Del #15m al #22m: 7 ideas sobre los días que han cambiado España

A pesar de los diferentes orígenes todos colaboraron para que la acampada de Sol fuese un éxito

Seguramente nadie se esperaba (yo desde luego no) que el mes de mayo de 2011 fuese a convertirse en lo que finalmente se ha convertido, un punto histórico de inflexión en el que la sociedad civil ha tomado la calle para protestar contra el poder político. Aunque el movimiento del 15m parece que está perdiendo fuelle, no se puede negar el impacto del mismo dentro y fuera de nuestras fronteras y debe constituir un aviso para navegantes.

A esta movilización histórica hay que unir un resultado no menos histórico en las elecciones municipales y autonómicas, en las que el PP ha conseguido un gran triunfo gracias al descalabro monumental del PSOE en toda España. Este resultado no presagia nada bueno para las generales de 2012 y ahora mismo el Partido Socialista se encuentra en una situación muy delicada, incluso más que en el año 2000. Sin duda alguna, España ha cambiado en estos siete días.

  • Los españoles se han movilizado. Se había criticado mucho la pasividad de la sociedad española pero el 15m ha demostrado que sólo hacía falta un pistoletazo de salida para canalizar todo el descontento. Las redes sociales, como se ha visto en el mundo árabe, han eliminado los obstáculos para crear grupos y coordinar protestas, y han sido un arma fundamental para evitar que la concentración se enfriara y para darla a conocer en todo el mundo.
  • El descontento de los españoles se ha traducido en votos. Si bien el PP ha subido ligeramente y el PSOE se ha desplomado, hay que destacar que ente IU y UPyD (las otras dos formaciones de ámbito nacional) suman casi dos millones de votos, a los que hay que sumar más de medio millón de votos en blanco.  Eso son dos millones y medio de españoles que no están de acuerdo con la política de los grandes partidos (y sin contar con los votos nulos o la abstención).
  • Los medios de comunicación españoles han sido puestos en evidencia. No es sólo que no hicieran caso al movimiento en sus portadas, es que al principio informaron más y mejor los medios extranjeros que los nacionales. Solo cuando #acampadasol empezó a repetirse en todas las ciudades de España se empezó a prestar atención al movimiento como lo que realmente es, un revulsivo para una sociedad adormilada.
  • El PSOE ha sido puesto en evidencia. Si quedaba algún incrédulo en las filas socialistas, ya han visto que las urnas no han perdonado el tijeretazo y deben ir preparándose para un rapapolvo similar en las generales. Y en cuanto a Zapatero, cada vez da más la impresión de que quiere ser un mártir por los españoles, el hombre que hizo las reformas que nadie quería hacer. Lo que pasa es que igual se lleva a su partido por delante.
  • El PP tiene ahora mismo una patata caliente entre las manos.  Ha conseguido un triunfo incontestable pero no por meritos propios, y en las generales de 2012 parece que repetirá. Lo que los españoles se preguntan es si realmente el PP está preparado para enderezar la situación, porque va a heredar un país en quiebra técnica, económica y social. Más vale que lo hagan bien o los rescates de Grecia, Irlanda o Portugal van a ser calderilla comparadas con el nuestro.
  • Que nadie se engañe, el 15m ha sido sólo el principio. La sociedad española ha visto que puede movilizarse y que no necesita a partidos o sindicatos para que la convoquen. Da igual que al movimiento como tal y las acampadas se acaben en días o semanas. La posibilidad de regresar siempre va a estar ahí y lo que se ha vivido esta última semana se repetirá en las generales de 2012, especialmente si los partidos políticos no toman nota.
  • Y que el movimiento del 15m no se engañe tampoco.  Ha tenido más éxito cuanto más generales han sido sus propuestas, pero desde el momento en que vaya al detalle va a perder adeptos, pues muchos de los que han acampado no querrán vincularse con unas propuestas que consideran de un determinado signo ideológico. En los primeras días, el 15m fue una desorganización organizada, si pierde ese carácter se convertirá en otra cosa.

Despues de las elecciones es el momento de reflexionar sobre lo conseguido y estructurarlo hacia el futuro

Lo que un periodista debe saber para crear su marca personal

There''s Always One
Foto: Nickwheeleroz vía Flickr

Este año y los siguientes, las empresas periodísticas y los periodistas se van a enfrentar a muchos retos. Estamos en una época de cambio de paradigma que ha coincidido con una crisis económica y el resultado es un escenario convulso en el que nadie sabe qué va a pasar mañana. Las cifras de paro en la profesión no son nada alentadoras y, por eso, los profesionales de la comunicación deben hacer todo lo que esté en su mano para no convertirse en mano de obra no cualificada. El modo más sencillo de hacerlo es crear y desarrollar tu marca personal, y para ello hay cinco cosas que deberías saber:

  • Que nadie te engañe con el mito de que el periodista debe ser anónimo y la marca personal es una muestra de egocentrismo. Desde Mariano José de Larra a Pedro J. Ramírez, pasando por Matías Prats padre o Luís del Olmo, los periodistas siempre han usado la marca personal. La diferencia es que ahora pueden hacerlo todos, no sólo las grandes estrellas del periodismo y eso no es malo, al contrario.
  • En el mundillo periodístico, la competencia es feroz y los periodistas que quieran ser mano de obra cualificada deben aportar algo más. Tu marca personal será la mejor manera de establecerte como experto en tu propio campo de conocimiento, y te permitirá aportar algo más que tus competidores.
  • La especialización es otra forma de crear tu marca personal. Gracias a Internet, incluso del área más recóndita de conocimiento hay gente que quiere conocer cosas. Nunca pienses que lo que escribes no interesa a nadie, la teoría de la larga cola asegura que tu público te encontrará con el tiempo.
  • Para dar a conocer tu marca personal, no hay mejor manera que aprovechar las posibilidades de la web social. Despreciar las nuevas herramientas que te ofrece es un error, porque Twitter, Facebook, Linkedin, Foursquare, Tumblr, Flickr… son únicamente eso, herramientas. Si alguien se da un martillazo en el dedo al poner un clavo, no se le echa la culpa al martillo.
  • Precisamente por las posibilidades de la web social, la comunicación en el acto periodístico ya no puede ser unidireccional. Para cimentar tu marca personal, debes escuchar a tu público y conversar y compartir tus conocimientos con él. Incluso si recibes críticas debes verlas como algo positivo, porque nadie se molesta en criticar algo si no le importa. Y más importante aún, escribes para tu público, no para un ente abstracto; desde el momento en que empiecen a hablar contigo, no puedes retirarles la palabra.

Los periódicos españoles en las redes sociales

Una idea que llevamos manteniendo en EScomunicación desde hace hace tiempo es que los medios de comunicación tienen que hacerse sociales para sobrevivir en la nueva era digital. ¿Lo están haciendo los medios españoles? ¿Se están integrando en las redes sociales para que sus lectores puedan compartir sus contenidos? ¿Fomentan la transparencia? ¿Se abren a sus lectores y admiten sus aportaciones? Como en todo, lo primero que hay que hacer es examinar el estado actual de la situación, que se resume en la siguiente tabla, limitada a los mayores diarios españoles.

[table id=1 /]

Datos de ventas y difusión correspondientes a OJD Febrero 2011.
Datos de Facebook y Twitter recogidos el 10/04/2011.
*La cifra de Facebook corresponde a la página de Intereconomía.

Lo primero que observamos es que el primer diario off-line es también el primer diario on-line, y en el caso de seguidores de Twitter, con una diferencia abrumadora. Las ventas y difusión de El País que le hacen el generalista más vendido se traducen también en fans de Facebook y followers en Twitter. De la misma forma, el segundo puesto de El Mundo es inapelable en Twitter, pero en Facebook ese segundo puesto le pertenece al diario Público.

El caso de Público es muy curioso, pues ha conseguido movilizar a todos sus simpatizantes en las redes sociales de una forma que no consigue en el kiosko. En otras palabras, cada vez que Público actualiza su estado de Facebook o lanza un tuit, llega a más gente que a través de la edición impresa. Los demás medios traducen sus ventas en una cantidad más o menos equivalente de seguidores, aunque destaca, negativamente, La Razón, que a estas alturas del partido, no ha sabido generar una presencia significativa en las redes sociales. Da igual si es por desconocimiento o por dejadez, ningún medio puede ya permitirse no estar, aunque solamente sea por cuestión de imagen.

El quid de la cuestión es cómo pueden monetizar esas cifras de alguna manera. De hecho, esa es la gran preocupación de todos los periódicos, encontrar el modo de traducir sus seguidores en internet en ingresos para el medio. El primero en conseguir un modelo viable será el pionero de una nueva forma de empresa periodística en la que los ingresos off-line y on-line se complementen, un nuevo santo grial que todos buscan y nadie encuentra.

Pero las empresas periodísticas también tienen que cambiar su mentalidad para poder satisfacer a sus seguidores. Como demostró el caso de Sostres la semana pasada, si tienes cientos de miles de seguidores lo mejor que puedes hacer es escucharlos, porque como no lo hagas, tu credibilidad quedará dañada, posiblemente de manera irreparable. En las redes sociales, no hay comunicación unidireccional y quien piense lo contrario está condenado a fracasar.

La rebelión de Twitter: #eurodiputadoscaraduras y Sostres

En el día de hoy hemos asistido a dos nuevos ejemplos de cómo Twitter está transformando nuestras vidas y nuestro modo de consumir y reaccionar a la información. Por un lado, tenemos el hashtag #eurodiputadoscaraduras con el que los usuarios han mostrado su indignación ante la votación en la que la mayoría de los eurodiputados se posicionaron en contra de viajar en clase turista para vuelos inferiores a menos de cuatro horas. Por el otro, tenemos algo inédito en España: la retirada de un artículo de opinión en un periódico (sólo en la edición digital, en papel era ya imposible) del polémico Salvador Sostres por justificar la violencia de género.

En el caso de los eurodiputados, es otro indicativo claro de cómo a veces los políticos no entienden la importancia de los gestos.  Da igual que, dentro del presupuesto de la eurocámara y las asignaciones de los diputados, la diferencia sea nimia. Estamos hablando de que en un momento de crisis, en la que los ciudadanos nos tenemos que apretar el cinturón, no se pueden permitir excentricidades ni gastos superfluos.

En lo que se refiere a Sostres, el artículo (que ya no está ni en la caché de Google, pero que puede leerse aquí) está escrito con el ánimo de polemizar, y cualquiera que haya seguido mínimamente la trayectoría de este hombre sabe que vive de la polémica. Dicho lo cual, en un tema tan sensible como la violencia de género se tenía que haber mordido la lengua y no intentar defender o justificar al asesino.

Hasta hace unos años, no habría pasado nada en ninguno de estos dos casos, pero las cosas han cambiado. Twitter ha permitido que el descontento generado entre los ciudadanos se canalice, convirtiendo ambos asuntos en trending topics de los que todo el mundo habla. Antes, el cabreo se habría reducido a tertulias de bar o incluso tertulias radiofónicas, pero ahora todos pueden expresar su rechazo mediante un simple tweet, y cuando lo hacen muchos, se nota. Y si no, que le pregunten a Pedro J. Ramírez o al PSOE

Finalmente, y ya refiriéndonos sólo al ámbito periodístico, el caso de Sostres es el que más nos interesa, pues sienta un precedente y abre un debate. ¿Debe un medio de comunicación retirar un artículo de opinión por quejas recibidas en Twitter? Yo opino que sí y doy tres razones:

  • El director de El Mundo ha abrazado Twitter con la fe del converso. Si no hubiera hecho caso a las múltiples quejas recibidas, su credibilidad, y por extensión la del medio que dirige, habría quedado seriamente dañada. No puedes abrirte a tu público y luego no escuchar lo que te dicen.
  • El artículo no estaba publicado en una dirección web personal, sino dentro de la dirección corporativa de El Mundo, y ha sido El Mundo (sus directores) quienes han decidido quitarlo. Se pueden compartir o no sus razones, pero tienen todo el derecho a publicar, mantener o borrar lo que quieran dentro de su web.
  • Antes de Twitter , el artículo de Sostres habría motivado varias cartas al director, publicadas días después, y con consecuencias prácticamente inexistentes. Hoy, se ha eliminado el artículo y se han conseguido disculpas del director del medio. Sin ninguna duda, me quedo con el hoy.

 

Consejos para neófitos en redes sociales

En lo que va de 2011, estoy viendo a varios amigos y colegas que se están introduciendo en las redes sociales. En algunos casos, se ha pasado de no querer saber nada de ello a ser fervientes conversos de los social media. Algunos me han pedido consejo o me han preguntado para qué sirve. Así que para todos ellos, aquí van unos breves consejos los néofitos en redes sociales.

 

 

¿Por dónde empiezo?

 

Antes de hacer nada, piensa para qué te quieres meter en las redes sociales, que cada una tiene su función.

 

  • Tuenti es la red social netamente española, dirigida a un público joven, y enfocada al ocio. No tengo perfil en ella, así que no puedo decir mucho más, aparte de que es la única capaz de plantar cara a Facebook en su terreno en el territorio español.
  • Facebook es la red que ya todos conocen, gracias a la película La red social. Es la red más grande, ideal para recuperar el contacto con gente a la que no veías hace tiempo, compartir vídeos y enlaces y para jugar cuando estas en la oficina.
  • Linkedin es más seria y está enfocada al mundo laboral. Puedes usarla para poner tu CV en línea, ampliar tu red de contactos profesionales y buscar y/o ofrecer empleo.
  • Flickr es donde tienes que estar si eres amante de la fotografía. Te permite tener organizado tu archivo fotográfico, compartir tus fotos con toda Internet o sólo unos pocos amigos y olvidarte para siempre de hacer copias de seguridad, al tener todas tus imágenes en la nube.
  • Twitter es la red de moda del momento y repasé sus funciones hace pocos días, con motivo de su quinto aniversario. Para abreviar, puedes usarla para seguir a los famosos o personalidades que te interesen del mundo de la política o deporte, entre otros muchos ámbitos, y poder interactuar con ellos, además de para intercambiar mensajes con tus amigos y colegas de trabajo.

Hay muchas más, pero para empezar, éstas son las que hay que tener en cuenta, según tus necesidades. ¿Que quieres estar en contacto con tus colegas? Tuenti o Facebook ¿Que además de eso quieres estar en contacto continuo? Abre una cuenta de Twitter ¿Que quieres que tu abuela vea las fotos de su nieto? O abres una cuenta de Flickr o las metes todas en Facebook. ¿Que quieres utilizarla como escaparate para promocionarte profesionalmente? Entonces tienes que estar en Linkedin. Como ves, todo depende de lo que quieras conseguir.

Paso a paso

Otra cosa que he notado es que para algunos estar en las redes sociales parece una carga. «Esto necesita más horas de las que parece» o»no tengo tiempo para estar conectado todo el día» son dos de las frases que he oído a este respecto. Mi respuesta es siempre la misma: Lo que tienes que hacer es ir paso a paso.  Por eso, no abras varias cuentas a la vez, ve gradualmente. Si abres cuenta en Facebook o Tuenti, no te apresures a abrirte también un Twitter o vincularla con Linkedin. Explora todas las posibilidades que te ofrece una red antes de meterte en otra. Ya sabes que quien mucho abarca, poco aprieta.

Tu teléfono es tu aliado

Las redes sociales y los smartphones han explotado simultáneamente y con razón. Gracias a los smartphones, cualquiera puede acceder en cualquier momento a su red social de preferencia y, al mismo tiempo, muchos adictos a las redes sociales han encontrado en los smartphones el vehículo perfecto para estar conectado 24/7. Blackberry, iPhone y Android te ofrecen la posibilidad de descargarte aplicaciones específicas para cada red social y conectarse nunca ha sido tan fácil. Y eso no que hemos hablado de las tablets…

Cada cosa en su sitio

Una vez que hayas cogido la soltura suficiente para manejarte desde el PC, tu smartphone o tu tablet, tienes que decidir para qué usas cada red. En mi caso particular, a Facebook le doy un uso personal, para estar en contacto con familiares, amigos o compañeros de trabajo y compartir con ellos vídeos y enlaces que me parecen interesantes o divertidos. En cambio, la página de Facebook de EScomunicación es exclusivamente para publicar los artículos del blog y compartir otros contenidos que puedan ser de interés para los lectores, limitándome a la temática del blog.

En Linkedin, mi perfil es profesional. Aunque algunos de mis contactos son amigos míos, mi objetivo es establecer una red de contactos dentro de mi profesión, pero no de cualquier manera. No acepto todas las solicitudes que me llegan si no veo un motivo claro, e intento participar en los grupos en los que estoy y en las preguntas y respuestas, para que mi actividad no se reduzca a hacer networking.

Además, tengo una cuenta de Flickr que utilizo para compartir algunas imágenes y como depósito para aquellas que no subo al servidor de EScomunicación y un mini blog en Tumblr, que uso para compartir contenidos breves simultáneamente en mis cuentas de Twitter y Facebook.

En Twitter soy más anárquico, mezclando lo personal y lo profesional. Aquí comparto enlaces de comunicación y otros temas mas lúdicos como comics o humor, y sigo a gente de lo más variada, entre amigos, humoristas, personajes ficticios, periodistas y gente de comunicación. A pesar de ello sí soy organizado para elegir a quién sigo, si no aporta nada de valor a mi timeline o no es una amistad offline no entrará en ella.

Este último consejo es válido para todas las redes sociales, no añadas a nadie a tus contactos por añadir. Sólo porque te haya mandado una invitación no significa que te conozca. Hay muchos usuarios que parece que tienen el síndrome Pokemon, quieren hacerse con todos los contactos posibles. Más allá de cualquier otra consideración, no te preocupes por hacerte con el mayor número de contactos y amistades, preocúpate porque sean los mejores contactos y amistades posibles. Y esto también se aplica cuando te desconectas.

El futuro de la prensa II: Los medios tienen que hacerse sociales

Hace un año, escribí un post sobre el futuro de la prensa escrita en el que afirmaba que nos encontrábamos ante un auténtico proceso darwiniano, en el que «la selección natural va a hacer que desaparezcan las cabeceras que no sepan adaptarse a un nuevo modelo». También hablaba de las tres D (difusión, diferenciación y dinero) que eran y son las claves y objetivos que todo periódico debe buscar a la hora de sobrevivir en el siglo XXI, adaptando su modelo de negocio al papel decreciente del papel y creciente de las pantallas.

Ha pasado un año y poco o nada ha cambiado de aquel análisis. La circulación de los diarios sigue bajando y hay que buscar modos de arreglar la cuenta de resultados, aunque sea mejor pensar en la supervivencia a largo plazo con soluciones para evitar el cierre, como ya vimos en su momento. Queda para la esperanza que el boom de las tablets haga que surja un nuevo canal por el que los miedos escritos puedan encontrar otro cauce de difusión y monetización de sus contenidos. La oportunidad está ahí, pues las tablets y los smartphones se van a ir convirtiendo, cada vez más, en un elemento cotidiano de nuestra vida diaria, pero queda por ver si los medios españoles están preparados para ese reto. Alguno ya se apunta tantos, y dicen que quien pega primero…

Lo que sí está claro es que no son buenos tiempos para el periodismo. Prisa, que se enfrenta a un recorte draconiano, ha tenido que vender Cuatro y CNN+, y esta última ha desaparecido. Colpisa también ha estado a punto de cerrar. ABC sigue reduciendo su plantilla, y El Mundo y el País van a tener que negociar sus convenios este año y va a ser difícil que los trabajadores de ambos periódicos puedan mantener sus condiciones salariales y laborales. Pero aunque el futuro está un poco negro, todavía hay posibilidades. Y la salvación de muchos medios de comunicación pasará por las redes sociales. Los medios de comunicación tienen que hacerse sociales

Ante datos como los que se recogen en el vídeo que acabas de ver, no hay mucho más que añadir. Pero ¿cómo pueden hacerse sociales los medios?

  • Tienen que integrarse con las redes sociales existentes para que el usuario pueda compartir. Cada vez que leo algo interesante me gusta compartirlo con mis conocidos y no hay nada más fácil que implementar botones sociales para enviar ese contenido directamente a Facebook, Twitter o tu red social de preferencia. Es tan fácil que hasta este blog los tiene.
  • Hay que fomentar la transparencia y dar a conocer a tu equipo. Trabajando como trabajo en el mundillo, conozco prácticamente a todos los periodistas de información política, sé dónde escriben y en qué tertulias participan. Para el ciudadano medio esto no es posible, pero hay que favorecer la posibilidad de perfiles actualizados, con enlaces a otros artículos que haya escrito, vídeos, blogs… Hay que abrazar el concepto de publicness, la transparencia crea confianza, el secretismo no.
  • Tienen que abrirse a sus usuarios y consumidores. Como todas las buenas ideas, es muy simple, cuanto más permitas a tus lectores implicarse en tu medio, más adhesión generarás y más seguidores de tu medio conseguirás. De la misma forma, no hay que temer a la participación no profesional y confiar en la sabiduría del colectivo. La prueba es que la sexta página más visitada del mundo se basa en esos mismos principios.

Estos son sólo algunas formas de hacerse social. Habrá muchas en las que no haya pensado y muchas más que todavía ni se hayan inventado, pero el futuro está ahí. Veremos si durante este 2011 los medios abrazan esta realidad, pero dentro de un año, volveremos a tratar el tema y veremos por dónde anda el futuro de la prensa.

Predicciones para el año que empieza (II): Internet y tecnología

Continuamos con el segundo post de predicciones para este 2011, dedicándonos hoy al mundo de internet y las nuevas tecnologías, con tres grandes apartados: el ascenso de las tablets, la llegada de los nuevos superteléfonos y la normalización de las redes sociales.

2011, el año que todos compramos una tablet

El 2010 fue el año en que las tablets se convirtieron en un objeto masivo de consumo, gracias a la llegada del iPad, el rey casi induscutido del sector, y en este 2011 llegará la explosión definitiva. Si el dispositivo de Apple vendió 14 millones durante el pasado año y su competidor más destacado, el Galaxy Tab, 1,5 millones, todo hace prever que este año las tablets vayan todavía a más, desplazando incluso a los netbooks. Gracias a Honeycomb, la versión 3.0 de Android diseñada especialmente para tablets, los aparatos que apuesten por este sistema operativo serán más estables y tendrán cada vez más funcionalidades.

Todos los fabricantes quieren apostar a este caballo ganador. El CES que se ha celebrado recientemente en Las Vegas ha mostrado muchos tablets, siendo el más destacado el Motorola Xoom, pero de aquí al verano vamos a ver cómo tablets de todo tipo y para todos los bolsillos inundan los comercios y las páginas web, intentado conseguir un trozo de este nuevo pastel. Y todo eso sin contar con la presentación del nuevo modelo de iPad, que se rumorea puede anunciarse el próximo mes. Yo mismo tengo intención de comprar una tablet, pero antes toca renovar mi smartphone…

No limits: De los smartphones a los superphones

Los smartphones actuales ya son auténticos ordenadores de bolsillo, pero es que lo que viene ya tiene que ser calificado de superphones, superteléfonos que sirven como reproductores multimedia, centrales de correo electrónico, consolas de videojuegos, gestores de redes sociales, discos duros conectados a la nube e incluso para hacer llamadas telefónicas. La palabra para ello es potencia: los nuevos procesadores de doble núcleo adaptados para móviles y las memorias más rápidas y eficientes van a permitir (crucemos los dedos) que la potencia necesaria para moverlos se traduzca también en mejoras sensibles de la batería, la gran tara de los smartphones.

No es ningún secreto que los smartphones es el segmento de la telefonía móvil que más crece, y la competencia entre Android, Apple y RIM va a ser feroz, aunque el sistema operativo de Google lleva las de ganar, con cada vez más fabricantes desarrollando dispositivos bajo Android. La variedad es el gancho para que todo el mundo consiga su teléfono inteligente, con terminales de pantallas de 4’5 pulgadas, aparatos preparados para aguantar las condiciones más duras, teléfonos que directamente son consolas… En el Mobile World Congress de Barcelona en febrero podremos ver muchos de estos dispositivos, y estaremos pendientes de la nueva versión del iPhone. Yo aún no he renovado mi teléfono, precisamente a la espera de estos nuevos superphones, ya os iré contando mi experiencia….

La normalización de las redes sociales

Finalmente, en 2011 vamos a asistir a la normalización de las redes sociales como instrumento de comunicación y relación entre personas, empresas, medios de comunicación y todo lo que puedas pensar. Facebook es el rey sin ninguna duda. No hay ninguna red que se le pueda comparar por penetración o número de usuarios, y los pocos que todavía no estuvieran conectados lo harán a lo largo del año. Si hace unos años en España incluso los menos avezados en internet sabían lo que era el messenger, Facebook va a sustituirlo, como se ha podido ver en estas fiestas, en las que los tradicionales SMS se han sustituido por mensajes en las redes sociales.

La otra gran red es Twitter, que para mí consiguió la mayoría de edad en nuestro país con la crisis de los controladores en el puente de diciembre y así lo escribí. Facebook todavía puede crecer, pero será Twitter la red que más crezca durante 2011 en España y en todo el mundo. Su rápidez, su facilidad de uso, su integración con smartphones y tablets, la posibilidad de seguir a los famosos y estrellas del deporte… todo ello hará que 2011 sea el año de la explosión de Twitter y el cómo afecte a nuestro modo de relacionarnos y consumir información será un tema recurrente en EScomunicación.

Facebook quiere destronar a Google

Facebook presentó ayer su nuevo sistema de mensajería, un salto adelante en las posibilidades para relacionarse que tienen sus usuarios y que puede verse como un ataque frontal al correo electrónico tradicional. Aunque el propio Mark Zuckerberg señala que no buscan competir con los grandes servicios de mail como Gmail, Hotmail o Yahoo, salta a la vista que puede hacerles mucho daño que 500 millones de usuarios consigan un correo@facebook.com y éste se convierta en su correo primario.

Si Facebook ya había conseguido unas tasas de permanencia muy altas entre sus usuarios, sobre todo entre los más jóvenes, la posibilidad de enviar mails hará que esas tasas aumenten en gran medida. No será necesario salir de Facebook para enviar y recibir correos electrónicos, y aunque habrá que esperar a ver cómo implementan esta funcionalidad y cómo se desarrolla su uso por parte de los internautas, es un envite a grandes por parte de Facebook para hacerse con el trono de Internet en el que está Google.

Tras esta maniobra, cobra todo el sentido la disputa entre Google y Facebook por la gestión de contactos, que ha hecho que Google avise directamente a sus usuarios del riesgo que supone compartir sus contactos con una plataforma que luego no les permitirá exportarlos a otra. También explica el hecho de que Bing sea ahora el buscador por defecto en Facebook y no Google. Facebook ya es de facto el sistema operativo de la internet social, especialmente a través de los botones «Me gusta» que proliferan por la red. Si consigue extrapolar ese dominio al correo electrónico, tendremos un nuevo rey de la web. Y la pregunta es ¿qué hará Google ahora?

La brecha tecnológica y generacional

Me pasa mi colega Juan la siguiente noticia del diario Público: Las redes sociales no convencen a los españoles. Tras leerla, busco el teletipo original de Europa Press y el Eurobarómetro al que hace referencia y compruebo que, una vez más, un titular polémico y muy interpretable vende más que un titular puramente informativo.

Por lo que se ve, que un 28% de los españoles participe en las redes sociales no debe ser algo digno de destacar. Según el Instituto Nacional de Estadística, somos casi 47 millones de españoles, con lo que el 28% equivale a 13.160.000 personas. Más de 13 millones de personas haciendo uso de las redes sociales es mucha gente conectada, un mercado muy grande para cualquier empresa y cinco veces más que la población de Letonia, el país de la UE con más participación en redes sociales segun el Eurobarómetro.

Y eso por no hablar de otra cifra del estudio, la del 47% de penetración de Internet en nuestro país. Cada cual verá el vaso a su manera, medio lleno o medio vacío, pero nadie puede negar que tener más de 22 millones de personas conectadas en España, a pesar de tener tarifas más caras que la media de Europa, es un paso muy grande para nosotros. O también podemos citar otro estudio del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información, que da la cifra de 27 millones de internautas, todavía más gente conectada.Pero hay una cifra en el Eurobarómetro que no aparece en el teletipo de Europa ni, por tanto, en la noticia de Público que lo reproduce, y que me preocupa.

Age seems to be the biggest socio-demographic factor distinguishing those who use social networking websites. Among those who use social networking websites every day, 15-24 years olds and students are most prevalent, whilst among those who would never use a social networking website the most prevalent are over 40 year olds and the retired.

Si ya existe una brecha tecnológica y generacional entre quienes usan Internet y quienes no, esta nueva brecha que se abre entre los que están en las redes sociales y los que no piensan usarlas la va a hacer aún mayor. Tenemos a una generación de trabajadores jóvenes que, con suerte, han encontrado un puesto de trabajo y que ven como a sus tareas habituales se le suman una serie de obligaciones online (y no me refiero sólo a gestión de redes sociales) sin que se reconozca en su sueldo, frente a las generaciones anteriores, que tienen mejores sueldos (en general) pero están totalmente incapacitadas, y hasta orgullosas de ello, para realizar cualquier trabajo online.

Esta brecha digital sí va a ser un problema real en los próximos años, a medida que la red se haga cada vez más omnipresente en nuestras actividades y en la economía, y cambie, en mayor o menor medida, nuestras costumbres y usos sociales. Se podrá pensar que soy un visionario, que he leído mucha ciencia ficción, que exagero, pero la realidad irrefutable es que no hay marcha atrás en el cambio, en ningún cambio. La gente no va a dejar de conectarse a Internet ni de usar redes sociales y la inexorable Ley de Moore hará posible que cada vez haya más dispositivos conectados a través de los cuales podamos interactuar. Más allá de estudios y encuestas sobre los que se puede discutir hasta el fin de los tiempos, hay que preguntarse si estamos preparados para ese cambio.