Del #15m al #22m: 7 ideas sobre los días que han cambiado España

A pesar de los diferentes orígenes todos colaboraron para que la acampada de Sol fuese un éxito

Seguramente nadie se esperaba (yo desde luego no) que el mes de mayo de 2011 fuese a convertirse en lo que finalmente se ha convertido, un punto histórico de inflexión en el que la sociedad civil ha tomado la calle para protestar contra el poder político. Aunque el movimiento del 15m parece que está perdiendo fuelle, no se puede negar el impacto del mismo dentro y fuera de nuestras fronteras y debe constituir un aviso para navegantes.

A esta movilización histórica hay que unir un resultado no menos histórico en las elecciones municipales y autonómicas, en las que el PP ha conseguido un gran triunfo gracias al descalabro monumental del PSOE en toda España. Este resultado no presagia nada bueno para las generales de 2012 y ahora mismo el Partido Socialista se encuentra en una situación muy delicada, incluso más que en el año 2000. Sin duda alguna, España ha cambiado en estos siete días.

  • Los españoles se han movilizado. Se había criticado mucho la pasividad de la sociedad española pero el 15m ha demostrado que sólo hacía falta un pistoletazo de salida para canalizar todo el descontento. Las redes sociales, como se ha visto en el mundo árabe, han eliminado los obstáculos para crear grupos y coordinar protestas, y han sido un arma fundamental para evitar que la concentración se enfriara y para darla a conocer en todo el mundo.
  • El descontento de los españoles se ha traducido en votos. Si bien el PP ha subido ligeramente y el PSOE se ha desplomado, hay que destacar que ente IU y UPyD (las otras dos formaciones de ámbito nacional) suman casi dos millones de votos, a los que hay que sumar más de medio millón de votos en blanco.  Eso son dos millones y medio de españoles que no están de acuerdo con la política de los grandes partidos (y sin contar con los votos nulos o la abstención).
  • Los medios de comunicación españoles han sido puestos en evidencia. No es sólo que no hicieran caso al movimiento en sus portadas, es que al principio informaron más y mejor los medios extranjeros que los nacionales. Solo cuando #acampadasol empezó a repetirse en todas las ciudades de España se empezó a prestar atención al movimiento como lo que realmente es, un revulsivo para una sociedad adormilada.
  • El PSOE ha sido puesto en evidencia. Si quedaba algún incrédulo en las filas socialistas, ya han visto que las urnas no han perdonado el tijeretazo y deben ir preparándose para un rapapolvo similar en las generales. Y en cuanto a Zapatero, cada vez da más la impresión de que quiere ser un mártir por los españoles, el hombre que hizo las reformas que nadie quería hacer. Lo que pasa es que igual se lleva a su partido por delante.
  • El PP tiene ahora mismo una patata caliente entre las manos.  Ha conseguido un triunfo incontestable pero no por meritos propios, y en las generales de 2012 parece que repetirá. Lo que los españoles se preguntan es si realmente el PP está preparado para enderezar la situación, porque va a heredar un país en quiebra técnica, económica y social. Más vale que lo hagan bien o los rescates de Grecia, Irlanda o Portugal van a ser calderilla comparadas con el nuestro.
  • Que nadie se engañe, el 15m ha sido sólo el principio. La sociedad española ha visto que puede movilizarse y que no necesita a partidos o sindicatos para que la convoquen. Da igual que al movimiento como tal y las acampadas se acaben en días o semanas. La posibilidad de regresar siempre va a estar ahí y lo que se ha vivido esta última semana se repetirá en las generales de 2012, especialmente si los partidos políticos no toman nota.
  • Y que el movimiento del 15m no se engañe tampoco.  Ha tenido más éxito cuanto más generales han sido sus propuestas, pero desde el momento en que vaya al detalle va a perder adeptos, pues muchos de los que han acampado no querrán vincularse con unas propuestas que consideran de un determinado signo ideológico. En los primeras días, el 15m fue una desorganización organizada, si pierde ese carácter se convertirá en otra cosa.

Despues de las elecciones es el momento de reflexionar sobre lo conseguido y estructurarlo hacia el futuro

Las tiras de EScomunicación (I): Incansable

¿Qué mejor para el inicio de la campaña electoral que un poco de humor, rescatando una de mis viejas tiras cómicas? Con ella pido también disculpas a los lectores, ya que la campaña de las municipales y autonómicas centrará mi atención laboral durante los próximos quince días, así que no sé si seré capaz de robar algún rato para EScomunicación. Prometo intentarlo, espero tener éxito. Y que gane el «mejor» 😛

Tres claves políticas para las elecciones de mayo

Acabado el paréntesis vacacional de Semana Santa, los partidos políticos ponen en marcha toda su maquinaria de cara a las elecciones municipales y autonómicas del mes de mayo. Queda menos de un mes y es el momento en que se termina de configurar el calendario de mitines, las caravanas electorales y todo el trabajo realizado en los meses anteriores se traduce en quince días de frenética campaña por toda España. Así, es el mejor momento para apuntar tres claves políticas para las elecciones de mayo:

  • El PSOE puede sufrir un descalabro histórico. Después de las elecciones catalanas, las de mayo son los primeros comicios a los que se enfrenta Zapatero tras su giro copernicano en mayo del año pasado. Todas las encuestas indican un desgaste sin precedentes para el Gobierno y cómo se reflejará en los diferentes ayuntamientos y autonomías de nuestro país será una de las claves de estas elecciones. Es un lugar común afirmar que las políticas nacionales no influyen en las elecciones municipales y autonómicas, pero el castigo sufrido por el PSC en las catalanas (casi un 30% menos de votos) no invita al optimismo en las filas socialistas.
  • Castilla-La Mancha es la comunidad donde se decidirá todo. PSOE y PP se juegan el todo por el todo en esta comunidad, en la que, por primera vez, los populares tienen opciones serias de gobernar. Un triunfo de Cospedal sería el espaldarazo casi definitivo a Mariano Rajoy para las generales de 2012, arrebatando al PSOE uno de sus feudos tradicionales. Si es Barreda quien gana, el PSOE podrá respirar un poco y la derrota de la secretaria general del PP dará alas a las voces divergentes dentro del partido. No importa que otras comunidades como Baleares o Cantabria puedan cambiar de signo, el valor simbólico de Castilla-La Mancha la convierte en la medida del éxito o el fracaso para los dos grandes partidos.
  • Finalmente, tenemos la que para mí será la clave más importante de estas elecciones: el descontento, incluso cabreo, de los españoles con la clase política. ¿Habrá movilización del electorado o el voto de castigo se traducirá en abstención? ¿Cómo afectarán los casos de corrupción a los diferentes partidos, con el caso Gürtel en Valencia y el escándalo de los EREs en Andalucía? ¿Cúal es el alcance de una iniciativa como #nolesvotes? ¿Qué ocurrirá si «movimientos» como el de los #eurodiputadoscaraduras se producen en la jornada electoral?

La respuesta a todas estas preguntas, el 22 de mayo.

Zapatero no será el candidato

Acaba de finalizar la intervención de José Luís Rodríguez Zapatero ante el Comité Federal del PSOE, en la que ha formalizado lo que vaticinamos aquí el pasado enero. Zapatero no será el candidato del PSOE en las generales del 2012. Apela además a un proceso de primarias para que el partido elija su sucesor. La caja de Pandora se ha abierto, ¿qué ocurrirá ahora?

Por qué Zapatero no repite

En su intervención, Zapatero ha dicho que tenía claro desde que llegó a la Moncloa que ocho años son más que suficientes para un proyecto político. No está mal que lo diga justo ahora cuando se va, pues no recuerdo haberle oído esta reflexión nunca desde que está en el Gobierno, aunque igual me equivoco. La pregunta es por qué se va.

  • No quiere que se lo compare con José María Aznar o Felipe González. Si hubiera decidido repetir, nadie se lo habría discutido en el PSOE, ya que tiene el control absoluto del partido. Pero se le habría acusado de intentar perpetuarse en el poder y sus adversarios políticos le recordarían, por un lado, el gobierno largo de Felipe González con 14 años en la Moncloa y, por otro, la decisión de José María Aznar de limitarse a dos mandatos precisamente para evitar lo que hizo González.
  • Lo hace por España. Zapatero tardó en admitir la crisis y todos lo recordamos, pero desde que se dio cuenta y tuvo que empezar a usar la tijera, se ha convertido en su razón de ser política. El presidente tiene ahora la fe del converso. Él, que no quería hacer reformas ni recortar derechos sociales, tiene que hacerlo ahora a su pesar, pero lo hace por España. Y por España aguantará hasta el final de legislatura, para terminar lo que ha empezado.
  • Sabe que el PSOE necesita una cara nueva. El presidente no es tonto, sabe que todas las encuestas dan al PP una ventaja abrumadora y que su valoración entre los ciudadanos está por los suelos. Con este movimiento, obliga a todos los posibles sucesores a postularse y emprender un proceso de primarias que permita regenerar el partido y, mucho más importante, la imagen del partido entre sus votantes.

Primarias en el PSOE: Antecedentes

Lo ha dicho el propio presidente, el PSOE tiene ya el mecanismo para elegir sucesor (o sucesora, que diría Bibiana Aído): el proceso de primarias. Pero este proceso puede ser un arma de doble filo. Todos tenemos en el recuerdo lo que supusieron las primarias de Madrid y airear los enfrentamientos de esa manera a nivel nacional puede ser contraproducente para el PSOE. Y si bien es cierto que no hay instrumento más democrático que unas primarias para elegir al candidato, también es cierto que, en nuestra democracia, el PSOE las ha usado para designar al candidato a presidente del Gobierno sólo dos veces y con resultados muy dispares.

  • La más reciente fue en el año 2000, en el 35 Congreso Federal del PSOE. Zapatero salió victorioso por escaso margen frente a José Bono, marcando el inicio de un proyecto que le llevó a la Moncloa 4 años después. Pero su ajustado triunfo hizo que nunca contase con el apoyo total de todos los barones socialistas y no fue hasta que empezó a gobernar España que empezó a gobernar el PSOE.  De los candidatos de 2000, Bono se integró en el proyecto de Zapatero, pero el resto de candidatos no tuvo tanta suerte. Matilde Fernández fue de diputada a la Asamblea de Madrid y ahora es senadora. Rosa Díez fue eurodiputada y luego fundó UPyD. Dos exilios dorados para quien no se alineó explícitamente con el vencedor.
  • En el año 1998, la situación fue mucho peor. Después de la dimisión de Felipe González como secretario general del PSOE el año anterior y un corto periodo con Joaquín Almunia en el cargo, las divisiones del partido hacen necesario, por primera vez, el proceso de primarias. La contienda entre Josep  Borrell y Almunia se salda con la sorpresiva victoria del primero por más de 10 puntos de ventaja. Pero Borrell no es el candidato que quiere el aparato del partido y Almunia tampoco deja de ser secretario general. Esos rencores y esa bicefalia, más otros escándalos, hacen que deje de ser el candidato poco más de un año después. Almunia se presentó así a las elecciones del año 2000, llevando al PSOE a su mínimo histórico de diputados.

Con estos antecedentes yo no sabría que esperar de un nuevo proceso de primarias. Parece que los dos candidatos más destacados son Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, pero ahora tienen que dar el paso y presentarse. Tampoco hay que descartar la posibilidad de que algún outsider aparezca y dé la batalla. Eso sí, en el PP ahora tienen que estar dando palmas con las orejas, aunque habrá que ver si cuando haya sucesor (o sucesora) siguen haciéndolo.

Wael Ghonim y la revolución de Egipto

Las revueltas que vienen sacudiendo el mundo árabe en 2011 serán objeto de estudio durante muchos años, y quizás sólo se puedan comparar con lo que fue la caída del comunismo en los años 90. Tunez, Egipto, Yemen, Argelia, Bahrein, Libia, Marruecos, Irán… las causas son muchas y variadas y el papel de internet como catalizador de las mismas será otro tema de estudio para los historiadores del futuro. Estos historiadores tendrán la suerte de contar con abundante material audiovisual, como por ejemplo, esta charla de Tedtalks ofrecida por Wael Ghonim, el ejecutivo de Google que ayudó a impulsar la revolución democrática de Egipto. Son 10 minutos que merece ver y que esperamos que disfrutéis.

 

Predicciones para el año que empieza (I): Política

Casi sin darnos cuenta, ya llevamos 11 días de 2011, un año que nos va a traer muchas novedades en política, comunicación, periodismo y nuevas tecnologías. Y cómo estamos empezando el año, vamos a ejercer de pitonisos y comenzamos el primer post de tres con unas cuantas predicciones para 2011.

2011: ¿El último año de Zapatero?

En lo que a política se refiere, la cita más importante de este año serán las elecciones municipales y autonómicas de mayo, en las que se comprobarán si el descalabro que las encuestas auguran para el PSOE será tal o no. De ese resultado dependerá en gran medida la continuidad o no de Zapatero como candidato socialista para las generales de 2012, la gran incógnita del año y de la que tendremos respuesta seguramente después del verano.

En EScomunicación nos vamos a mojar y vaticinamos desde ya que Zapatero no repetirá como candidato en 2012. La economía va a pesar mucho en esa decisión, ya que la situación de nuestro país va a seguir siendo cuando menos delicada, y Zapatero dará un paso atrás para asumir las culpas del estado de nuestra economía y liberar al PSOE de ese lastre electoral. El próximo candidato, que seguramente sea Alfredo Pérez Rubalcaba, tendrá así las manos libres para poder distanciarse y realizar nuevas propuestas para intentar minimizar la casi segura derrota socialista.

El resultado de las elecciones de mayo condicionará la actualidad política durante el resto del año. Si el PSOE sufre una derrota abultada, cundirá el nerviosismo y puede que hasta el pánico entre las filas socialistas, y si  feudos históricos como Extremadura o Castilla-La Mancha cambian de signo político, la situación será realmente crítica en la calle Ferraz.

Por el contrario, en la calle Génova, los populares lo tienen todo de cara. Con su electorado claramente movilizado y la economía centrando su discurso, el PP no necesita hacer una campaña especialmente agresiva o polémica. La metáfora más clara de la situación del Partido Popular es la del juego de las siete y media, en la que los populares tienen en su mano cartas suficientes para sumar siete. Intentar arriesgar puede suponer perder la partida, mientras que plantarse es victoria casi segura y Rajoy lo ha tenido claro desde hace mucho tiempo.

Además, una victoria más o menos holgada en mayo allanará el camino de Rajoy para el Congreso Nacional que debe celebrar el PP este año, y en el que por primera vez se pondrá en práctica lo acordado en Valencia  hace tres años. El presidente elegido en ese congreso será automáticamente candidato del PP para 2012 y nada parece indicar que vaya a haber una candidatura alternativa a Rajoy, pero si recordamos lo que fue el Congreso de 2008, veremos si hay polémica en el caso (posible) de que no haya Congreso Nacional.

Hasta las elecciones, el tema recurrente será el alto el fuego de la banda terrorista ETA y, sobre todo, la presencia de los terroristas o quienes los apoyan en las listas electorales de municipales y autonómicas. Afortunadamente, la reciente reforma de la Ley Electoral da nuevos instrumentos al Estado de Derecho para evitarlo, pero los terroristas lo intentarán hasta el último minuto, que no le quepa duda a nadie. El otro tema será, como no, la economía y no nos extrañará en absoluto que el Gobierno tenga que salir más de una vez durante el año para desmentir que España necesite un rescate como Grecia o Irlanda. Confíemos en que realmente no nos haga falta…

Comunicación de crisis: El caos de los controladores

Podría decirse que he sido una víctima indirecta del caos de los controladores este pasado puente de la Constitución. Indirecta porque no tenía que coger ningún vuelo ni he tenido que esperar en ningún aeropuerto, pero víctima porque ese fin de semana estuve de guardia y estuve echando horas y más horas cubriendo la crisis, así que puedo decir que he seguido en primera fila su desarrollo desde el viernes a primera hora hasta el pleno del pasado jueves. Y es lo que vamos a examinar a continuación, desde la perspectiva de la comunicación de crisis.

En este caso, nos encontramos ante un ejemplo de crisis que escapa al control de todos sus actores. Tanto los controladores como el Ejecutivo se encontraron sobrepasados por la situación y las acciones adoptadas por uno y otro reflejan ese hecho. Para los controladores (el colectivo culpable de la situación crítica del puente, y en eso todo el mundo está de acuerdo), el primer fallo fue salirse de los cauces legales y hacer una huelga salvaje que nadie cree que sea espontánea.

El segundo error, y el más importante en comunicación de crisis, fue no informar a la opinión pública y dejar claro qué hacían y por qué. El viernes por la tarde, hubo una rueda de prensa de los controladores en la que no se dijo nada del caos que ya entonces estaba comenzando a producirse. Durante toda la tarde del viernes y la jornada del sábado, no hubo una comparecencia pública por su parte, dando todo el protagonismo mediático al Gobierno y perdiendo cualquier oportunidad de explicarse ante la sociedad. Cuando se decretó el Estado de Alarma el sábado, toda España estaba ya en su contra y cualquier simpatía que se hubiera podido generar ya estaba perdida de antemano. Los controladores se vieron superados por la situación por no medir las consecuencias que podían tener sus acciones y por no explicar su postura ante la sociedad. Ya lo hemos dicho alguna vez, en una situación de crisis, la peor comunicación es no comunicar.

Para el Gobierno la situación tampoco era mucho más fácil. En los primeros momentos de la tarde del viernes 3, faltó una cara visible del Ejecutivo para explicar su postura. El presidente de AENA habló el primero, pero en aquel momento, las noticias eran cada vez más graves, con más y más vuelos cancelados y aeropuertos cerrados. La formación de un gabinete de crisis y la comparecencia del ministro Blanco por la tarde sirvió para que la opinión pública conociera la situación desde la perspectiva del Gobierno. Las dos siguientes declaraciones fueron a cargo del vicepresidente Rubalcaba, lo que aumentó la gravedad de la situación, que ya había sido suficientemente amplificada por los medios, que recogían en tiempo real la situación de aeropuertos y viajeros. Ya el sábado se declaró el Estado de Alarma, aprobado en un consejo de ministros extraordinario, y la normalidad comenzó a retornar a los aeropuertos españoles.

Aunque el Gobierno también se vio sobrepasado y tuvo que ir elevando el tono de los comparecientes ante los medios y las medidas que anunciaban en cada momento hasta llegar al extremo del estado de alarma, actuó correctamente en el sentido de dar información periódica y actualizada a la opinión pública, asegurándose así de que su visión de la historia fuese reflejada por los medios y dada a conocer a la sociedad. Pero hay un fallo en su actuación, y es la ausencia de Zapatero durante el fin de semana de la crisis. En una situación tan excepcional, es el líder quien tiene que poner cara a la actuación de la organización y que haya sido el vicepresidente Rubalcaba sólo servirá para alimentar especulaciones que no le convienen al Gobierno.

Pero esta crisis no ha acabado aún, aunque ya no sea portada en los periódicos. El Real Decreto del viernes 3 fue el detonante de la huelga salvaje y, aunque los controladores son los responsables, la causa última del caos fue dicha iniciativa del Ejecutivo. Evidentemente, nadie en su sano juicio pensaba que se fuera a llegar a los extremos que se llegaron, pero es un punto que puede pasar factura al Gobierno más adelante, sin ir más lejos, cuando se plantee (o no) la prórroga del estado de alarma. Aún así, el Ejecutivo tiene ahora la sartén por el mango, habiendo actuado como el sheriff que ha rescatado a los españoles de un colectivo que los tenía secuestrados. El problema vendrá si esta crisis pasa sin consecuencias, ya que es algo que la opinión pública no va a perdonar, y eso puede pasar factura al Ejecutivo que, de momento, ha sabido aprovechar la oportunidad en esta crisis.

Análisis de las elecciones catalanas

Pasaron las elecciones catalanas y los vaticinios de las encuestas se cumplieron. El tripartito cae estrepitosamente, CiU se queda cerca de la mayoría absoluta, el PP se convierte en la tercera fuerza política y el espectáculo político queda asegurado con la presencia de Laporta en el Parlament. ¿Y ahora qué?

Para el PSC, se abre un período de reflexión, en el que tienen que elegir nuevo líder y acostumbrarse a estar de nuevo en la oposición. En clave nacional, habría que ver cuánto del resultado es castigo por su gestión en Cataluña y cuánto por la gestión de la crisis por parte de Zapatero. La respuesta a esa pregunta es clave para las próximas municipales y autónomicas de 2011.

En el caso de CiU, Artur Mas será President a la tercera oportunidad. El resultado le permite gobernar con cierta comodidad, por lo que en principio no necesitará de pactos estables de legislatura y podrá apoyarse en unos u otros según sea conveniente. De cara al futuro, será interesante ver si el PP se convierte en un socio más o menos estable y si esto será la antesala de un quid pro quo en las elecciones generales de 2012. De nuevo, las municipales y autonómicas de 2011 darán pistas de por dónde van los tiros.

El PP ha cumplido sus objetivos en esta campaña. Ha aumentado en votos y escaños, ha conseguido ser la tercera fuerza política y ha logrado que el recurso al Estatut no le pase factura. Alicia Sánchez Camacho ha hecho una campaña con el apoyo de la dirección nacional, alejada de polémicas y poniendo énfasis en el concepto de cambio. Ahora, sólo resta saber si podrá hacer lo mismo en 2011 y conseguir que el PP también cuente en el panorama municipal catalán.

ERC es la gran perdedora de las elecciones y demuestra como los partidos más radicales, cuando llegan al poder, más les vale seguir siendo radicales y conseguir sus objetivos o su electorado los castiga, como así ha ocurrido. Las luchas de poder internas y los escándalos también han pasado factura y está por ver cómo afectará este fracaso a Puigcercós pero, desde luego, ERC ya no es esencial en Cataluña.

ICV es la que menos ha sufrido del tripartito. Sólo ha perdido dos escaños y su imagen no está tan deteriorada como la de PSC y ERC. Joan Herrera es un parlamentario hábil y puede dar mucho juego en el Parlament como alternativa para que CiU no dependa exclusivamente de los apoyos o abstenciones del PP. Finalmente, las dos fuerzas políticas con menos votos: Ciutadans, que mantiene sus tres escaños y seguirá teniendo voz en el Parlamento, y Solidaritat, que hereda los votos y toma el testigo de la independencia de Cataluña que tanto reclamó ERC.

Y a todo esto, hay que sumar la constatación de que la crisis afecta y mucho al PSOE y que la estrategia del PP de esperar la caída funciona. En seis meses veremos si esta tendencia continúa o se invierte…

La neutralidad de la red y la política no hacen buena mezcla

La semana pasada tuvimos una polémica curiosa, en la que el debate sobre la neutralidad de la red quedó ahogado aquí en España, por cómo nuestras fuerzas políticas afrontan ese debate, materializado en la moción sobre neutralidad de la red del Grupo Popular que se votó y rechazó en el Senado.

En lo que se refiere a neutralidad de la red, se ha escrito mucho sobre el tema, y por gente que conoce mucho más que yo al respecto, incluso con vídeos para explicarlo a los que menos sabemos. Pero algún conocimiento tengo de cómo funciona el Parlamento y los partidos políticos, y de ello es lo que voy a hablar.

Cualquier persona que quiera acceder al debate, que se produjo el pasado día 17 en el Senado, puede hacerlo a través del Diario de Sesiones correspondiente o, gracias al usuario redneutra, visualizar el debate completo en Youtube. Para los que trabajamos en el Parlamento y seguimos este tipo de debates habitualmente, éste no fue especialmente agrio o polémico. Las mociones no dan para tanto, al no tener obligación el Gobierno de cumplirlas. La novedad en este caso, aparte del tema, es que el senador popular que defendía la iniciativa, Ildefonso Pastor, había contado con el apoyo de Enrique Dans, y a la senadora socialista Miriam Andrés no se le ocurrió mejor idea que nombrarlo en una primera intervención y calificarlo como un «factor externo que degrada la imagen y el trabajo de esta Cámara» después.

El impacto de estas palabras y de la votación tiene que haber sorprendido por fuerza a nuestros senadores. Con toda razón, Dans ha escrito una y otra vez sobre el tema mostrando su indignación y en la blogosfera abundan las reacciones al respecto. Pero los partidos políticos españoles son bunkers muy cerrados, en los que lo urgente nunca deja tiempo a lo realmente importante, y el tiempo se mide por procesos electorales.

Me viene a la mente el reciente caso de Nestlé y Greenpeace, un ejemplo de libro de cómo hacer las cosas mal al relacionarse con los públicos a través de la red. De la misma forma, creo que el PSOE del Senado está menospreciando a un colectivo (los internautas, ciberactivistas o cómo quieras llamarlos) cuya importancia sólo puede ir a más en el futuro. Y este menosprecio puede tener consecuencias muy serias.

Las elecciones estadounidenses de 2008 en las que ganó Barack Obama fueron las primeras en las que realmente se implicaron los ciudadanos a través de Internet; si los internautas españoles canalizan su descontento y se unen en un movimiento a favor del voto en blanco o del voto a una tercera fuerza… quién sabe, igual no es tan utópico como parece. Por menos de esto, se han llevado cantantes a Eurovisión.

Si sólo se ha visto por la televisión, el pleno del Congreso o del Senado parecen muy grandes, pero en realidad son salas mucho más pequeñas de lo que aparentan (no tanto el del Senado, que es de construcción más reciente). Por desgracia, eso mismo ocurre con nuestra clase política, a la que, a pesar de ello, he defendido en alguna ocasión: parece grande, pero (con excepciones) es más pequeña de lo que parece…

Imagen: Javier Carro vía Wikipedia

Comunicación de crisis: El fracaso del Gobierno en la crisis del Sáhara

Vista la rueda de prensa de ayer de Alfredo Pérez Rubalcaba, parece que el Ejecutivo quiere pasar de puntillas por los sucesos del Sáhara, la muerte de un ciudadano español en El Aaiún y el bloqueo de la zona a los periodistas, españoles y de otros países. Ante una situación de crisis, el Gobierno no está actuando como debiera para atajar la crisis o intentar revertir sus efectos. Hace unos meses hablamos de la comunicación de crisis, veamos si el Gobierno sigue las pautas que indicábamos en aquel momento.

Una de las claves que aportábamos en los casos de comunicación de crisis era Actúa rápido, pero con cabeza. En este caso, el Gobierno socialista no ha actuado ni rápido ni con cabeza. Hace ya más de una semana que las autoridades marroquíes desmantelaron el campamento saharauí en El Aaiún y aún falta una declaración de condena, incluso se desautorizó una del Grupo Socialista en el Congreso. La comunidad internacional está callada ante este conflicto, pero en el caso de España, por nuestra cercanía y vinculación, no hay excusa. Las condenas tibias que se han producido no han servido para contentar a nadie y lo único que han conseguido es fomentar la imagen de un Ejecutivo inane, aislado y sin fuerza internacional, con el resto de fuerzas políticas adoptando una postura más firme.

Parece que nuestras autoridades no se han dado cuenta de que ha muerto un ciudadano español. De cara a la opinión pública, tendrían que estar volcados con los familiares, esclareciendo todas las circunstancias de la muerte y mostrándolo públicamente. Por sí sola, desgraciadamente, la muerte de Baby Hamday Buyema quizás no hubiera tenido tanto peso, pero enmarcada dentro de esta crisis, su importancia se multiplica y hay que actuar en consecuencia.

Finalmente, el bloqueo a los medios de comunicación españoles es un caso directo de censura y ataque a la libertad de información. Un factor sí juega aquí a favor del PSOE y es que se le permite mucho más que al PP. Imaginad la que hubiera montado la Cadena SER y el Grupo Prisa si estuvieran los populares gobernando y su reportera estrella fuera detenida y expulsada de Marruecos, como así ha sido. Que Rubalcaba no haya abordado este bloqueo en la reunión con su homólogo marroquí debería dar que pensar a los directivos de los medios españoles.

La otra clave de comunicación de crisis que aportábamos era que No es crisis, es oportunidad. Antes de que pasase todo esto, el Gobierno estaba recuperándose en las encuestas tras una crisis de Gobierno que buscaba comunicar mejor y se había asegurado la legislatura con un pacto parlamentario con el PNV. Si hubiese actuado con decisión, el PSOE podría haber tomado un mayor impulso electoral y Zapatero podría empezar a ser visto como un líder con autoridad que toma decisiones. La inacción y la tibieza no consiguen ese mismo efecto, desde luego.

Alguna razón habrá para esta política de palabras suaves, pero me cuesta creer que los estrategas de Moncloa no vean las oportunidades que habría aquí para el Gobierno. El electorado de izquierdas, tradicionalmente identificado con las visicitudes del pueblo saharauí, vería con buenos ojos que el Gobierno condenase estos actos y el de derechas, contrario por sistema al Ejecutivo socialista, vería como uno de los argumentos que usan contra Zapatero, su poco peso y autoridad internacionales, es contrarrestado por una actuación enérgica. Y no hablemos del efecto pantalla de humo sobre otros temas

Evidentemente, la diplomacia no es tan fácil y exigir contundencia sin conocer todos los datos tampoco es razonable; nuestra relación con Marruecos es necesaria y, al mismo tiempo, muy complicada, y no hay lugar para visiones simplistas o maníqueas. Pero en una situación de crisis lo peor que puedes hacer es no hacer nada.

Foto: ABC.es