Consejos para neófitos en redes sociales

En lo que va de 2011, estoy viendo a varios amigos y colegas que se están introduciendo en las redes sociales. En algunos casos, se ha pasado de no querer saber nada de ello a ser fervientes conversos de los social media. Algunos me han pedido consejo o me han preguntado para qué sirve. Así que para todos ellos, aquí van unos breves consejos los néofitos en redes sociales.

 

 

¿Por dónde empiezo?

 

Antes de hacer nada, piensa para qué te quieres meter en las redes sociales, que cada una tiene su función.

 

  • Tuenti es la red social netamente española, dirigida a un público joven, y enfocada al ocio. No tengo perfil en ella, así que no puedo decir mucho más, aparte de que es la única capaz de plantar cara a Facebook en su terreno en el territorio español.
  • Facebook es la red que ya todos conocen, gracias a la película La red social. Es la red más grande, ideal para recuperar el contacto con gente a la que no veías hace tiempo, compartir vídeos y enlaces y para jugar cuando estas en la oficina.
  • Linkedin es más seria y está enfocada al mundo laboral. Puedes usarla para poner tu CV en línea, ampliar tu red de contactos profesionales y buscar y/o ofrecer empleo.
  • Flickr es donde tienes que estar si eres amante de la fotografía. Te permite tener organizado tu archivo fotográfico, compartir tus fotos con toda Internet o sólo unos pocos amigos y olvidarte para siempre de hacer copias de seguridad, al tener todas tus imágenes en la nube.
  • Twitter es la red de moda del momento y repasé sus funciones hace pocos días, con motivo de su quinto aniversario. Para abreviar, puedes usarla para seguir a los famosos o personalidades que te interesen del mundo de la política o deporte, entre otros muchos ámbitos, y poder interactuar con ellos, además de para intercambiar mensajes con tus amigos y colegas de trabajo.

Hay muchas más, pero para empezar, éstas son las que hay que tener en cuenta, según tus necesidades. ¿Que quieres estar en contacto con tus colegas? Tuenti o Facebook ¿Que además de eso quieres estar en contacto continuo? Abre una cuenta de Twitter ¿Que quieres que tu abuela vea las fotos de su nieto? O abres una cuenta de Flickr o las metes todas en Facebook. ¿Que quieres utilizarla como escaparate para promocionarte profesionalmente? Entonces tienes que estar en Linkedin. Como ves, todo depende de lo que quieras conseguir.

Paso a paso

Otra cosa que he notado es que para algunos estar en las redes sociales parece una carga. “Esto necesita más horas de las que parece” o”no tengo tiempo para estar conectado todo el día” son dos de las frases que he oído a este respecto. Mi respuesta es siempre la misma: Lo que tienes que hacer es ir paso a paso.  Por eso, no abras varias cuentas a la vez, ve gradualmente. Si abres cuenta en Facebook o Tuenti, no te apresures a abrirte también un Twitter o vincularla con Linkedin. Explora todas las posibilidades que te ofrece una red antes de meterte en otra. Ya sabes que quien mucho abarca, poco aprieta.

Tu teléfono es tu aliado

Las redes sociales y los smartphones han explotado simultáneamente y con razón. Gracias a los smartphones, cualquiera puede acceder en cualquier momento a su red social de preferencia y, al mismo tiempo, muchos adictos a las redes sociales han encontrado en los smartphones el vehículo perfecto para estar conectado 24/7. Blackberry, iPhone y Android te ofrecen la posibilidad de descargarte aplicaciones específicas para cada red social y conectarse nunca ha sido tan fácil. Y eso no que hemos hablado de las tablets…

Cada cosa en su sitio

Una vez que hayas cogido la soltura suficiente para manejarte desde el PC, tu smartphone o tu tablet, tienes que decidir para qué usas cada red. En mi caso particular, a Facebook le doy un uso personal, para estar en contacto con familiares, amigos o compañeros de trabajo y compartir con ellos vídeos y enlaces que me parecen interesantes o divertidos. En cambio, la página de Facebook de EScomunicación es exclusivamente para publicar los artículos del blog y compartir otros contenidos que puedan ser de interés para los lectores, limitándome a la temática del blog.

En Linkedin, mi perfil es profesional. Aunque algunos de mis contactos son amigos míos, mi objetivo es establecer una red de contactos dentro de mi profesión, pero no de cualquier manera. No acepto todas las solicitudes que me llegan si no veo un motivo claro, e intento participar en los grupos en los que estoy y en las preguntas y respuestas, para que mi actividad no se reduzca a hacer networking.

Además, tengo una cuenta de Flickr que utilizo para compartir algunas imágenes y como depósito para aquellas que no subo al servidor de EScomunicación y un mini blog en Tumblr, que uso para compartir contenidos breves simultáneamente en mis cuentas de Twitter y Facebook.

En Twitter soy más anárquico, mezclando lo personal y lo profesional. Aquí comparto enlaces de comunicación y otros temas mas lúdicos como comics o humor, y sigo a gente de lo más variada, entre amigos, humoristas, personajes ficticios, periodistas y gente de comunicación. A pesar de ello sí soy organizado para elegir a quién sigo, si no aporta nada de valor a mi timeline o no es una amistad offline no entrará en ella.

Este último consejo es válido para todas las redes sociales, no añadas a nadie a tus contactos por añadir. Sólo porque te haya mandado una invitación no significa que te conozca. Hay muchos usuarios que parece que tienen el síndrome Pokemon, quieren hacerse con todos los contactos posibles. Más allá de cualquier otra consideración, no te preocupes por hacerte con el mayor número de contactos y amistades, preocúpate porque sean los mejores contactos y amistades posibles. Y esto también se aplica cuando te desconectas.