Tres claves políticas para las elecciones de mayo

Acabado el paréntesis vacacional de Semana Santa, los partidos políticos ponen en marcha toda su maquinaria de cara a las elecciones municipales y autonómicas del mes de mayo. Queda menos de un mes y es el momento en que se termina de configurar el calendario de mitines, las caravanas electorales y todo el trabajo realizado en los meses anteriores se traduce en quince días de frenética campaña por toda España. Así, es el mejor momento para apuntar tres claves políticas para las elecciones de mayo:

  • El PSOE puede sufrir un descalabro histórico. Después de las elecciones catalanas, las de mayo son los primeros comicios a los que se enfrenta Zapatero tras su giro copernicano en mayo del año pasado. Todas las encuestas indican un desgaste sin precedentes para el Gobierno y cómo se reflejará en los diferentes ayuntamientos y autonomías de nuestro país será una de las claves de estas elecciones. Es un lugar común afirmar que las políticas nacionales no influyen en las elecciones municipales y autonómicas, pero el castigo sufrido por el PSC en las catalanas (casi un 30% menos de votos) no invita al optimismo en las filas socialistas.
  • Castilla-La Mancha es la comunidad donde se decidirá todo. PSOE y PP se juegan el todo por el todo en esta comunidad, en la que, por primera vez, los populares tienen opciones serias de gobernar. Un triunfo de Cospedal sería el espaldarazo casi definitivo a Mariano Rajoy para las generales de 2012, arrebatando al PSOE uno de sus feudos tradicionales. Si es Barreda quien gana, el PSOE podrá respirar un poco y la derrota de la secretaria general del PP dará alas a las voces divergentes dentro del partido. No importa que otras comunidades como Baleares o Cantabria puedan cambiar de signo, el valor simbólico de Castilla-La Mancha la convierte en la medida del éxito o el fracaso para los dos grandes partidos.
  • Finalmente, tenemos la que para mí será la clave más importante de estas elecciones: el descontento, incluso cabreo, de los españoles con la clase política. ¿Habrá movilización del electorado o el voto de castigo se traducirá en abstención? ¿Cómo afectarán los casos de corrupción a los diferentes partidos, con el caso Gürtel en Valencia y el escándalo de los EREs en Andalucía? ¿Cúal es el alcance de una iniciativa como #nolesvotes? ¿Qué ocurrirá si “movimientos” como el de los #eurodiputadoscaraduras se producen en la jornada electoral?

La respuesta a todas estas preguntas, el 22 de mayo.

Zapatero no será el candidato

Acaba de finalizar la intervención de José Luís Rodríguez Zapatero ante el Comité Federal del PSOE, en la que ha formalizado lo que vaticinamos aquí el pasado enero. Zapatero no será el candidato del PSOE en las generales del 2012. Apela además a un proceso de primarias para que el partido elija su sucesor. La caja de Pandora se ha abierto, ¿qué ocurrirá ahora?

Por qué Zapatero no repite

En su intervención, Zapatero ha dicho que tenía claro desde que llegó a la Moncloa que ocho años son más que suficientes para un proyecto político. No está mal que lo diga justo ahora cuando se va, pues no recuerdo haberle oído esta reflexión nunca desde que está en el Gobierno, aunque igual me equivoco. La pregunta es por qué se va.

  • No quiere que se lo compare con José María Aznar o Felipe González. Si hubiera decidido repetir, nadie se lo habría discutido en el PSOE, ya que tiene el control absoluto del partido. Pero se le habría acusado de intentar perpetuarse en el poder y sus adversarios políticos le recordarían, por un lado, el gobierno largo de Felipe González con 14 años en la Moncloa y, por otro, la decisión de José María Aznar de limitarse a dos mandatos precisamente para evitar lo que hizo González.
  • Lo hace por España. Zapatero tardó en admitir la crisis y todos lo recordamos, pero desde que se dio cuenta y tuvo que empezar a usar la tijera, se ha convertido en su razón de ser política. El presidente tiene ahora la fe del converso. Él, que no quería hacer reformas ni recortar derechos sociales, tiene que hacerlo ahora a su pesar, pero lo hace por España. Y por España aguantará hasta el final de legislatura, para terminar lo que ha empezado.
  • Sabe que el PSOE necesita una cara nueva. El presidente no es tonto, sabe que todas las encuestas dan al PP una ventaja abrumadora y que su valoración entre los ciudadanos está por los suelos. Con este movimiento, obliga a todos los posibles sucesores a postularse y emprender un proceso de primarias que permita regenerar el partido y, mucho más importante, la imagen del partido entre sus votantes.

Primarias en el PSOE: Antecedentes

Lo ha dicho el propio presidente, el PSOE tiene ya el mecanismo para elegir sucesor (o sucesora, que diría Bibiana Aído): el proceso de primarias. Pero este proceso puede ser un arma de doble filo. Todos tenemos en el recuerdo lo que supusieron las primarias de Madrid y airear los enfrentamientos de esa manera a nivel nacional puede ser contraproducente para el PSOE. Y si bien es cierto que no hay instrumento más democrático que unas primarias para elegir al candidato, también es cierto que, en nuestra democracia, el PSOE las ha usado para designar al candidato a presidente del Gobierno sólo dos veces y con resultados muy dispares.

  • La más reciente fue en el año 2000, en el 35 Congreso Federal del PSOE. Zapatero salió victorioso por escaso margen frente a José Bono, marcando el inicio de un proyecto que le llevó a la Moncloa 4 años después. Pero su ajustado triunfo hizo que nunca contase con el apoyo total de todos los barones socialistas y no fue hasta que empezó a gobernar España que empezó a gobernar el PSOE.  De los candidatos de 2000, Bono se integró en el proyecto de Zapatero, pero el resto de candidatos no tuvo tanta suerte. Matilde Fernández fue de diputada a la Asamblea de Madrid y ahora es senadora. Rosa Díez fue eurodiputada y luego fundó UPyD. Dos exilios dorados para quien no se alineó explícitamente con el vencedor.
  • En el año 1998, la situación fue mucho peor. Después de la dimisión de Felipe González como secretario general del PSOE el año anterior y un corto periodo con Joaquín Almunia en el cargo, las divisiones del partido hacen necesario, por primera vez, el proceso de primarias. La contienda entre Josep  Borrell y Almunia se salda con la sorpresiva victoria del primero por más de 10 puntos de ventaja. Pero Borrell no es el candidato que quiere el aparato del partido y Almunia tampoco deja de ser secretario general. Esos rencores y esa bicefalia, más otros escándalos, hacen que deje de ser el candidato poco más de un año después. Almunia se presentó así a las elecciones del año 2000, llevando al PSOE a su mínimo histórico de diputados.

Con estos antecedentes yo no sabría que esperar de un nuevo proceso de primarias. Parece que los dos candidatos más destacados son Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, pero ahora tienen que dar el paso y presentarse. Tampoco hay que descartar la posibilidad de que algún outsider aparezca y dé la batalla. Eso sí, en el PP ahora tienen que estar dando palmas con las orejas, aunque habrá que ver si cuando haya sucesor (o sucesora) siguen haciéndolo.

Wael Ghonim y la revolución de Egipto

Las revueltas que vienen sacudiendo el mundo árabe en 2011 serán objeto de estudio durante muchos años, y quizás sólo se puedan comparar con lo que fue la caída del comunismo en los años 90. Tunez, Egipto, Yemen, Argelia, Bahrein, Libia, Marruecos, Irán… las causas son muchas y variadas y el papel de internet como catalizador de las mismas será otro tema de estudio para los historiadores del futuro. Estos historiadores tendrán la suerte de contar con abundante material audiovisual, como por ejemplo, esta charla de Tedtalks ofrecida por Wael Ghonim, el ejecutivo de Google que ayudó a impulsar la revolución democrática de Egipto. Son 10 minutos que merece ver y que esperamos que disfrutéis.

 

La Ley Sinde, una Ley inútil desde su concepción

Hoy se aprobará en el Senado la Ley Sinde. Si en diciembre nos felicitábamos del fracaso en su trámite en el Congreso hoy tenemos que lamentarnos de su aprobación. El texto que se va a aprobar (que puedes consultar aquí) no arregla ninguna de las carencias del anterior, incluso las ahonda al ampliar las funciones de la Sección Segunda:

La Sección podrá adoptar las medidas para que se interrumpa la prestación de un servicio de la sociedad de la información que vulnere derechos de propiedad intelectual o para retirar los contenidos que vulneren los citados derechos siempre que el prestador, directa o indirectamente, actúe con ánimo de lucro o haya causado o sea susceptible de causar un daño patrimonial.

Las negritas son mías, por cierto. Con esa redacción, se causa una inseguridad jurídica tal, que dudo hasta de si es legal; incluso esta misma página podría ser cerrada si la Sección así lo considerase. Con todo, soy tontamente optimista y quiero pensar que en su trámite definitivo en el Congreso, o en la redacción del Reglamento que la desarrolle, se pueda arreglar de alguna manera aunque ya sé que eso es soñar despierto.

En el fondo de la Ley, yace el eterno debate de la piratería en la Red, las descargas, los derechos de autor… un debate del que ya empiezo a estar cansado. El mundo ha cambiado, cómo consumimos productos culturales ha cambiado/está cambiando y quien no quiera verlo está ciego. En primero de periodismo tuve una asignatura de introducción a la economía, y una de las primeras cosas que nos enseñaron es que los bienes son escasos, y por eso tienen valor. ¿Qué valor puede tener entonces una copia digital, que genera abundancia y cuyo coste es prácticamente cero? En el ámbito cultural y otros muchos, hemos pasado de una economía de átomos a una economía de bits, pero ni nuestra mentalidad ni nuestra legislación ha cambiado para adaptarse a esa realidad, y por eso medidas como la Ley Sinde son inútiles desde su mismo concepto. Pero el cambio está en marcha…

Predicciones para el año que empieza (I): Política

Casi sin darnos cuenta, ya llevamos 11 días de 2011, un año que nos va a traer muchas novedades en política, comunicación, periodismo y nuevas tecnologías. Y cómo estamos empezando el año, vamos a ejercer de pitonisos y comenzamos el primer post de tres con unas cuantas predicciones para 2011.

2011: ¿El último año de Zapatero?

En lo que a política se refiere, la cita más importante de este año serán las elecciones municipales y autonómicas de mayo, en las que se comprobarán si el descalabro que las encuestas auguran para el PSOE será tal o no. De ese resultado dependerá en gran medida la continuidad o no de Zapatero como candidato socialista para las generales de 2012, la gran incógnita del año y de la que tendremos respuesta seguramente después del verano.

En EScomunicación nos vamos a mojar y vaticinamos desde ya que Zapatero no repetirá como candidato en 2012. La economía va a pesar mucho en esa decisión, ya que la situación de nuestro país va a seguir siendo cuando menos delicada, y Zapatero dará un paso atrás para asumir las culpas del estado de nuestra economía y liberar al PSOE de ese lastre electoral. El próximo candidato, que seguramente sea Alfredo Pérez Rubalcaba, tendrá así las manos libres para poder distanciarse y realizar nuevas propuestas para intentar minimizar la casi segura derrota socialista.

El resultado de las elecciones de mayo condicionará la actualidad política durante el resto del año. Si el PSOE sufre una derrota abultada, cundirá el nerviosismo y puede que hasta el pánico entre las filas socialistas, y si  feudos históricos como Extremadura o Castilla-La Mancha cambian de signo político, la situación será realmente crítica en la calle Ferraz.

Por el contrario, en la calle Génova, los populares lo tienen todo de cara. Con su electorado claramente movilizado y la economía centrando su discurso, el PP no necesita hacer una campaña especialmente agresiva o polémica. La metáfora más clara de la situación del Partido Popular es la del juego de las siete y media, en la que los populares tienen en su mano cartas suficientes para sumar siete. Intentar arriesgar puede suponer perder la partida, mientras que plantarse es victoria casi segura y Rajoy lo ha tenido claro desde hace mucho tiempo.

Además, una victoria más o menos holgada en mayo allanará el camino de Rajoy para el Congreso Nacional que debe celebrar el PP este año, y en el que por primera vez se pondrá en práctica lo acordado en Valencia  hace tres años. El presidente elegido en ese congreso será automáticamente candidato del PP para 2012 y nada parece indicar que vaya a haber una candidatura alternativa a Rajoy, pero si recordamos lo que fue el Congreso de 2008, veremos si hay polémica en el caso (posible) de que no haya Congreso Nacional.

Hasta las elecciones, el tema recurrente será el alto el fuego de la banda terrorista ETA y, sobre todo, la presencia de los terroristas o quienes los apoyan en las listas electorales de municipales y autonómicas. Afortunadamente, la reciente reforma de la Ley Electoral da nuevos instrumentos al Estado de Derecho para evitarlo, pero los terroristas lo intentarán hasta el último minuto, que no le quepa duda a nadie. El otro tema será, como no, la economía y no nos extrañará en absoluto que el Gobierno tenga que salir más de una vez durante el año para desmentir que España necesite un rescate como Grecia o Irlanda. Confíemos en que realmente no nos haga falta…

Ayer fue un mal día para escribir

Sí, el caos aeroportuario también ha afectado a este blog. No es que esté varado en algún aeropuerto, sino que la actualidad me obliga a echar más horas en el trabajo, con lo que no pude escribir el post sobre los datos del último EGM. Así las cosas, ese post será publicado la semana que viene, junto con otros dos relativos a Wikileaks y lo que supone de cambio de reglas del juego en el mundo periodístico, y la crisis de los controladores, desde la perspectiva de la comunicación de crisis. No me pongo fechas, porque a saber cómo tendré la semana, sacaremos tiempo de dónde se pueda. Y para aliviar la situación caótica originada por los controladores, qué mejor canción que esta… 😉

Análisis de las elecciones catalanas

Pasaron las elecciones catalanas y los vaticinios de las encuestas se cumplieron. El tripartito cae estrepitosamente, CiU se queda cerca de la mayoría absoluta, el PP se convierte en la tercera fuerza política y el espectáculo político queda asegurado con la presencia de Laporta en el Parlament. ¿Y ahora qué?

Para el PSC, se abre un período de reflexión, en el que tienen que elegir nuevo líder y acostumbrarse a estar de nuevo en la oposición. En clave nacional, habría que ver cuánto del resultado es castigo por su gestión en Cataluña y cuánto por la gestión de la crisis por parte de Zapatero. La respuesta a esa pregunta es clave para las próximas municipales y autónomicas de 2011.

En el caso de CiU, Artur Mas será President a la tercera oportunidad. El resultado le permite gobernar con cierta comodidad, por lo que en principio no necesitará de pactos estables de legislatura y podrá apoyarse en unos u otros según sea conveniente. De cara al futuro, será interesante ver si el PP se convierte en un socio más o menos estable y si esto será la antesala de un quid pro quo en las elecciones generales de 2012. De nuevo, las municipales y autonómicas de 2011 darán pistas de por dónde van los tiros.

El PP ha cumplido sus objetivos en esta campaña. Ha aumentado en votos y escaños, ha conseguido ser la tercera fuerza política y ha logrado que el recurso al Estatut no le pase factura. Alicia Sánchez Camacho ha hecho una campaña con el apoyo de la dirección nacional, alejada de polémicas y poniendo énfasis en el concepto de cambio. Ahora, sólo resta saber si podrá hacer lo mismo en 2011 y conseguir que el PP también cuente en el panorama municipal catalán.

ERC es la gran perdedora de las elecciones y demuestra como los partidos más radicales, cuando llegan al poder, más les vale seguir siendo radicales y conseguir sus objetivos o su electorado los castiga, como así ha ocurrido. Las luchas de poder internas y los escándalos también han pasado factura y está por ver cómo afectará este fracaso a Puigcercós pero, desde luego, ERC ya no es esencial en Cataluña.

ICV es la que menos ha sufrido del tripartito. Sólo ha perdido dos escaños y su imagen no está tan deteriorada como la de PSC y ERC. Joan Herrera es un parlamentario hábil y puede dar mucho juego en el Parlament como alternativa para que CiU no dependa exclusivamente de los apoyos o abstenciones del PP. Finalmente, las dos fuerzas políticas con menos votos: Ciutadans, que mantiene sus tres escaños y seguirá teniendo voz en el Parlamento, y Solidaritat, que hereda los votos y toma el testigo de la independencia de Cataluña que tanto reclamó ERC.

Y a todo esto, hay que sumar la constatación de que la crisis afecta y mucho al PSOE y que la estrategia del PP de esperar la caída funciona. En seis meses veremos si esta tendencia continúa o se invierte…

Acuerdos, crisis de Gobierno y primarias: así va el otoño

Finalmente, el PSOE ha llegado a un acuerdo con el PNV para que apoye los Presupuestos Generales del Estado a través de la cesión de las políticas activas de empleo al País Vasco. Con ello, Zapatero se asegura la aprobación de unos PGE que se preveía muy complicada, además de un socio semiestable en el Parlamento que le permitirá ahorrarse problemas y sacar adelante otras iniciativas como la Ley de Economía Sostenible

Habiéndose quitado de encima esta cuestión, el presidente ha ganado tiempo y tiene manos libres para acometer la tan deseada crisis de Gobierno, en la que todos esperamos un recorte ministerial, tantas veces reclamado por la oposición y el sentido común. Casi con toda seguridad, se producirá después de la huelga general del próximo día 29, para no quemar a los entrantes y amortizar lo más posible a los salientes, además de para poderla presentar como un “nuevo impulso” para salir por fin de la crisis.

Y de ahí pasaremos al siguiente punto caliente del otoño, las primarias de Madrid. La disputa entre Tomás Gómez y Trinidad Jiménez se ha convertido en un pulso para Zapatero que, hasta ese momento, había hecho su voluntad dentro del PSOE, apoyado por los resultados electorales. A nadie se le escapa que una derrota de la ministra de Sanidad será un golpe para el presidente del Gobierno, que ha apostado decididamente por Trinidad Jiménez, y puede ser un acicate para que aquellos socialistas que no estén a gusto en el partido den voz a su descontento. De momento, en la carrera de obstáculos en la que se han convertido estas primarias, parecen estar igualados, al menos en número de avales, pero estas primarias, aunque sí sean un ejemplo de democracia interna, son también la muestra de que Zapatero ya no es el todopoderoso líder del PSOE que fue. Y eso, con las elecciones catalanas en el horizonte, puede pasar factura.

Empezó el curso político…

… y puede ser bastante movidito. El verano fue, como cada año, bastante vacío de eventos, hasta que explotó la polémica de Mélilla y tuvimos entretenimiento durante días y días, con apariciones estelares de ex-presidentes incluidas. Normalmente, este tipo de sucesos no suele sobrevivir hasta septiembre, pero habrá que ver si las críticas del PP a las actuaciones de Moratinos y Rubalcaba tendrán continuidad en el Congreso de los Diputados y, lo más importante, si una vez que acabe el Ramadán, volveremos a tener incidentes.

Hoy, el foco ya se ha desplazado desde Melilla a otros asuntos. Por un lado, tenemos la crisis de Gobierno que Zapatero ha postergado durante la presidencia española de la Unión Europea. El anuncio de Corbacho de que pasará a las listas del PSC ha motivado que la rumorología funcione a todo trapo, implicando cada vez a más ministerios y dirigentes socialistas. De momento, sólo el Presidente del Gobierno sabe (o debería saber) qué piensa hacer, y tengo curiosidad por ver cómo presentará esta remodelación de su gabinete, que tantas veces le ha pedido la oposición.

Pero la primera cita fuerte de aquí a fin de año es el 29 de septiembre, con la huelga general. Si bien Méndez y Toxo están haciendo pedagogía de la huelga en todos los medios de comunicación, habrá que ver cuál es el respaldo final que tiene la convocatoria y, en un segundo plano, cómo quedará la relación entre Gobierno y sindicatos después de la misma. La otra fecha fuerte es el 28 de noviembre con las elecciones en Cataluña, en la que el PSOE sí se juega bastante más. Entre el PSC que está a la greña con el PSOE, ERC que está cada día más radicalizada en las cosas que hace desde la Generalitat y CiU que confía en volver a gobernar después de siete años en la oposición, la campaña electoral catalana va a ser muy entretenida.

Y no hay que olvidar el asunto más importante que marcará la actualidad política hasta 2011: los Presupuestos Generales del Estado. Las negociaciones que ha empezado el PSOE con el PNV son la esperanza de un Ejecutivo que se ha quedado solo ante la crisis después de haberla negado mucho tiempo, pero esas negociaciones son sobre el filo de la navaja, pues pueden dar al traste con el pacto de Gobierno entre PSE y PP en el País Vasco.

Zapatero no puede permitirse que los Presupuestos de 2011 no salgan adelante. Una derrota tan grande casi le obligaría a convocar elecciones anticipadas, pero es el riesgo de haberse sometido a la geometría variable en lugar de buscar acuerdos firmes para toda la legislatura con otros grupos parlamentarios. La cuestión es qué precio está dispuesto a pagar por ello.

Como se ve, el nuevo curso político viene calentito, y eso que no hemos mencionado la disputa entre Tomás Gómez y Trinidad Jiménez por ser el candidato en Madrid, la eternamente retrasada renovación del Tribunal Constitucional o las elecciones municipales y autonómicas de 2011, que caerán en mayo previsiblemente y marcarán cualquier decisión política que se tome en los partidos en estos meses. ¿Alguien quería tranquilidad?