegar cada post en su propio texto dentro del proyecto de EScomunicación. Es un trabajo largo y tedioso, pero a la larga, es la mejor opción. De esta forma, cada uno de los viejos posts lo tengo guardado como texto plano, junto a sus etiquetas y el permalink del mismo. Quizás te preguntes qué necesidad hay de meterse esa cantidad de trabajo y yo te respondo: Para poder hacer uso de las búsquedas.

 

Búsquedas, bucear en tus archivos nunca fue tan fácil

 

Tan sólo por la facilidad de búsqueda que te ofrece Scrivener ya merece la pena utilizarlo. En mi caso, ya tenía más de 190 posts cuando empecé y aunque pueda parecer un lastre, es todo lo contrario. Es un repositorio perfecto de todo lo que has ido pensando y escribiendo, accesible a través del cuadro de búsquedas, situado en la parte superior izquierda de la ventana de Scrivener.

 

 

Vosotros no sé, pero yo después de tantos posts hay veces que no recuerdo si la idea que estoy escribiendo ya la plasmé en una entrada anterior o si he hecho referencia ya a cierto artículo. Para esos casos, nada como hacer una búsqueda rápida y en un momento puedes repasar todos los posts en los que aparece dicha referencia.

 

Asimismo, puedes hacer uso de las colecciones para los temas recurrentes del blog. Las colecciones son agrupaciones de elementos que tú creas a tu propio criterio. En mi caso, puedes ver como he creado una colección para agrupar todos los posts relativos a Newsonomics, pudiendo acceder a la serie completa en cualquier momento. Las posibilidades para que organices tu contenido en colecciones son casi infinitas, al poder sumar un texto preexistente a una o varias de ellas. De esta forma, puedes tener los grandes temas de tu blog siempre a la vista, y con todo lo que has escrito al respecto.

 

 

Referencias, todo al alcance de tu mano

 

Si preparas tus posts en un gestor web, lo más normal es que tengas varias pestañas abiertas de tu navegador cuando tengas que consultar algún dato. En el caso de Scrivener no es necesario, ya que puedes partir la pantalla y tener tu texto en un lado y tus referencias en otro. Bien sea una imagen que necesites para ilustrar el post, un pdf de un informe al que haces referencia o un archivo de sonido, puedes dejarlo todo guardado en tu proyecto y tenerlo disponible para uso futuro. Y lo mejor es que todo ello lo tienes en la misma aplicación, sin necesidad de estar cambiando de ventana.

 

 

Planifica tus entradas

 

Otra de las ventajas que he encontrado a Scrivener es la flexibilidad que te ofrece a la hora de planificar tus posts. Este post sobre Scrivener iba a ser originariamente el 199, pero la actualidad hizo que fuese mejor retrasarlo y no tuve más que desplazarlo dentro de los posts preparados, colocándolo en su lugar en la “parrilla de salida”.

 

 

El orden en que tengo colocadas las notas amarillas no es fortuito. Es el orden en que tengo pensado ir escribiendo y publicando cada post, pero si un tema de actualidad lo demanda o surge una nueva idea que no puede esperar, sólo tengo que modificar el tablón arrastrando y soltando.

 

Estadísticas, el camino recorrido

 

Una de las funciones más importantes de Scrivener es la función de compilación, que unifica todos los elementos de tu proyecto y les da un formato adecuado para su impresión. Yo no voy a imprimir los textos del blog, pero entiendo que habrá blogueros que les parezca una función muy interesante, pues permite crear un pdf, un documento de word o incluso un epub para lectura electronica. Pero lo que me ha gustado, y que aproveché en mi anterior post, es la función de estadísticas del proyecto. Saber que el volumen de lo que he escrito es el equivalente a una novela es gratificante y conocer en el momento que este post es el más largo que he escrito en la historia del blog es útil. Y todo gracias a esa función.

 

 

Trabajando en la nube, trabajando sobre seguro

 

Scrivener es una herramienta que una vez instalada no precisa de conexión a la red, y eso puede ser un plus para los blogueros que gusten de adelantar sus posts con mucho tiempo. Puedes instalarlo en un viejo portatil sin conexión a internet para poder escribir sin distracciones y luego pasar tus textos con un USB, por ejemplo. No creo que haya mucha gente que quiera trabajar offline, pero Scrivener te lo permite si así lo deseas.

 

En mi caso, prefiero hacer uso de internet y aprovecho la nube para evitar molestarme por las copias de seguridad. Scrivener hace copias automáticas prácticamente a cada momento, así que nunca deberías de perder tu trabajo. Para mayor seguridad, yo hago que guarde los proyectos en mi carpeta de Dropbox, de forma que cada copia sube a la nube automáticamente. Esto me permite también utilizar Scrivener para trabajar en el blog desde cualquier ordenador en el que tenga acceso a internet, tanto en casa como en el trabajo.

Creo que queda bien a las claras que estoy encantado con Scrivener. Es un programa que puedes probar de forma gratuita durante 30 días de uso. Es decir, si lo usas las 24 horas la prueba dura 30 dias, pero si lo usas durante 48 horas a la semana, te durara quince semanas. Pero te recomiendo que lo compres, no es nada caro para todo lo que te ofrece y considero que son los 32,87 euros (40 dólares cuando lo adquirí en enero) que mejor he invertido en mucho tiempo.

 

Los 10 mejores posts de EScomunicación

Hace algo más de dos años que comencé con EScomunicación y ya llevo escritas más de 78.000 palabras, el equivalente a un libro de unas 225 páginas o 158 folios impresos. ¿A qué vienen estas cifras? os preguntaréis. Pues a que éste es el post número 200 y la ocasión bien lo merece. Es el momento de echar la vista atrás y contemplar el trabajo realizado y por ello hoy vamos a hacer una lista con los que, en mi opinión, son los 10 mejores posts de EScomunicación. Sin ningún orden particular, son:

 

 

Para mí, estos son los 10 mejores posts de EScomunicación, pero siempre que se hace una lista, hay quien se queda fuera.La serie que dediqué a los gabinetes de prensa y los posts que hacía en inglés son también, en mi opinión, de lo mejor que he escrito. Y a primeros de 2011 hice una serie de predicciones en tres partes para el año que también me dejó buen sabor de boca. Alguna incluso la acerté y todo. Pero estas listas son siempre subjetivas. Por eso os voy a añadir como bonus un nuevo top ten basado en datos objetivos. Os presento los 10 posts más visitados de EScomunicación.

 

10- Lecturas 2.0 esenciales: Here comes everybody

9- La historia de la empresa que no supo adaptarse: Kodak y sus lecciones para la prensa escrita

8- Consejos para neófitos en redes sociales

7- La desaparición de la prensa escrita (I)

6- La era de la tablet: Mi experiencia con la Motorola Xoom

5- Del #15M al #22M: 7 ideas sobre los días que han cambiado España

4- Los periódicos españoles en las redes sociales

3- Seis buenos ejemplos de storytelling en la publicidad

2- Las 4 fases del ciclo de la noticia digital

1- 10 pensamientos sobre el futuro del periodismo

 

Esta visto que la calidad no está reñida con el éxito. ¿Habéis visto cuántos posts de ambas listas coinciden?

 

Entramos en modo pausa

Muchos de vosotros estaréis a punto de comenzar las vacaciones de Semana Santa, si es que no las habéis empezado ya. En EScomunicación no vamos a descansar y seguiremos trabajando, pero sí nos tomaremos unos días de descanso en el blog para volver el 16 de abril con fuerzas renovadas. Mientras tanto, seguiremos activos en Facebook y Twitter, además de aprovechar que Instagram ya está disponible para Android. ¡Nos leemos!

Convierte tus visitas en una melodía

Ayer fue primero de abril, el equivalente de los santos inocentes en el mundo anglosajón, y Google incorporó una funcionalidad en su servicio de Google Analytics que llama mucho la atención: convertir tus visitas en una melodía. No podía menos que aprovecharlo y así poderos ofrecer hoy, en estreno mundial, ¡la música de EScomunicación!

Dos años de EScomunicación

Y pasito a pasito, post a post, EScomunicación cumple hoy dos años. Parece que fue ayer cuando empecé a escribir en Blogger y ya han pasado dos años completos. Lo que más lamento es no tener una captura de pantalla de aquella época, ni siquiera en la wayback machine queda un registro de entonces, y es una pena. Hoy, aquel dominio lo tiene otro bloguero pero en la pequeña historia de esta página, siempre será el principio de todo. De allí pasé a mi dominio homónimo, donde ahora tengo alojada mi tarjeta de visita, algo mucho más apropiado que no un blog de comunicación, que para eso es mi propio nombre.com.

Hace poco menos de un año, se produjo la transición de Blogger a WordPress y de dominio.com a dominio.es. Y esa ya fue la transición definitiva. Con mi propio dominio, una herramienta de edición tan poderosa como WordPress y cada vez más ganas de seguir hablando y escribiendo sobre comunicación (aunque a veces cueste), solo me queda agradecer a todos los lectores y lectoras del blog, a los paracaidistas de Google y a los visitantes habituales (ya saben quiénes son). A todos vosotros muchas gracias y espero que me aguantéis durante muchos años. Salu2!

10 motivos para tu fracaso como bloguero

Si hay algo que he aprendido en los casi dos años que llevo con EScomunicación, es que hay muchos motivos que pueden causar tu fracaso como bloguero. Estos son sólo algunos de ellos:

  1. No importa si no publico, nadie me lee. Si te has metido a bloguear para alimentar tu ego, prepárate para una cura de humildad, pero aún así, sigue escribiendo. El único modo seguro de que nadie te lea es no escribir.
  2. No tienes disciplina. Un blog nunca tiene que dejar de ser una diversión para el autor, pero si no te lo tomas en serio y tienes un poco de disciplina para escribir con cierta regularidad, el fracaso en forma de abandono está a la vuelta de la esquina. Márcate tus propios objetivos y alcánzalos.
  3. No sabes sobre qué escribir. Si te pones a escribir un post y se te queda la mente en blanco, es muy posible que tengas que replantearte la temática de tu blog. Cíñete a aquello que te gusta y sobre lo que (teóricamente) sabes más que el común de los mortales.
  4. Pierdes tiempo en la forma. Nadie niega que elegir una buena plantilla y un buen diseño es fundamental para que un blog sea agradable a la vista, pero de nada sirve si no te preocupas del fondo, es decir, de los posts. Escribe, reescribe y vuelve a escribir.
  5. Tus posts nunca pasan de «Borrador» a «Publicado». Es cierto que hay que madurar las ideas y no escribir por impulso, pero tampoco puedes mantenerlas en «Borrador» para siempre. Y si tu blog trata de temas de actualidad, «Borrador» no debería siquiera ser una opción.
  6. No encuentras tiempo para el blog. Si estás tan ocupado que no puedes dedicar unos minutos al blog, a apuntar alguna idea, a escribir aunque sea un post a la semana, lo mejor es que no tengas blog y te limites a leer lo que escriben los demás.
  7. Invertí mucho esfuerzo en ese post para no obtener resultado. ¿Qué resultado buscabas con ese post? ¿Necesitas escribir o necesitas que te digan lo bien que escribes? Piénsalo y de paso relee el punto 1.
  8. Otro blog se me ha adelantado. Da igual que no seas el primero en hablar sobre un tema, y menos cuando vivimos en una era de sobreabundancia de información. Lo que importa es que tu visión sobre ese tema sólo puedes darla tú.
  9. Los únicos comentarios que recibo son spam. Lo primero que tienes que hacer es modificar tu filtro antispam para no tener que ver comentarios no deseados y lo segundo que tienes que hacer es repasarte el punto 1, de nuevo.
  10. Es mucho esfuerzo difundir el blog en redes sociales. Si piensas eso, mejor no empieces con el blog. Hoy la web es social y tienes que difundir tus contenidos en redes sociales sí o sí. Y no es tanto esfuerzo, hay muchas herramientas que automatizan esos procesos. Investiga un poco antes de quejarte.