Modernizarse no es tener un iPhone 4

Ayer terminó el debate de las enmiendas al articulado de los Presupuestos Generales del Estado. Por mi trabajo y posición, he tenido que seguir ese trámite parlamentario y, tanto el miércoles por la tarde-noche como el jueves por la mañana y tarde, estar pendiente de las votaciones.

No se me ocurre un proceso que necesite ser informatizado con más urgencia que esas votaciones. Para quien no sepa cómo se hacen, le invito a que acuda a este enlace, se salte las primeras 8 horas del vídeo y vea unos cuantos minutos de la votación. Si no tiene ganas de verlo, ya lo resumo yo. Durante una hora larga, 38 diputados se dedican a votar (por separado, en bloques y casi cualquier combinación que se te ocurra) las enmiendas de los Presupuestos, a las que se identifica tan sólo por el número, con lo que más vale que tengan clarito a qué se refiere y qué debatieron en su momento, horas antes. Los momentos de confusión pueden producirse muy fácilmente y sólo el buen hacer de los letrados de la Cámara permite que ésta (y otras votaciones) puedan producirse.

La legislatura pasada hubo un plan de modernización tecnológica en la Cámara Baja, en las reuniones de la Junta de Portavoces se ha eliminado el papel, y la noticia surgió este verano cuando se dio la posibilidad a los diputados de adquirir un iPhone 4 institucional. Incluso Rajoy ha aparecido usando un iPad (aunque no a cuenta del Congreso, pero sí en el hemiciclo). Muy modernos, sí, pero nuestros diputados, con honrosas excepciones, no son muy amigos de las nuevas tecnologías.

Lo fácil que sería implementar una wiki interna para facilitar todo el proceso de enmiendas y transacciones, y acceder a ella en los ordenadores eliminando el uso de miles de hojas de papel. Se podría trabajar directamente sobre el texto original del Gobierno, incorporando todos los cambios que cada grupo considere necesario. El debate continuaría siendo igual, defendiendo cada cual sus enmiendas e incorporando transaccionales al instante y sin necesidad de tener que pasarlas a limpio y trasladárselas a los demás. Las votaciones también serían mucho más rápidas y sin confusiones ni necesidad de leer largas listas de cifras, y el resultado final sería accesible mucho más rápido que en la actualidad, que todavía se tarda días en organizar y editar los textos legales.

Qué fácil sería si hubiese un poco de voluntad para mejorar los procedimientos y humildad para aprender, pero creo que todavía queda mucho hasta que la primera generación de nativos digitales llegue a la política.

Una respuesta a “Modernizarse no es tener un iPhone 4”

  1. Sólo se me ocurre un sector con la misma inapetrencia tecológica: el fútbol.

    Porque que a estas alturas se permitan goles como el del otro día del Milán.

    Eso sí, para el ciclismo bien que se ponen en marcha los controles tecnológicos más avanzados, capaces de detectar el 0,0000000000000005 de clembuterol…

    Techo Díaz

Comentarios cerrados.