Predicciones para el año que empieza (II): Internet y tecnología

Continuamos con el segundo post de predicciones para este 2011, dedicándonos hoy al mundo de internet y las nuevas tecnologías, con tres grandes apartados: el ascenso de las tablets, la llegada de los nuevos superteléfonos y la normalización de las redes sociales.

2011, el año que todos compramos una tablet

El 2010 fue el año en que las tablets se convirtieron en un objeto masivo de consumo, gracias a la llegada del iPad, el rey casi induscutido del sector, y en este 2011 llegará la explosión definitiva. Si el dispositivo de Apple vendió 14 millones durante el pasado año y su competidor más destacado, el Galaxy Tab, 1,5 millones, todo hace prever que este año las tablets vayan todavía a más, desplazando incluso a los netbooks. Gracias a Honeycomb, la versión 3.0 de Android diseñada especialmente para tablets, los aparatos que apuesten por este sistema operativo serán más estables y tendrán cada vez más funcionalidades.

Todos los fabricantes quieren apostar a este caballo ganador. El CES que se ha celebrado recientemente en Las Vegas ha mostrado muchos tablets, siendo el más destacado el Motorola Xoom, pero de aquí al verano vamos a ver cómo tablets de todo tipo y para todos los bolsillos inundan los comercios y las páginas web, intentado conseguir un trozo de este nuevo pastel. Y todo eso sin contar con la presentación del nuevo modelo de iPad, que se rumorea puede anunciarse el próximo mes. Yo mismo tengo intención de comprar una tablet, pero antes toca renovar mi smartphone…

No limits: De los smartphones a los superphones

Los smartphones actuales ya son auténticos ordenadores de bolsillo, pero es que lo que viene ya tiene que ser calificado de superphones, superteléfonos que sirven como reproductores multimedia, centrales de correo electrónico, consolas de videojuegos, gestores de redes sociales, discos duros conectados a la nube e incluso para hacer llamadas telefónicas. La palabra para ello es potencia: los nuevos procesadores de doble núcleo adaptados para móviles y las memorias más rápidas y eficientes van a permitir (crucemos los dedos) que la potencia necesaria para moverlos se traduzca también en mejoras sensibles de la batería, la gran tara de los smartphones.

No es ningún secreto que los smartphones es el segmento de la telefonía móvil que más crece, y la competencia entre Android, Apple y RIM va a ser feroz, aunque el sistema operativo de Google lleva las de ganar, con cada vez más fabricantes desarrollando dispositivos bajo Android. La variedad es el gancho para que todo el mundo consiga su teléfono inteligente, con terminales de pantallas de 4’5 pulgadas, aparatos preparados para aguantar las condiciones más duras, teléfonos que directamente son consolas… En el Mobile World Congress de Barcelona en febrero podremos ver muchos de estos dispositivos, y estaremos pendientes de la nueva versión del iPhone. Yo aún no he renovado mi teléfono, precisamente a la espera de estos nuevos superphones, ya os iré contando mi experiencia….

La normalización de las redes sociales

Finalmente, en 2011 vamos a asistir a la normalización de las redes sociales como instrumento de comunicación y relación entre personas, empresas, medios de comunicación y todo lo que puedas pensar. Facebook es el rey sin ninguna duda. No hay ninguna red que se le pueda comparar por penetración o número de usuarios, y los pocos que todavía no estuvieran conectados lo harán a lo largo del año. Si hace unos años en España incluso los menos avezados en internet sabían lo que era el messenger, Facebook va a sustituirlo, como se ha podido ver en estas fiestas, en las que los tradicionales SMS se han sustituido por mensajes en las redes sociales.

La otra gran red es Twitter, que para mí consiguió la mayoría de edad en nuestro país con la crisis de los controladores en el puente de diciembre y así lo escribí. Facebook todavía puede crecer, pero será Twitter la red que más crezca durante 2011 en España y en todo el mundo. Su rápidez, su facilidad de uso, su integración con smartphones y tablets, la posibilidad de seguir a los famosos y estrellas del deporte… todo ello hará que 2011 sea el año de la explosión de Twitter y el cómo afecte a nuestro modo de relacionarnos y consumir información será un tema recurrente en EScomunicación.

El futuro de los debates electorales

El pasado miércoles tuvo lugar el #twittdebate, una interesante iniciativa que enfrento a los políticos Santiago Cervera y Roberto Jiménez a través de Twitter, en la que quizá sea el primer ejemplo de lo que puede ser una campaña electoral 2.0.

Hasta hoy, las campañas electorales eran unidireccionales. Los partidos políticos transmitían su mensaje a los medios y estos los transmitían a la sociedad. Los debates electorales no eran más que un contraste de mensajes en directo, moderado por el medio encargado de organizarlo y que después era triturado, masticado y envasado en piezas de prensa o radio para el consumidor final, los votantes. Eso ya se ha acabado, aunque creo que nadie se ha dado cuenta. El #twittdebate es el primer ejemplo de lo que tendremos en las campañas electorales del futuro: el político hablando directamente con los ciudadanos, en una retroalimentación constante y sin intermediarios, para bien y para mal.

Habrá quien piense que exagero, que no es para tanto, que no viviremos para verlo. Ante eso sólo puedo recordar lo que fue la campaña electoral de Obama, en la que aprovechó las nuevas tecnologías para que sus votantes colaborasen con él. ¿Y a quién correspondía el grueso de esos votantes implicados? A los jóvenes de la generación digital,  los que tienen su móvil o smartphone siempre a mano, que leen y responden al momento a sus sms, que entran en Facebook una o más veces al día y que no tiene problema en rellenar formularios con datos privados. Es esa generación la que no va a admitir debates electorales a la antigua usanza.

Imaginemos un debate electoral televisado en el futuro cercano. Los dos líderes políticos debaten sobre diferentes temas que va fijando el moderador. En la banda inferior de la pantalla, aparecen alternativamente SMS, tweets y mensajes de Facebook de los televidentes opinando sobre lo que se dice en el debate y planteando preguntas, algunas de las cuales son planteadas por el moderador a los políticos. En las páginas web de los periódicos, se emite la imagen del debate en tiempo real y en la columna de la derecha aparecen los comentarios de los periodistas, contextualizando cada respuesta. Las webs de los partidos políticos también lo emiten, y ofrecen la posibilidad de descargarse los gráficos y argumentos que utiliza el líder político en el debate. Las redes sociales tienen debates paralelos en los que los usuarios hablan, comentan y discuten lo que se habla al mismo tiempo que ocurre.

En dias anteriores y posteriores, los internautas preguntan a sus políticos en twitter sobre diferentes cuestiones planteadas en el debate y durante la campaña electoral. Los más activos de ellos hacen campaña en twitter respondiendo personalmente a la mayor parte de los usuarios. Otros recogen las preguntas que les ofrecen y escriben en su blog personal respondiendo. Esos posts generan comentarios adicionales y el debate se retroalimenta. Gran parte de la campaña, especialmente a nivel autonómico y local, se desarrolla de esta manera.

¿Ciencia ficción? Quizás, pero hace 20 años Internet también era ciencia-ficción.