La credibilidad de los medios no depende del soporte

Ante la pregunta de mi amigo Alberto el pasado lunes en Facebook, mi primera reacción fue pensar en que ya existen medios online con credibilidad contrastada como Politico, que ha llegado a ganar un Pulitzer, al igual que el Huffington Post. La situación en España no es absoluto comparable, ya que en este tema estamos años por detrás de Estados Unidos y el fenómeno de los confidenciales que se dio en nuestro país merece capítulo aparte. Pero cuanto más pensaba en el tema, más me daba cuenta de que estaríamos perpetuando una división que no tiene sentido: no existen medios en internet y medios fuera de internet igual que no existen medios en la televisión y medios fuera de la televisión. Son solo soportes y la credibilidad de un medio de comunicación no depende del soporte, ni tampoco le viene otorgada por éste, aunque muchos aún piensen así.

Es algo tan obvio que hasta podemos pasarlo por alto. El prestigio y credibilidad de cualquier medio de comunicación es fruto del trabajo de sus profesionales a lo largo del tiempo y eso no tiene nada que ver con el canal o soporte por el que difunden sus informaciones. A su vez, el alcance y repercusión del medio de comunicación se verá aumentado en proporción directa a su prestigio. Tomemos el caso de los papeles de Bárcenas. ¿Habrían tenido la misma repercusión si hubieran sido publicados en otro medio de comunicación? Cuando El País publicó los papeles, tuvo un eco tremendo en todos los medios de comunicación de España y muchos en el extranjero. Ese eco es fruto en primer lugar de la credibilidad obtenida por El País en casi cuarenta años de periodismo y en segundo lugar, del alcance y difusión que le concede esa credibilidad. Si hubiesen sido publicados por otro medio de comunicación, los resultados habrían sido distintos.

Usemos la división artificial de “medios de internet” e imaginemos que hubiera pasado si los papeles hubieran salido a la luz en cualquiera de los varios medios nativos digitales de España, como Vozpopuli o Infolibre. El alcance bien podría ser el mismo, ya que los mayores consumidores de medios de comunicación son los propios periodistas y muchos no dudarían en hacerse eco de la noticia. Pero no todos lo harían, pues los mayores perpetuadores de la división artificial entre medios de internet y medios fuera de internet son los propios medios de comunicación. Si Vozpopuli hubiera publicado los papeles de Bárcenas, tengo serias dudas de que El País o El Mundo lo recogieran en su edición del día siguiente. A la tradicional rivalidad entre medios de comunicación hay que sumar que todavía no conceden a los medios de internet la credibilidad necesaria. A no ser que sea una noticia de gran alcance, pocos periódicos se hacen eco de las exclusivas de otros, con lo que aún menos lo harían de un medio digital.

En resumen, y para contestar a Alberto, todavía queda camino para que los medios de comunicación digitales obtengan la credibilidad de los medios convencionales, primero porque los medios tradicionales deben superar esa reticencia a considerar a los digitales como iguales, y segundo y muy especialmente porque tienen que trabajársela a golpe de exclusiva y trabajo periodístico. Al final, es por su trabajo por lo que se les va a juzgar y es por ello que la credibilidad de los medios no depende del soporte, aunque muchos todavía piensen así.

 

Si te gustó este post, compártelo.