10 pensamientos sobre el futuro del periodismo (edición 2013)

Futuro del periodismo

Hace dos años escribí este post y ya le hacía falta una puesta al día. He aquí los 10 pensamientos sobre el futuro del periodismo, edición 2013.

  • Los medios de comunicación de masas ya no son viables. Los periódicos, las revistas, la televisión, la radio, el cine… todos los medios basados en audiencias masivas van a desaparecer, porque los públicos masivos son cada vez más escasos, especialmente en lo que a consumir noticias se refiere.
  • Por tanto, el gran público no es a quién deben dirigirse los medios a la hora de buscar fuentes de ingresos. Deben mejorar sus encuestas y mediciones de audiencia para encontrar a aquellos que por obligación o gusto consuman más noticias y enfocar sus ofertas hacia ese colectivo. Pueden ser un 10%, un 5% o un 1%, pero están ahí y dispuestos a pagar por la información.
  • Hoy, se llenan muchas páginas de periódicos y horas de radio y televisión con informaciones realizadas con cuatro llamadas a las fuentes y un copiapega de notas de prensa. Eso ya no basta y nadie va a pagar por ese tipo de periodismo o por noticias que puedes encontrar gratis en otros lugares.
  • El periodista del futuro tiene que volver a las raíces del periodismo. Hay que salir a la calle y buscar la noticia allí donde se produzca, encontrar lo que alguien no quiere que se publique. Esa es la razón de ser del periodismo y es por lo que el público está dispuesto a pagar, como ha hecho desde hace más de cien años.
  • El periodista del futuro no puede pensar en un solo formato. De aquí a unos años, las divisiones entre medios escritos y audiovisuales van a difuminarse cada vez más y el periodista deberá ser capaz de redactar un texto, montar un vídeo, locutar una pieza y editarlo todo en una página web, eligiendo el formato más adecuado para la historia que va a contar.
  • El periodista del futuro será un medio y una marca en sí mismo. Al igual que en el resto de industrias, la época en que un periodista entraba de aprendiz en una empresa y se jubilaba en ella ha terminado. La inmensa mayoría de periodistas trabajarán en muchos y diversos medios a lo largo de su carrera, y tener una marca personal propia y reconocible será su portafolio, currículo y tarjeta de presentación.
  • Los medios del futuro serán mucho más pequeños, una consecuencia lógica del punto 1. Eso no significa que sean menos profesionales o que no puedan hacer frente a gastos como corresponsalías o enviados especiales, al contrario. Al eliminar muchos gastos innecesarios que lastran hoy a los medios de comunicación de masas, podrán dedicarse a hacer periodismo y no a equilibrar cuentas de resultados.
  • Los medios del futuro no deben limitarse al negocio de la información. Para una medio con una marca consolidada, la posibilidad de organizar seminarios y conferencias bajo esa marca no es nada desdeñable y no tiene porque ser algo exclusivo de la prensa económica.
  • Los medios del futuro tampoco deben limitarse a un solo formato. Para no depender de una sola vía de ingresos, deben sacar sus informaciones en todos los formatos posibles: web, edición en papel, libros electrónicos, podcasts, vídeos… Solo así podrán aprovechar las posibilidades de la larga cola.
  • El futuro del periodismo está lleno de posibilidades, como ya he dicho alguna vez, pero para poder alcanzar ese futuro hay que dejar de pensar en cómo mantener unos medios de comunicación cuya estructura está anclada en el pasado y empezar a pensar ya en cómo construir los medios de comunicación del futuro.

 

Si te gustó este post, compártelo.