5 ideas para que no cierre tu medio de comunicación

En cualquier empresa medianamente seria, cuando las cifras de ventas y la facturación bajan, se realiza una auditoría interna para averiguar por qué se producen estos descensos, se examina el proceso productivo y los canales de distribución para modernizarlos si es necesario o se hace un estudio de mercado con el que encontrar por qué no se consume nuestro producto tanto como antes. No tengo un MBA, pero me parecen pasos razonables, al fin y al cabo interesa más la supervivencia de la empresa a largo plazo que el beneficio a corto plazo, ¿no?Pero eso sólo pasa en las empresas serias.Las empresas españolas que se dedican a los medios de comunicación se enfrentan a un panorama convulso, con un descenso sin precedentes en ventas y publicidad, y tienen que buscar cómo sobrevivir en un mercado cada vez más fragmentado. Por supuesto, la solución es despedir a tus trabajadores más experimentados y veteranos, y aumentar la carga de trabajo de los que quedan para que escriban también en la web y/o participen en el resto de medios de tu grupo. Spain is different, no queda duda.

Al final, todo se reduce a una cuestión muy simple: salvar las cuentas de resultados o salvar al medio de comunicación. Si tan sólo nos preocupan los beneficios, basta con ir recortando gastos hasta que hayamos exprimido por completo la empresa, momento en el que sabremos que hay que volar hacia confortables planes de retiro. Pero si hay que salvar al medio de comunicación, hay que pensar con la cabeza, no con una calculadora.

  1. A la hora de afrontar un ajuste de plantilla, no puedes imponerlo desde arriba, eso sólo minará la confianza del resto de trabajadores en la empresa y mermará el valor del medio. Es un tópico pero es cierto, es mejor negociar, puede que hasta evites tener que cerrar la empresa.
  2. Cuando hay que recortar gastos, hay que hacerlo en las cosas que realmente puedes recortar. Si antes tenías todo tu proceso productivo bajo una misma marca, ahora tendrás que externalizar para reducir costes y, desde luego, no echas a tus trabajadores senior, que tanto te ha costado formar y que conocen la empresa y el mundillo como la palma de su mano.
  3. Inviertes en formación continua. De la misma forma que no puedes echar a un trabajador que te responde y hace su trabajo, el trabajador tiene que entender que es necesario que se convierta en un todo-terreno preparado para proveer de contenido a cualquiera de las empresas del grupo. Pero para eso hay que enseñarle antes.
  4. Un mercado más fragmentado es un mercado en el que hay más opciones, y tienes que conseguir que el público opte por ti. Algo falla si tu medio no vende tanto como antes, y tienes que escuchar a tu público para saber por qué han decidido optar por otro medio. Tienes que abrirte a tu público y no me refiero a ampliar la sección de cartas al director.
  5. Tienes que estar preparado para innovar, y la innovación no es un interruptor que hoy lo accionas y mañana ya estás innovando. Es una mentalidad que adoptas para ofrecer algo nuevo, diferente a lo que ofrecen los demás, y puede ser desde la creación de una comunidad para fidelizar a tu público a hacer caso omiso de listas de consejos como ésta y concentrarte en hacer mejor lo que ya sabes hacer bien.

Y esto son sólo cinco ideas. ¿Qué idea tienes tú?