El problema de la salvación de los periódicos

PROBLEMA: Eres el director de un gran periódico y te encuentras inmerso en un proceso de cambio de paradigma en tu oficio y tus consumidores. Tu fuente de ingresos más importante, la publicidad, ha caído a niveles nunca vistos que ponen en serio peligro la viabilidad del periódico. Tu otra gran fuente de ingresos, las ventas y suscripciones, también se encuentran en un punto peligrosamente bajo. Has recortado gastos usando todas las herramientas que tradicionalmente daban resultado: despidiendo gente de tu plantilla, subcontratando servicios y lanzando ofertas, promociones y regalos para aumentar tus ventas y suscripciones online y offline. También has apostado por reportajes propios y periodismo de investigación, buscando exclusivas e informaciones relevantes. Tu página web tiene muchas visitas, pero no da suficientes beneficios para compensar la sangría económica del periódico de papel. ¿Qué piensas hacer para salvar tu periódico?

 

OPCIÓN A: Instauras un muro de pago semiporoso en tu página web, en el que tus usuarios menos activos pueden seguir viendo un cierto número de artículos de forma gratuita. Para tus heavy users planteas toda una serie de características premium que les animen a suscribirse a la web. El objetivo es conseguir más dinero en la red y así poder compensar las pérdidas del papel y cuadrar los números de la empresa. Otros diarios lo han hecho y han tenido éxito ¿por qué no puede ocurrirte a ti lo mismo?

OPCIÓN B: Apuestas fuerte por la innovación y desarrollas una novedosa aplicación para tabletas, primero en el ecosistema de Apple y en un futuro en Android. La lanzas de manera gratuita, aprovechando todas las posibilidades que ofrece el formato. Insertas vídeos, hipervínculos, fotografías en alta resolución, pasatiempos y todo tipo de elementos para atraer, sorprender y enganchar a tus lectores. Buscas aumentar tu audiencia y financiarte mediante publicidad en la aplicación. Otros diarios lo han hecho y han tenido éxito, ¿puedes tenerlo tú también?

OPCIÓN C: Decides que tienes que cambiar por completo la estructura del periódico y que el papel debe dejar de ser tu principal soporte para centrar todos tus esfuerzos en la web. Eso supone reconfigurar tu redacción, acercándola más al modelo de un canal permanente de noticias y olvidándote de conceptos como hora de cierre. El papel queda como elemento complementario de tu estrategia digital. Tienes que implicar a tu redacción en el cambio y conseguir que todos tus periodistas cambien el chip y se adapten al nuevo modelo, y que este cambio no afecte a tu actual base de suscriptores tanto en papel como en digital. Es quizá la estrategia más ambiciosa de todas. Uno de los diarios más importantes del mundo está comenzando ese camino pero todavía queda por ver si tendrá éxito.

OPCIÓN D: Abrazas por completo un periodismo abierto en la red y ofreces todos tus contenidos de forma gratuita en tu página web. El objetivo es conseguir la audiencia más grande posible y que así el pequeño porcentaje de gente dispuesta a pagar sea lo más grande posible. Además, puedes convertir los millones de visitas a tu página web en ingresos publicitarios. También cobras una cuota mensual en las aplicaciones para smartphones y tabletas. Todo ello hace que seas uno de los diarios más visitados del mundo, aunque sigues perdiendo dinero cada año. Quizás esta opción no sea la más adecuada a largo plazo, pero es la que está siguiendo uno de los diarios de referencia en Gran Bretaña ¿Puedes utilizar su experiencia para tu propio problema?

OPCIÓN E: (Escribe tu propia propuesta para resolver el problema)

 

Elige una de las opciones para salvar tu periódico. Justifica tu respuesta.

 

Si te gustó este post, compártelo.

Una respuesta a “El problema de la salvación de los periódicos”

Comentarios cerrados.