La rebelión de Twitter: #eurodiputadoscaraduras y Sostres

En el día de hoy hemos asistido a dos nuevos ejemplos de cómo Twitter está transformando nuestras vidas y nuestro modo de consumir y reaccionar a la información. Por un lado, tenemos el hashtag #eurodiputadoscaraduras con el que los usuarios han mostrado su indignación ante la votación en la que la mayoría de los eurodiputados se posicionaron en contra de viajar en clase turista para vuelos inferiores a menos de cuatro horas. Por el otro, tenemos algo inédito en España: la retirada de un artículo de opinión en un periódico (sólo en la edición digital, en papel era ya imposible) del polémico Salvador Sostres por justificar la violencia de género.

En el caso de los eurodiputados, es otro indicativo claro de cómo a veces los políticos no entienden la importancia de los gestos.  Da igual que, dentro del presupuesto de la eurocámara y las asignaciones de los diputados, la diferencia sea nimia. Estamos hablando de que en un momento de crisis, en la que los ciudadanos nos tenemos que apretar el cinturón, no se pueden permitir excentricidades ni gastos superfluos.

En lo que se refiere a Sostres, el artículo (que ya no está ni en la caché de Google, pero que puede leerse aquí) está escrito con el ánimo de polemizar, y cualquiera que haya seguido mínimamente la trayectoría de este hombre sabe que vive de la polémica. Dicho lo cual, en un tema tan sensible como la violencia de género se tenía que haber mordido la lengua y no intentar defender o justificar al asesino.

Hasta hace unos años, no habría pasado nada en ninguno de estos dos casos, pero las cosas han cambiado. Twitter ha permitido que el descontento generado entre los ciudadanos se canalice, convirtiendo ambos asuntos en trending topics de los que todo el mundo habla. Antes, el cabreo se habría reducido a tertulias de bar o incluso tertulias radiofónicas, pero ahora todos pueden expresar su rechazo mediante un simple tweet, y cuando lo hacen muchos, se nota. Y si no, que le pregunten a Pedro J. Ramírez o al PSOE

Finalmente, y ya refiriéndonos sólo al ámbito periodístico, el caso de Sostres es el que más nos interesa, pues sienta un precedente y abre un debate. ¿Debe un medio de comunicación retirar un artículo de opinión por quejas recibidas en Twitter? Yo opino que sí y doy tres razones:

  • El director de El Mundo ha abrazado Twitter con la fe del converso. Si no hubiera hecho caso a las múltiples quejas recibidas, su credibilidad, y por extensión la del medio que dirige, habría quedado seriamente dañada. No puedes abrirte a tu público y luego no escuchar lo que te dicen.
  • El artículo no estaba publicado en una dirección web personal, sino dentro de la dirección corporativa de El Mundo, y ha sido El Mundo (sus directores) quienes han decidido quitarlo. Se pueden compartir o no sus razones, pero tienen todo el derecho a publicar, mantener o borrar lo que quieran dentro de su web.
  • Antes de Twitter , el artículo de Sostres habría motivado varias cartas al director, publicadas días después, y con consecuencias prácticamente inexistentes. Hoy, se ha eliminado el artículo y se han conseguido disculpas del director del medio. Sin ninguna duda, me quedo con el hoy.

 

2 respuesta a “La rebelión de Twitter: #eurodiputadoscaraduras y Sostres”

Comentarios cerrados.