Después de las primarias ¿viene la calma?

Tras haber conseguido su otoño de pasión, las primarias de Madrid, ha tenido el resultado que no deseaba. Ya se empieza a hablar de postzapaterismo, y es un término que vamos a oír mucho en los próximos meses. Sólo hay que recordar cuántas cábalas se hicieron con la sucesión de Aznar y cuantos minutos y páginas de información ocupó el tema desde el Congreso del PP de 2002 hasta que se designó a Rajoy.

Sin duda, la victoria de Tomás Gómez en las primarias va a aglutinar en torno a su persona, quiera él o no, a los descontentos con José Luís Rodríguez Zapatero. Pero creo que lo que podría ser un motivo de escisión en el PSOE no lo será, pues el ex alcalde de Parla seguro que sabe que no es el momento para entrar en debates de sucesiones o liderazgos, ya que si una cosa ha demostrado es que no tiene un pelo de tonto. De hecho, el pulso que ha echado y ganado a la dirección nacional del PSOE ha aumentado su figura pública y le ha permitido incrementar su reputación. Aunque Madrid es feudo del PP desde hace tiempo, yo no descartaría ningún resultado el próximo mayo. Gómez ha ganado una elección interna con una parte importante de su partido en contra, quién sabe lo que podrá conseguir con todo el aparato socialista detrás.

Y un aviso para navegantes. Después de lo que le han hecho con este proceso de primarias, el propio Gómez sigue afirmando que su candidato es Zapatero, pero recordemos que en 2007, después de las anteriores elecciones municipales, dijo que permanecería en Parla toda la legislatura y luego esa promesa duró año y medio