ESComunicación

Apuntes sobre comunicación, periodismo y política

Cuando los periodistas deben pagar por trabajar

with 2 comments

Pagar por trabajar

Gracias a mi amigo Xabier Sanmartín, me he enterado de la astracanada que ha montado el festival Primavera Sound, que ha decidido que va a cobrar por las acreditaciones de prensa y los periodistas van a tener que pagar por trabajar.

Sí, has leído bien. Van a cobrar por las acreditaciones de prensa. Van a hacer pagar a periodistas por hacer su trabajo.

Reconozco que no soy experto en el mundillo musical. Puede que este tipo de prácticas sean habituales en los festivales de música, o que otros países hayan implantado esta práctica con éxito y quieran exportarlo a España. Por eso me fío del criterio de La Ganzúa, que de esto saben mucho más que yo, y han decidido retirar la información del Primavera Sound de su web, por razones que podéis leer en este post. Como he dicho, no soy un experto, pero sí hay una o dos cosas que sé sobre periodistas que deben pagar por trabajar.

El único caso que conozco en el que los periodistas pagan por trabajar es el de las caravanas electorales, y yo he trabajado en unas cuantas desde el año 1999. Incluso he escrito sobre ello en el blog. El dinero que se cobra, bastante más de lo que pide el Primavera Sound, tiene objetivos muy concretos: costear el transporte del periodista; asegurar que llega a tiempo a todos los actos de la campaña; proporcionar un sitio adecuado y preferente para que trabaje, e incluso facilitarle alguna información exclusiva. Los medios de comunicación pagan mucho dinero por participar en una caravana electoral, pero lo hacen porque es el modo más eficiente de asegurar que el periodista puede realizar su trabajo. Eso sí lo sé, porque yo me he encargado de ello.

En cambio, lo que hace el Primavera Sound no tiene nada que ver. La cantidad que cobran es, según dicen, para “favorecer las condiciones de trabajo y la experiencia global de los medios acreditados antes, durante y tras el evento”. ¿Qué significa eso? ¿Van a darles más facilidades, van a conceder más entrevistas con los grupos? Lo dudo mucho. Son cincuenta euros lo que cobran, no creo que con ese dineral puedan montar una sala de prensa de última generación. De verdad que no le veo sentido, y eso que llevo un buen rato dándole vueltas.

Ni tan siquiera me vale la excusa de que al poner una cuota, van a separar a los medios “serios” de los que no lo son. Yo he trabajado en acreditaciones en cientos de actos y sé cómo funciona. Si hay espacio, que entren todos los medios posibles. Si no lo hay, los medios pequeños o los “no serios” saben perfectamente que son los primeros en caerse; no vas a dejar fuera a El País para meter a un redactor de EScomunicación, es de perogrullo. Ése es el único motivo para decir que no a la acreditación de un medio, no una barrera económica. Por eso, lo que han hecho en La Ganzúa me parece perfecto, porque todo esta polémica esconde algo mucho peor.

El menosprecio a los periodistas y la profesión periodística. 

Cobras a los periodistas solo cuando consideras que no valen nada para tu evento, que te da igual un medio que otro u ocho que ochenta acreditados. Total, es solo dinero, con el precio de las entradas para el público ganas mucho más que eso. No necesitas periodistas.

Eso es un error muy grave, y me gustaría saber qué opinan los medios colaboradores del evento. ¿Ellos también tienen que pagar? Seguramente no, para eso son partners, puede que hayan pagado una cantidad superior para serlo. ¿Y por qué no se da la oportunidad a los demás? ¿Cuánto cuesta ser un partner del Primavera Sound y qué privilegios conlleva? Igual entonces algún otro medio se conformaría pagando la tarifa “normal” (y sí, esta última frase es sarcasmo). De verdad, espero que alguien del festival lea esto y se explique. Yo les daré la palabra encantado.

Además, el cobrar es un arma de doble filo. He tenido más de una y más de dos discusiones con los periodistas en la caravana electoral a cuenta del servicio que reciben a cambio de su dinero. Espero que los periodistas que vayan al festival (alguno irá a pesar de todo) no dejen pasar una. ¿Faltan enchufes para conectar los ordenadores? ¿La sala de prensa no es funcional y está mal ubicada? ¿No hay ni una mísera botella de agua para los periodistas? ¿La organización no facilita el trabajo? Entonces es cuando deben quejarse y exigir un servicio digno que les permita hacer su trabajo. Para eso han pagado.

Si te gustó este post, compártelo.

 

Written by MAAP

febrero 11th, 2014 at 12:25 pm