Lecturas 2.0: Socialnomics de Erik Qualman

Como muchos otros, conocí a Erik Qualman a través de los excelentes vídeos de Socialnomics, tanto la primera versión de 2009 como la última actualización realizada el pasado julio. Son vídeos muy buenos que me llevaron a pensar que el libro en el que desarrollaba esos conceptos sería igual de bueno, pero por desgracia no es así.

Haz clic para acceder a la versión en inglés para Kindle. No hay versión en castellano

En mi opinión, Socialnomics tiene un defecto muy grave: No es un libro, es una recopilación de escritos para los cuales el autor no ha creado un armazón coherente. Qualman es un gran orador y eso se nota mucho en cómo escribe, con textos de mayor o menor extensión que pueden ser convertidos fácilmente en un speech de 10 minutos y multitud de ejemplos un poco forzados. A su favor, podemos decir que el autor es sincero ya que, desde el mismo principio, avisa que Socialnomics ni necesita ni debe ser leido de principio a final, una página tras otra y que su contenido esta dispuesto en «pequeñas cápsulas comestibles» para mayor facilidad del lector. Desde luego, Qualman no miente. ¿Quiero decir con esto que el libro es malo? No, Socialnomics no un mal libro, simplemente no es un libro, es otra cosa.

Dicho esto, podemos pasar a hablar del libro (y uso ese término como una pura convención), comenzando por su título. ¿Qué es socialnomics? Qualman lo define como el valor creado por y compartido a través de los social media y su influencia en los resultados, ya sean económicos, políticos, de relaciones… o dicho de otro modo más simple, es la difusión boca a boca aumentada con esteroides digitales. A partir de ahí, Qualman va lanzando ideas, una tras otra, en lo que es la gran virtud de Socialnomics: el caudal de ideas que hay en sus páginas.

Se habla sobre la larga cola, la marca personal, el presente y el futuro del marketing, la desaparición de los intermediarios, la transparencia y muchos otros temas, en lo que podría fácilmente convertirse en un batiburrillo de conceptos pero que, gracias a la estructura usada por el autor, resulta ser un compendio relativamente organizado de ideas sobre el tema. Por ello, aunque está un poco anticuado en las cifras que ofrece, Socialnomics es aún un recurso muy útil para quien desee introducirse en el mundo del social media.

Para los periodistas, Socialnomics recoge varios conceptos de utilidad: La transición de una economía de masas a una economía de nichos, cómo funciona la economía del enlace, la importancia de la recomendación y el compartir para la difusión de contenidos, las virtudes de la transparencia ante los públicos, la necesidad de mantener una marca personal coherente o cómo trabajar aprovechando los social media, entre muchos otros asuntos de interés. Puede que haya otros libros más actuales o mejor escritos, pero Socialnomics es una lectura que puede aportar mucho al periodista, quizás no una lectura esencial, pero aún útil a pesar de sus defectos.