La audiencia y los contenidos basura

Streaming TV

Si repasamos el listado de noticias más leídas de cualquier medio de comunicación en su edición web, los primeros puestos estarán llenos de historias sobre deportes, sucesos y crónica rosa. Solo muy de cuando en cuando encontraremos noticias de secciones como política y economía, y su permanencia en esos listados es siempre fugaz, mientras que las noticias más “ligeras” pueden permanecer hasta 48 horas o más. Esta trivialización de la información es parecida al fenómeno de la telebasura y nos lleva a un debate que no tiene fácil respuesta. ¿Los medios ofrecen información trivial porque es lo que el público quiere o el público consume información trivial porque es lo que le dan los medios?

En mi opinión, ambas preguntas tienen una respuesta afirmativa, pues en esta ecuación, ni el público ni los medios están exentos de culpa. En los medios de comunicación siempre se han dado noticias más ligeras o morbosas y siempre se ha sabido que son las que atraen audiencia; el público las demanda, esto es así. Pero también es cierto que la oferta de estos contenidos generada por los medios es excesiva, rozando en ocasiones los límites del buen gusto, de forma que la audiencia en muchas ocasiones, no tiene otra opción.

Afortunadamente, creo que estamos rompiendo ese círculo vicioso. La fragmentación de la audiencia permite, por ejemplo, que en televisión haya canales temáticos dedicados al cine o los documentales, o que proyectos de periodismo más especializado puedan tener éxito, como puede ser Jot Down o Materia. Hay mercado para contenidos de calidad de la misma forma que hay mercado para otros contenidos como las revistas de crónica rosa, y no tenemos que cometer el error de pensar que son antagónicos. No tiene porque ser uno u otro, pueden ser los dos a la vez.

Cualquier persona tiene gustos muy variados y sumamente heterogéneos: se puede ser amante de la ópera clásica y también devorar las noticias de sucesos. Por eso, los listados de noticias que mencionaba al principio son tan diversos, porque los gustos de la audiencia son sumamente diversos. Aunque el gusto mayoritario sea por las noticias “ligeras” eso no significa que no haya demanda de otro tipo de informaciones y corresponde a los medios el ofrecerlas. Mientras haya libertad de elección para la audiencia -esto es, noticias ligeras y no tan ligeras-, todo irá bien, pero si solo tuviéramos acceso a noticias fáciles de sucesos y crónica rosa, entonces sí que estaríamos frente a un grave problema para todos. Todo lo demás son discusiones artificiales, pues la pregunta que lanzaba al principio no tiene respuesta.

 

Si te gustó este post, compártelo.