La teoría del mínimo exigible

 

Cada vez estoy más convencido de que el público en general se rige por la teoría del mínimo exigible. Me explico. Hay gente que prefiere una operación de blanqueamiento dental en su dentista, mientras que otros preferirán usar un dentífrico con blanqueador. Obviando las diferencias económicas entre ambos ejemplos, el uso del dentífrico permite conseguir el mínimo exigible dentro del objetivo de blanquear los dientes, mientras que la operación lo sobrepasa con creces. Aunque siempre habrá quien prefiera mucho más, la inmensa mayoría de la gente se conformará con el mínimo exigible.

En resumen, nadie se molestará en adquirir ningún producto que no cumpla el mínimo exigible y, de la misma forma, mucha gente se conformara con el mínimo exigible, aunque haya productos mucho mejores.

En el consumo de información, ocurre exactamente igual. Hay gente que lee dos o tres periódicos, consulta internet o escucha la radio para estar al tanto de la ultima hora y además ve los informativos de televisión. Pero hay mucha gente que no hace ni una décima parte de eso, que con suerte lee un periódico, ve un telediario y escucha un boletín de la radio. Y hay otros que ni tan siquiera hacen eso y se limitan a leer lo que sale en su timeline de Twitter o su muro de Facebook. Cada persona tiene su mínimo exigible.

Es otra de las razones por las que los medios se encuentran en la situación que están. Aunque hay más información y se consume más información que nunca, cada vez hay menos gente dispuesta a pagar por la misma. ¿Por qué pagar por algo que no entra dentro de mi mínimo exigible? Si con lo que puedo leer gratis en internet y escucho en la radio o veo en la tele me es suficiente, ¿para qué pagar por un periódico, por ejemplo?

Y ante esto, la industria se dedica a lo que no tiene que hacer, acusar a su público, sus clientes potenciales, de piratas y delincuentes. No, lo que hay que hacer es poner tus contenidos a un precio justo, que no tiene que ser el que tu quieras, sino el que marque el mercado o la disposición de tus clientes. Y poner esos contenidos a disposición de tus clientes para que les sea fácil acceder a ellos, por el canal que mejor les venga. E intentas por todos los medios evitar que a tus posibles clientes les pasen cosas como ésta. Por tu propio bien. Y por que es el mínimo exigible.

 

Si te gustó este post, compártelo.