Sobre el cierre de la Ràdio Televisió Valenciana

La decisión de la Generalitat valenciana de cerrar la Ràdio Televisió Valenciana (RTVV, también conocida como Canal 9) es una muy mala noticia para todos. RTVV es una de las cadenas autonómicas de televisión más antiguas y al igual que el resto de medios de comunicación, había sido golpeada muy duramente por la crisis, con una deuda descomunal de 1.200 millones de euros, por la que se tuvo que acometer un Expediente de Regulación de Empleo que afectó a cerca de mil trabajadores de la cadena. El fallo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que declaraba nulo ese ERE ha motivado la drástica decisión del Gobierno valenciano, que afirma que no puede hacer frente a los gastos de readmitir a todos esos trabajadores.

Así pues, la caída de la RTVV se debe a su gran déficit, que ha sido causado por una mala gestión desde hace muchos años. Solo así se puede entender que una televisión autonómica haya tenido a más trabajadores en plantilla que muchas cadenas nacionales, incluso en su conjunto. Pero también hay que ser realistas y decir que ningún sindicato o asociación de periodistas había denunciado esos excesos en la contratación. Mientras ha habido dinero público para mantener una estructura inflada, nadie se quejó y ahora que ya no lo hay, es cuando llegan las protestas. Con esto quiero decir que todos tienen parte de culpa, aunque la mayor parte recae sobre los gestores políticos de RTVV, que han usado la cadena a su antojo.

Y es que en España, los medios de comunicación públicos tienen un problema muy grande, que es su subordinación completa al poder político. Como explica Lluís Bassets en El último que apague la luz, el modelo de televisión gubernamental controlada por el partido de turno en el Ejecutivo se ha reproducido de forma clónica en las autonomías, incluso a la hora de fabricar déficit público, como muestra el caso de RTVV que puede extrapolarse al resto de televisiones autonómicas. Tenemos así una línea continuista y de supeditación al poder político por parte de las televisiones públicas que viene desde el viejo aparato del monopolio televisivo franquista. Más de treinta años después de la transición, nada ha cambiado.

https://twitter.com/iolandamarmol/status/397818403756716032

Prácticas como las que detalla la periodista de RTVV hacen que sueños como conseguir una televisión pública en España del nivel de la BBC sean solamente eso, sueños prácticamente imposibles de realizar. Lo peor es que todos perdemos, aunque no vivamos en la Comunidad Valenciana. Pierden los ciudadanos, que van a tener una menor oferta informativa, pierden los periodistas, porque cada cierre de un medio de comunicación empobrece a la profesión en su conjunto y, sobre todo, pierden los trabajadores de RTVV. Son los principales afectados y a los que no podemos dejar de tener presente, aquellos que simplemente han intentado hacer su trabajo lo mejor posible y que de un día para otro se van a encontrar en la calle. Es por ellos por quienes más lo siento, y deseo que se pueda encontrar algún tipo de solución, aunque lo veo difícil.

Ojalá pudiéramos tener en nuestro país una cadena pública tan siquiera la mitad de buena que la BBC; lo más triste es que no es por falta de medios o calidad en los periodistas españoles, sino por que, sencillamente, no hay en España una cultura de la televisión pública. Si la hubiera, no ocurrirían cosas como el cierre de la RTVV.

 

Si te gustó este post, compártelo.

4 respuesta a “Sobre el cierre de la Ràdio Televisió Valenciana”

  1. Soy un periodista de Canal 9(o Nou como se acaba de rebautizar) y llevo siguiendo este blog durante algún tiempo. Hoy he podido comprobar que su autor lo elabora leyendo informaciones que han ido apareciendo por aquí y por allá y, lo que es peor, no se ha moletado en contrastarlas.
    Me refiero a dos afirmaciones. «Canal 9 tenía más trabajadores en plantilla que muchas cadenas nacionales» y «decir que ningún sindicato o asociación de periodistas había denunciado esos excesos en la contratación».
    Respecto a la primera tengo que decir que es la frase pronunciada por el poder político de la Generalitat para justificar el ERE. El periodista que ha escrito este blog podría haber contrastado la cifra. Es una frase demagógica com la que acabamos de escuchar del president Albert Fabra: «O un hospital o RTVV».
    Por lo que se refiere a la segunda afirmación, claró que sí que se denunciaron los abusos en la contratatación, denuncias que cayeron en saco roto. Sólo se tendría que haber llamado a algún representante sindical para comprobar que lo que digo es cierto.
    Este blog, estos textos sobre periodismo, han incumplido una de las leyes más básicas: contrastar la información.

  2. Muy buenas Marc, en primer lugar quiero pedirte disculpas a ti y al resto de lectores de EScomunicación por no haber hecho los deberes. Tendría que haber contrastado los datos, hacer alguna llamada, o comprobar bien mis afirmaciones, por eso pido perdón. Dicho esto y más que intentar justificar o corregir el texto (con todos los fallos que pueda tener), creo que es más interesante ofrecerte a ti, como parte de la historia, esta humilde tribuna para que puedas contar lo qué ha pasado en Nou y cómo hemos llegado a esta situación. Si estás interesado, ponte en contacto conmigo en miguel@escomunicacion.es.
    Con este post, no quería hacer demagogia tan solo usar el caso de Nou para ilustrar mi tesis, que creo compartirás, de que en España no tenemos cultura de televisión pública. Acepto tus críticas, que además están perfectamente razonadas, y solo puedo decirte que intentaré no defraudar de nuevo tu confianza, pues es cierto que llevas un tiempo en la lista de suscripción del blog y todo lector de EScomunicación es mi jefe. De los errores se aprende, y éste no lo volveré a cometer. Muchas gracias por tu comentario Marc, ¡un saludo!

  3. Estimado Miguel:

    Estaba a punto de darme de baja de tu blog pero tu respuesta me ha dejado más que satisfecho y continuaré leyendo tus entradas que, por cierto, son muy interesantes.

    Reflexionaré sobre tu propuesta de explicar qué ha pasado en Nou.

    Si necesitas información, ya sabes mi correo electrónico.

    Saludos

  4. Muchas gracias, Marc. Piensa lo de poder hablar sobre el caso de Nou, ya que por desgracia, será un tema que todavía dará para mucho. Y no dudes que contactaré contigo en cuanto vuelva a tratar el tema. ¡Un saludo!

Comentarios cerrados.