La desaparición de la prensa escrita (I): Es cuestión de tiempo

En los últimos días, dos posts me han llamado la atención. El siempre interesante Enrique Dans hablaba sobre el plug-in de The Guardian para WordPress y en Nación Red se referían al último libro de Clay Shirky. En ambos casos se destaca la importancia de la difusión de los contenidos informativos frente a las posturas que abogan por el contenido de pago. Ya he hablado de estos temas en otras ocasiones, cuando me he referido a las tres D, pero nunca está de más insistir en el hecho de que el desarrollo de las redes sociales obliga a los medios de comunicación a adaptarse y mejorar sus contenidos para conseguir la máxima difusión. Sólo la difusión permitirá a un medio ser rentable y convertirse en referente.

Y atentos a su predicción de que en quince años los medios impresos serán tan arcaicos como lo son hoy los telegramas. Yo me atrevería a decir que será antes incluso. Si algo me ha enseñado mi búsqueda de una tablet, es que estos dispositivos van a revolucionar nuestra forma de consumir información y que su penetración en la sociedad va a ser rápida, ya que el nivel de los smartphones actuales ha preparado al público para usarlos. El futuro ya no es sólo digital, ahora también es táctil y personalizable. Si gracias al iPhone disfrutamos ahora de una variedad abrumadora de smartphones, gracias al iPad vamos a tener tablets para todos los gustos. Y cuando las tablets se conviertan en un producto de consumo más o menos masivo, los periódicos en papel tendrán los días contados, y de eso vamos a hablar en el próximo post. ¿Qué pasará cuando desaparezcan los periódicos y revistas?