Ha llegado eldiario.es

Acaba de salir a la calle (virtual) eldiario.es, el proyecto de Ignacio Escolar en el que muchos tienen puestas sus miradas. Y lo hacen porque estrena un modelo inédito en nuestro país, por el que pide financiación a sus lectores, a los que quiere hacer socios del periódico, que puede ser la clave de las futuras empresas periodísticas. Hoy la información se ha convertido en un bien tan abundante que nadie paga por él, pero la información periodística rigurosa tiene un precio. Deseo de corazon que eldiario.es tenga éxito y nos muestre que todavia puede haber empresas periodisticas rentables y, sobre todo, que todavia se puede hacer periodismo.

 

 

Si te gustó el post, compártelo.

Mi historia con Evernote

A poco que tengáis algo de actividad, tanto en internet como fuera de ella, empezaréis a acumular papelitos y post-it con teléfonos, ideas, recordatorios, notas… un cúmulo de información que siempre quieres organizar y nunca te pones con ello. Y cuando por fin te compras una “superlibreta” donde apuntar todo según vas necesitando, encuentras que muchas veces necesitas tener esos mismos apuntes organizados de alguna manera para poder trabajar con ellos desde el ordenador. Yo era una de esas personas y confieso que, muchas veces, mi mesa era un caos a pesar de libretas u organizadores. Pero eso ya terminó, gracias a Evernote.

 

 

Aunque Evernote ya lleva unos pocos años en activo, no ha sido hasta este verano que lo instalé en mi PC para ver si podía solucionar una necesidad que tenía prácticamente desde que empecé a trabajar en gabinetes de prensa. Después de tanto tiempo atendiendo y solucionando todo tipo de gestiones, uno termina con un catálogo de números de teléfono y correos electronicos bastante considerable. Los teléfonos VIP, por decirlo de alguna manera, iban a la agenda automáticamente, pero nunca sabia que hacer con el resto de contactos, que al final permanecían en el cuaderno u hoja donde se apuntaran originalmente.

 

¿Qué ocurría? Que pasados los meses necesitas hablar con alguien de determinado programa de radio, por ejemplo, y recuerdas que una vez ya hiciste una gestión con ellos pero no encuentras el teléfono ni te acuerdas del nombre de la persona. Eso me ha pasado más de una y más de dos veces y por eso buscaba una herramienta que me permitiera apuntar teléfonos y datos asociados (nombre, correo electronico, notas…). Probé primero con una tabla de Excel, pero no me satisfacía visualmente, al fin y al cabo era algo que iba a consultar constantemente y una tabla no es lo más bonito. Probé guardándo contactos en la agenda de outlook y en los contactos de gmail, pero las búsquedas en ambos casos no eran todo lo fluidas que necesitaba. Así que abandoné la idea… hasta este verano.

 

No recuerdo qué me convenció para instalarla, pero fue empezar a hacer notas con los contactos y experimentar una gran satisfacción al ver que, por fin, habia encontrado lo que buscaba. En una nota apunto todo lo que sepa del contacto y luego, a la hora de buscar, solo tengo que empezar a escribir en la casilla de búsquedas y Evernote me selecciona las notas que cumplen los requisitos. Puedo buscar por nombre, por el número de teléfono, por el medio para el que trabajan, por su e-mail o por cualquier cosa que haya apuntado. Tengo 294 notas en mi libreta de teléfonos y tengo la tranquilidad de que puedo encontrar exactamente lo que busco en menos de un segundo, algo que no tiene precio.

 

Y como Evernote está sincronizado en todos mis dispositivos, puedo acceder a través de mi smartphone a todas mis notas o crearlas desde el móvil para trabajar luego con ellas en el PC. Puedo hacer una grabación de audio para escucharla en el PC; puedo tomar una fotografia con el móvil, escribir una anotación en ella y compartirla por correo electronico; puedo hacer una checklist de tareas y tenerla siempre conmigo, o una lista de vídeos musicales enlazados a Youtube para poder escucharlos en cualquier momento. Con la extensión Evernote Web Clipper puedo capturar cualquier página web que me interese para consultarla más adelante. Puedo mandar a una dirección de correo mía de Evernote los mails que me interese conservar… Las posibilidades son ilimitadas.

 

Esto no es un post patrocinado y mi única relación con Evernote es que uso su aplicación, así que creeme cuando te digo que merece la pena. Yo empecé a usarla para una necesidad concreta que tenía por mi trabajo y cada vez le encuentro más utilidades. Si le das una oportunidad, seguro que resuelves ese problema que siempre has tenido o encuentras usos en los que nadie ha pensado aún. Y además su versión gratuita es más que suficiente para las necesidades de la mayoría de las personas. ¿A qué esperas para instalarla?

 

Si te gustó, compártelo

El método olímpico para ser un gran comunicador

 

Los Juegos Olímpicos de 2012 han pasado ya a la historia, después de hacer entrar en la leyenda a atletas como Usain Bolt o Michael Phelps, ejemplos de superación que deberían ser imitados por todos. Todos los campos del conocimiento se beneficiarían de aplicar la disciplina que necesita un deportista para ganar una medalla en los Juegos Olímpicos, y la comunicación no iba a ser menos. Por eso, he aquí el método olímpico para ser un gran comunicador en tres pasos.

 

Primer paso: Entrena y perfecciónate

 

Un deportista de élite entrena todos y cada uno de los días, sin importar el tiempo que haga o cómo se sienta. Un comunicador debe hacer lo mismo, entrenando su mente a diario.

 

  • Lee constantemente. Los libros sobre comunicación son una obligación (y aquí tienes algunos) pero la ficción también ayudará a que tu mente consciente se relaje mientras el inconsciente trabaja. Dedica también algunas horas al mes a investigar en internet, donde encontrarás muchos recursos gratuitos que te permitirán aumentar tus conocimientos y que puedes añadir a tus fuentes.
  • Escribe todos los días. La herramienta del comunicador es la palabra y el mejor modo de entrenarse es escribir, escribir, escribir y seguir escribiendo. Crea un blog para publicar tus escritos si no tienes dónde hacerlo. Si no quieres someterte a la disciplina diaria de bloguear, sométete a la disciplina aún más dura de escribir un libro. Nunca ha sido tan fácil autopublicarse, asi que tus textos siempre podrán llegar al gran público. Pero sobre todo, escribe, escribe, escribe.
  • Esfuérzate por aprender cosas nuevas cada día. Igual no necesitas conocer a fondo cómo funcionan programas como Audacity, Illustrator o QuarkXpress, pero si adquieres las nociones básicas podrás hacer tareas elementales y tendrás la base para encargar tareas más complejas a otros. Ocurre exactamente igual con el uso de redes sociales: Facebook, Twitter, Linkedin, Tuenti, Pinterest… o aplicaciones de uso común en la red: Google Reader, Evernote, Dropbox, Skype… Cuanto mejor las conozcas, mejor podrás usar todas sus posibilidades.
  • Asiste a seminarios y cursos para mejorar tu formación. La formación continua es vital para los nuevos profesionales de la comunicación. Toda charla, curso, seminario o máster al que puedas asistir pone nuevas herramientas a tu disposición, que te facilitarán las cosas en tu vida laboral. Si no tienes tiempo o posibilidad de participar en estos eventos, hay muchos recursos audiovisuales en internet que te permiten formarte sin salir de casa, como las charlas de TED o la mediáteca de la Fundación Telefonica.

 

Segundo paso: Compite y exponte al éxito y el fracaso

 

El entrenamiento de un atleta profesional tiene un único objetivo, la competición contra otros atletas para descubrir quién es el más fuerte y rápido. En comunicación ocurre exactamente igual, todo tu duro entrenamiento busca prepararte para el momento de la competición, en el que pondrás a prueba los conocimientos y habilidades que has adquirido.

 

Tanto si eres un comunicador autónomo como si trabajas en un medio, una agencia de comunicación o un gabinete de prensa, cada día es una nueva prueba en la que demostrar tu valía interactuando con otras personas en tu desempeño laboral. Esas interacciones y las gestiones diarias que realices serán las que muestren tu éxito o tu fracaso y son pruebas que has de superar.

 

Escribir un libro es una prueba, como la que me estoy sometiendo en estos momentos. Exponer diariamente tus ideas a la crítica es una prueba. Tratar con los medios de comunicación o con un gabinete de prensa es una prueba. Diseñar una estrategia de comunicación e implementarla es una prueba. Organizar un evento es una prueba. Todas las que superes serán éxitos y las que no, fracasos. Y a nadie le gusta fracasar.

 

Tercer paso: Construye tu marca personal

 

Tiger Woods. Roger Federer. Lebron James. Cristiano Ronaldo. Todos ellos son deportistas de élite que han sabido aprovechar su éxito deportivo para generar una marca en su persona que les reporta cuantiosos ingresos extradeportivos. Ellos tienen sólo unos años en la cumbre, pero nosotros tenemos una larga carrera profesional que gestionar, por lo que nos interesa construirnos una marca personal que nos ayude en nuestra vida laboral.

 

Primero define tu meta. ¿Quieres ser percibido como un estudioso de los social media, un experto en comunicación de crisis o un periodista especializado en comunicación politica? Una vez que tengas claro tu objetivo final, enfoca tu entrenamiento hacia esa meta y utiliza la competición para ir trazando el camino.

 

  • No pierdas ninguna ocasión de hacer networking. El ampliar tu red es algo esencial para construir tu marca. Debes hacer que tus contactos perciban en ti los valores que deseas transmitir y conectar con gente que pueda facilitarte el conseguir tu meta. Si quieres ser un experto en periodismo deportivo, conectar con alguien del departamento de comunicación de un museo no te hará ningún mal, pero tampoco te ayuda en tu objetivo final.
  • Publica un libro o imparte un curso. Estas actividades son las que más fácilmente pueden decantar tu marca personal en la dirección que deseas. Si publicas un artículo en ciertas revistas, ya puedes definirte como investigador y si impartes un curso ya puedes definirte como profesor. Además de ser éxitos en la competición, son hitos que cimentan tu marca personal.
  • Aprovecha tus éxitos y utiliza cada prueba superada para remarcar los valores que deseas para tu marca personal. Si cada vez que es necesario buscar datos dificiles de encontrar eres la persona que los consigue, en poco tiempo siempre acudirán a ti para ese tipo de tareas. Si cada vez que organizas un evento todo va como la seda, terminarás encargándote siempre de la organización de eventos. Todo ello irá sumando para establecer tu marca personal.

 

Este es el método olímpico para ser un gran comunicador en tres pasos. Ahora que ya lo conoces, sólo te queda ponerte en la línea de salida.

 

 
Post inspirado por Measuring Achievement By The Olympics. How Much Can You Achieve In 4 Years?

 

 

Si te gustó este post, compártelo

¿Periodistas generalistas o especializados?

 

Con el fin del verano llegan los exámenes de septiembre y el inicio del curso universitario. Cuando quien escribe estas líneas estudiaba en la universidad, le sorprendía la cantidad de asignaturas de “Introducción a” que existían en el plan de estudios de la carrera de Periodismo. Asignaturas como ”Introducción a las ciencias jurídicas”, “Teoría general de la publicidad”, “Principios de economía”, “Teoría general de la imagen” o “Fundamentos de las relaciones públicas”, además de otras asignaturas de introducción al marketing, sociología, documentación…

 

Toda este cúmulo de introducciones tenía como objetivo formar a periodistas todo terreno, capaces de portarse como una navaja suiza y poder defenderse en cualquier campo del periodismo. Ése era el modelo de periodista imperante en aquella época, un profesional polivalente, capaz de redactar una noticia política, hacer una crónica de radio de sociedad o redactar una pieza para televisión sobre cultura. Incluso hoy en día, no es extraño mover a periodistas entre secciones en los medios más grandes y así encontramos a profesionales de la sección de nacional que pasan a economía o redactoras de política que terminan en deportes. Es parte del juego, pero las reglas del juego están cambiando. La crisis que asola el sector periodístico puede que favorezca el modelo del periodista generalista y todo terreno, dado que las redacciones se reducen y los que quedan tienen que hacer de todo. Pero ese “de todo” incluye, cada vez más a menudo, tareas que no se enseñan en las facultades de periodismo (o al menos, no lo hacían en mis tiempos).

 

Programas como Quarkxpress, Final Cut, Photoshop o Illustrator son de uso común en muchas redacciones y el periodista debe saber manejarlos o al menos tener unas nociones básicas de su funcionamiento. A estos programas hay que sumar aquellos desarrollados específicamente para cada medio, que pueden ser desde maquetar un periódico de forma remota hasta hacer cortes de audio. Y además hay que sumar otras habilidades digitales, como saber editar vídeo para la web, usar Twitter o Facebook como herramientas periodísticas, crear infografías para explicar datos complejos, tener conocimientos de escritura SEO…

 

Todas estas habilidades son las que necesitará el periodista del futuro para poder trabajar en la web, que será el soporte principal de la información en todos los sentidos. Conocer y dominar bien algunas de estas herramientas sera esencial, pero dominarlas todas “por encima” no servirá a los futuros periodistas. En el Laboratorio de Periodismo Nieman, han publicado un post al respecto hace poco, señalando que las empresas de noticias prefieren a periodistas que sean sobresalientes en algunos aspectos, frente a los que sean buenos en muchos.

 

Es algo lógico. Una vez que los estudiantes adquieren las nociones básicas del periodismo, esto es, saber narrar, contrastar las fuentes o distinguir lo noticiable de lo que no lo es, entre otros aspectos, la especialización en un campo es el único modo de destacar entre los demás. La base es el periodismo de siempre, pero hay que complementarlo con habilidades nuevas que nada tienen que ver con lo que se enseña en las escuelas de periodismo.

 

No hay que negarse a aprender estas habilidades. Por desgracia, ya no basta con lo básico, hay que saber mucho más para poder ejercer. Para una profesión que siempre se ha enorgullecido de la inteligencia, tolerar la ignorancia es una estupidez que no se debe permitir. Tal y como dicen en el articulo de Nieman, “las facultades y escuelas de periodismo que licencian a sus alumnos con un entrenamiento rudimentario en un gran número de plataformas no estan aportando valor a sus estudiantes y hacen un flaco servicio al negocio del periodismo, que está luchando por su supervivencia”.

 

Por desgracia, que esto significa que vamos a tener generaciones de periodistas cada vez más cualificados cobrando cada vez menos sueldo es otra triste realidad…

Los medios de comunicación no pueden volver al pasado aunque quieran

El concepto de flecha del tiempo es bastante simple: El tiempo va del pasado hacía el futuro pasando por el presente y es irreversible. El pasado es inmutable, el futuro es incierto y vivimos un presente fugaz. Por eso, cuesta creer que haya gente que quiera invertir la flecha del tiempo y volver al pasado.

 

Este verano hemos tenido un ejemplo de ello con las fotografias del príncipe Harry desnudo en Las Vegas. Por increíble que parezca, la familia real pidió a los tabloides ingleses que no las publicaran, a pesar de que ya habían sido vistas por millones de británicos a través de internet. Y lo más increible es que los medios accedieron, al menos por un día. Al final The Sun publicó las fotos en su portada, reconociendo en el titular lo estúpido de su posición.

 

 

“La fotografia de Harry desnudo que ya has visto en internet”. Creo que es la primera vez que un periódico admite abiertamente su propia irrelevancia en la portada y creo que es algo bueno. Para solucionar un problema, lo primero que hay que hacer es reconocer que lo tienes. El problema de la prensa escrita es que el papel ha dejado de ser el soporte principal de la información y ha sido sustituido por el bit, fácil de difundir, de almacenar y de acceder. La prensa siempre ha publicado noticias de ayer, pero no nos hemos dado cuenta hasta ahora, cuando gracias a la tecnología somos capaces de acceder a las noticias prácticamente cuando se producen.

 

La disrupción provocada por la popularización de internet y las redes sociales ha hecho temblar los cimientos de toda industria cuyo producto principal pueda convertirse en bits. Ha ocurrido con la música, está ocurriendo con los libros y el cine y esta llegando ahora a los medios de comunicación, que además han tenido que lidiar con una grave crisis publicitaria, consecuencia del negro contexto económico mundial.

 

Y esta crisis de la prensa escrita viene de lejos. Más de 50 medios de comunicación han tenido que cerrar, y los que permanecen han tenido que afrontar dolorosos Expedientes de Regulación de Empleo. Más de 6000 periodistas han perdido su puesto de trabajo desde que comenzó la crisis y la situación no tiene visos de mejorar. Incluso el periódico más vendido de España, El País, está dejando de ser la máquina de ganar dinero que fue y lleva con un posible ERE en puertas desde abril.

 

La situación nunca habia sido tan crítica y por eso, insisto, cuesta creer que haya gente que quiera invertir la flecha del tiempo y volver al pasado. La solución a los problemas de la prensa escrita no pasa por mantener contra viento y marea la importancia del papel, sino por abrazar el bit como modo de llegar a tus usuarios, eliminando gastos superflúos y centrándose en lo esencial. No hay que confundir el continente y el contenido. El producto que elaboran los medios de comunicación escritos no son hojas de papel muerto con las noticias de ayer, son noticias y es en eso en lo que deben centrarse para sobrevivir.

 

Nuevo curso y nuevo reto: El libro de EScomunicación

Después de algo más de un mes de inactividad, EScomunicación vuelve a la carga, con algunas novedades respecto de la temporada pasada. Desde hace unos días esta operativo el twitter oficial de EScomunicación, al que podréis seguir a a través del botón habilitado en la sidebar derecha. También estrenamos una nueva cabecera, que tenéis aquí abajo, que se unirá a las ya disponibles y aparecerá de forma aleatoria cada vez que cargue la página.

 

 

Pero la mayor novedad es el contador que tenemos en la parte superior de la sidebar. Es un contador de palabras que indica el progreso del que será el primer libro de EScomunicación, un proyecto que acariciaba desde hace mucho tiempo. En este libro recopilaré todas las ideas sobre las que vengo escribiendo en los ultimos dos años referentes a los cambios que ha traido la tecnologia a la sociedad y, muy especialmente, a los medios de comunicación.

 

Es un proyecto ambicioso, como todo primer libro, y para ayudarme he puesto ese contador, confiando en que haciendo públicos mis progresos, o la falta de los mismos, pueda conseguir ese objetivo. Periódicamente iré hablando en el blog de cómo va el libro, para el que me he puesto una meta de 25.000 palabras, una extensión ideal para un libro electronico, que es como será publicado. No hay una fecha de salida establecida y confío en que mis compromisos laborales me dejen tiempo para escribir, pero espero tenerlo listo antes de final de año.

 

Ya está, ya lo hice público. Ahora, a escribir.

 

 

Con esto y un bizcocho…

Y con el final de la serie de Newsonomics, damos por cerrada la temporada en EScomunicación. Han sido unos meses de mucho trabajo pero muy gratificantes, en los que el blog ha crecido y ha llegado a mucha más gente que nunca antes. Ahora toca un merecido descanso para volver con fuerzas renovadas en septiembre, un mes en el que, si hay suerte y las musas son propicias, habrá importantes novedades. Hasta entonces, ¡gracias a todos y felices vacaciones!

Newsonomics: Doce nuevas tendencias que moldearán las noticias que recibes

Haz clic para comprar la versión inglesa en www.amazon.es. No hay versión en castellano de momento

 

Terminado el análisis de las doce tendencias que enumera Ken Doctor en su libro Newsonomics recopilamos en un solo post los enlaces a las mismas, así como el post de Lecturas 2.0, donde hablamos por primera vez del libro.

 

 

Los medios de comunicación han de cruzar la brecha

Los medios de comunicación se encuentran hoy ante una gran brecha que están intentando cruzar. El fondo no puede verse y hay muchas dificultades, pero al otro lado de la brecha el cielo es azul y hay grandes terrenos inexplorados. Con esta metáfora en la cabeza es cómo debemos examinar la última tendencia de Newsonomics de Ken Doctor: Los medios de comunicación han de cruzar la brecha.

 

Mackinac Bridge - Mackinac Bridge History and Facts

 

A esa brecha hemos aludido en alguna ocasión, y el caso de los medios de comunicación es un ejemplo perfecto de cómo los avances tecnológicos pueden poner patas arriba una industria establecida. Se ha creado una brecha que afecta a muchos aspectos del periodismo, y vamos a ver los más destacados.

 

  • La brecha económica. Los miles de millones en beneficios que generaban los medios de comunicación no van a volver, porque la publicidad tradicional ya no es tan rentable o apetecible. La publicidad digital hará que, poco a poco y con el tiempo, los medios puedan pagar noticias escritas por periodistas. Nunca se llegará a los niveles de la edad de oro de la prensa escrita, pero lo que es seguro es que en 2015 se pagará mejor que ahora. Y hay muchas otras posibilidades que están empezando a explorarse: mecenazgo, crowdfunding, cooperativas de periodistas… La solución puede ser una de ellas o todas juntas, pero hay solución.
  • La brecha de percepción. Haceos una pregunta, ¿qué necesidad de hay de pagar por El País (por ejemplo) cuando puedes leerlo gratis online? Es una pregunta crucial para determinar la brecha de percepción, es decir, cuánto siente la gente que debe pagar por las noticias. Mientras los medios no crucen la brecha económica, queda en sus manos ayudar a la audiencia a cruzar la brecha de percepción y conseguir que el porcentaje de gente que está dispuesta a pagar por la información lo haga. Puede ser de un 10% o de un 1% pero lo hay y no hay que ponerles obstáculos de ningún tipo para que lo hagan.
  • La brecha de habilidades. Durante mucho tiempo, los periodistas no salían de su zona de seguridad. Aprender cómo manejar un nuevo editor de texto, saber cómo editar un vídeo o un corte de audio, eso no era su trabajo. Esa actitud ya no vale. Los periodistas que sean flexibles y puedan aprender seguirán adelante, y los que no sean capaces verán cómo su carrera se apaga. Es pura selección natural, o te adaptas o desapareces.
  • La brecha en la esencia del periodismo. Con internet y la era digital, cualquiera puede publicar. Eso significa que Adidas o Volkswagen se ponen al mismo nivel que cualquier medio de comunicación. Las compañías gastan menos en publicidad y se dirigen directamente a sus clientes y al público, sin intermediarios ni molestos periodistas entre ellos y su audiencia. Eso es genial, pero no es periodismo. El reto es enseñar a los ciudadanos cómo distinguir entre las fuentes de información y que puedan discernir entre lo que es periodismo profesional y lo que no lo es. Siempre habrá gente que no le interesen las noticias, pero han de saber distinguir entre una noticia y una nota de prensa.

 

Más en la serie de Newsonomics: