Sobre el cierre de la Ràdio Televisió Valenciana

La decisión de la Generalitat valenciana de cerrar la Ràdio Televisió Valenciana (RTVV, también conocida como Canal 9) es una muy mala noticia para todos. RTVV es una de las cadenas autonómicas de televisión más antiguas y al igual que el resto de medios de comunicación, había sido golpeada muy duramente por la crisis, con una deuda descomunal de 1.200 millones de euros, por la que se tuvo que acometer un Expediente de Regulación de Empleo que afectó a cerca de mil trabajadores de la cadena. El fallo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que declaraba nulo ese ERE ha motivado la drástica decisión del Gobierno valenciano, que afirma que no puede hacer frente a los gastos de readmitir a todos esos trabajadores.

Así pues, la caída de la RTVV se debe a su gran déficit, que ha sido causado por una mala gestión desde hace muchos años. Solo así se puede entender que una televisión autonómica haya tenido a más trabajadores en plantilla que muchas cadenas nacionales, incluso en su conjunto. Pero también hay que ser realistas y decir que ningún sindicato o asociación de periodistas había denunciado esos excesos en la contratación. Mientras ha habido dinero público para mantener una estructura inflada, nadie se quejó y ahora que ya no lo hay, es cuando llegan las protestas. Con esto quiero decir que todos tienen parte de culpa, aunque la mayor parte recae sobre los gestores políticos de RTVV, que han usado la cadena a su antojo.

Y es que en España, los medios de comunicación públicos tienen un problema muy grande, que es su subordinación completa al poder político. Como explica Lluís Bassets en El último que apague la luz, el modelo de televisión gubernamental controlada por el partido de turno en el Ejecutivo se ha reproducido de forma clónica en las autonomías, incluso a la hora de fabricar déficit público, como muestra el caso de RTVV que puede extrapolarse al resto de televisiones autonómicas. Tenemos así una línea continuista y de supeditación al poder político por parte de las televisiones públicas que viene desde el viejo aparato del monopolio televisivo franquista. Más de treinta años después de la transición, nada ha cambiado.

https://twitter.com/iolandamarmol/status/397818403756716032

Prácticas como las que detalla la periodista de RTVV hacen que sueños como conseguir una televisión pública en España del nivel de la BBC sean solamente eso, sueños prácticamente imposibles de realizar. Lo peor es que todos perdemos, aunque no vivamos en la Comunidad Valenciana. Pierden los ciudadanos, que van a tener una menor oferta informativa, pierden los periodistas, porque cada cierre de un medio de comunicación empobrece a la profesión en su conjunto y, sobre todo, pierden los trabajadores de RTVV. Son los principales afectados y a los que no podemos dejar de tener presente, aquellos que simplemente han intentado hacer su trabajo lo mejor posible y que de un día para otro se van a encontrar en la calle. Es por ellos por quienes más lo siento, y deseo que se pueda encontrar algún tipo de solución, aunque lo veo difícil.

Ojalá pudiéramos tener en nuestro país una cadena pública tan siquiera la mitad de buena que la BBC; lo más triste es que no es por falta de medios o calidad en los periodistas españoles, sino por que, sencillamente, no hay en España una cultura de la televisión pública. Si la hubiera, no ocurrirían cosas como el cierre de la RTVV.

 

Si te gustó este post, compártelo.

10 principios del buen periodismo en internet, por Gumersindo Lafuente

 

En varias ocasiones hemos hablado en en blog de Gumersindo Lafuente, uno de los periodistas españoles que más y mejor ha estudiado el cambio de paradigma del periodismo hacia lo digital. Actualmente es Maestro en la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano y miembro del Consejo Asesor de la Red Iberoamericana de periodismo cultural de la FNPI. Estos pasados 1 y 2 de noviembre condujo el taller Ética en la Red: Reglas para un periodismo útil y sensato en Colombia, donde expuso 10 principios del buen periodismo en internet (y no solo para internet, añado yo). Aquí los tenéis.

Si te gustó este post, compártelo.

Lecturas 2.0: The cult of the amateur, de Andrew Keen

Haz clic en la imagen para comprarlo en Amazon. No hay edición en castellano

Reconozco que no sabía que esperar del libro The Cult of the Amateur de Andrew Keen. ¿Sería un análisis de cómo el contenido generado por los usuarios ha transformado todas las industrias de contenidos culturales o más bien un manifiesto en defensa del actual status quo y un ataque a los aficionados? Con el subtítulo de Cómo los blogs, MySpace, Youtube y el resto de contenido generado por los usuarios está matando nuestra cultura y economía, la segunda opción era la más plausible, y su lectura no ha hecho más que reafirmarme en esa opinión. El libro de Keen tiene algunos puntos válidos, pero su tesis principal es elitista y no es más que una versión moderna del ludismo, obviando todas las cosas buenas que la popularización de la tecnología ha hecho posible. Además, es un libro terriblemente anticuado y no solo porque se escribiera en 2007; la perspectiva del tiempo ha hecho lo que quizás pudieran ser puntos válidos en su momento, hayan sido completamente superados por el paso de los años.

Para Keen, la palabra amateur es un adjetivo peyorativo, en el que los aficionados nunca están a la altura de los profesionales. Es cierto, como él afirma, que el talento es y siempre será algo escaso, pero de ahí a sostener la postura elitista de que quiere ser informado y entretenido tan solo por profesionales entrenados y con talento hay un abismo. Utiliza el teorema del mono infinito para afirmar que los millones de usuarios conectados en sus ordenadores son esos monos aporreando máquinas de escribir, creando un infinito bosque digital de mediocridad, desde comentarios políticos sin fundamento hasta vídeos caseros insulsos, música amateur vergonzosa y poemas, ensayos o novelas ilegibles. La tecnología no ha traído más cultura a las masas, y la audiencia y el autor se han convertido en uno y el mismo, transformando la cultura en cacofonía.

El autor considera que la democratización de los contenidos, a pesar de su idealización, está socavando la verdad, agriando el discurso cívico y empequeñeciendo los conocimientos, la experiencia y el talento. La revolución de la web 2.0 tiene como consecuencia menos cultura, menos noticias confiables y un caos de información inútil; cada anuncio gratuito en Craigslist supone un anuncio menos en un periódico local; cada visita a Wikipedia supone un cliente menos para una enciclopedia editada e investigada profesionalmente como Britannica; cada canción o vídeo gratuito es un CD o DVD vendido menos, y menos royalties para el artista que lo creó. El talento requiere trabajo, capital, conocimientos e inversión, requiere la compleja infraestructura de los medios tradicionales: agentes, editores, publicistas, técnicos, comerciales… Para Keen, el talento es construido por los intermediarios y si los eliminas, también estás eliminando el desarrollo del talento. Por eso, afirma que en en un mundo en el que todos somos amateurs, no hay expertos.

INTERNET NO ES EL PROBLEMA, ES EL MAL USO QUE SE PUEDA HACER

Llegados a este punto, creo que no hace falta que siga resumiendo el libro, pues la postura de Keen ha quedado más que clara, una postura con lo que no podría estar más enfrentado. Keen reniega de todo lo que suponga contenido generado por los usuarios y responsabiliza a internet de todos los males; el ejemplo más flagrante es al principio del libro es cuando recuerda la masacre del instituto Jokela y dice que la historia del asesino había sido si no causada directamente por la web 2.0, al menos facilitada. Argumentos de ese tipo, en los que se culpa no al autor si no a cualquier circunstancia que le rodea, hacen que sea muy difícil hacer caso a Keen cuando intenta posteriormente razonar sus tesis.

Tampoco ayudan algunas asunciones que hace en el libro, que son fruto de la época en que se publicó, como dar por buena la predicción de que MySpace valdría 15.000 millones de dólares en 2011, pero hay otras que simplemente se caen por su propio peso. Por ejemplo, menosprecia la compra de Youtube por Google y la califica como el negocio de dos veinteañeros que han conseguido 1.600 millones de dólares por un sitio con 18 meses de vida que no da beneficios. Algunos años después, su error y el acierto de Google han quedado más que demostrados. O igual que cuando toma como ejemplo de la popularidad de los juegos online a Second Life. No importa que incluso en 2007, otros juegos como Lord of The Rings Online o, sobre todo, World of Warcraft tuvieran muchos más usuarios que Second Life; Keen lo usa porque así puede relacionar los juegos online con los vicios y perversiones que podían realizar los usuarios en aquel juego, como si en la vida real no se pudiera.

Los únicos puntos en los que puede uno estar de acuerdo con Keen son los relativos a la pornografía y la protección de datos. En el primer caso, es totalmente cierto que hay que buscar e implementar todos los medios posibles para que ese material no llegue a los menores de edad, y eso debe incluir por fuerza a las familias y los padres, que deben enseñar a sus hijos a usar internet de forma responsable. En el segundo, también estoy de acuerdo en que hay que establecer límites legales al tipo de datos que pueden ser almacenados sobre nosotros, además del tiempo que pueden ser guardados, para poder protegernos contra filtraciones de datos que pueden acabar en humillaciones públicas o, en el peor de los casos, robos de identidad.

LA CRISIS DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

¿Y qué tiene que decir Keen sobre los medios de comunicación? Pues, oh sorpresa, que los periódicos y revistas, que para él son una de las fuentes de información más fiables de nuestra época, están en decadencia gracias a la proliferación de blogs gratuitos y sitios como Craigslist que ofrecen anuncios clasificados gratuitos, minando una de sus principales fuentes de ingresos. Por supuesto, que la caída de ventas viniese de muchos años antes de que hubiese internet no tiene nada que ver, toda la culpa de la caída de los periódicos es culpa de Craigslist y de los blogs, así en general. No se qué hacen tantos expertos estudiando la desaparición de la prensa escrita, cuando Keen resolvió el dilema hace años.

En opinión de Keen, la democratización de los medios implica que nos encontramos en un mundo sin editores donde vídeos, podcasts y blogs pueden mostrar sus creaciones amateur a voluntad al mundo, y nadie comprueba sus credenciales o evalúa ese material; por ello, afirma, los medios son vulnerables a contenido no fiable de todo tipo y condición. Cuando cada vez hay menos editores y críticos profesionales ¿cómo vamos a saber qué y a quién creer? Vamos, que para Keen es mejor que los “profesionales” les digan al resto del mundo lo que deben creer. Puede que yo sea muy optimista, pero confío en el sentido común de la gente y que sabrá distinguir informaciones de opinión; es cierto que habrá muchos que no, pero la alternativa supondría demasiado control por parte de unos pocos y pérdida de libertad para todos.

Para concluir, simplemente diré que es un libro interesante de leer y puede que hasta necesario, aunque esté profundamente en desacuerdo con las tesis de Keen; The Cult of the Amateur ha sido superado por los años, pero es un buen recordatorio de los argumentos que algunos usan contra la red. Ya hoy se pueden leer como una curiosidad histórica, así que dentro de unos cuantos años, estarán totalmente superados por el paso del tiempo, en el que los avances tecnológicos habrán traído nuevas ventajas y también nuevos problemas, que sería de tontos negarlo. Pero es imposible poner puertas al campo y la red, con todo lo que conlleva, está aquí para quedarse.

 

Si te gustó este post, compártelo.