6 lecciones para la vida que puedes sacar de los videojuegos

Cuando el jugador medio tiene 30 años de edad, lleva jugando como mínimo desde los 18 y casi la mitad de la población gamer son mujeres (47%) podemos afirmar con toda seguridad que los videojuegos ya no son para niños. Alguna vez he hablado de videojuegos en el blog y mi último pique, XCOM: Enemy Unknown, me ha llevado a pensar en lo que puedes aprender jugando. Conozco gente que domina la geografía del Caribe gracias a las horas invertidas en el mítico Pirates! o que no ha cogido una pistola en su vida pero distingue una MP40 de una Thompson sin pestañear por sus sesiones en el Call of Duty. Y aunque estos conocimientos parece que sólo sirven para ganar al Trivial Pursuit, cuando hablo de aprender jugando me refiero a las lecciones para la vida que puedes sacar de los videojuegos.

 

  • Todos empezamos en el primer nivel. Nadie nace sabiendo y todos debemos aprender igual a manejarnos en la vida. No hay ventajas, todos nacemos igual de ignorantes y solo el esfuerzo que pongamos para aprender nos puede llevar al final de la partida o la meta que nos marquemos.
  • La clave del éxito está en el trabajo que hay detrás. Para conseguir el éxito en cualquier tarea que te propongas, ha de haber un trabajo duro detrás. No basta con proponerte algo, has de trabajar e invertir mucho tiempo y esfuerzo para lograr tus objetivos. Quizás serán tareas poco imaginativas y repetitivas, pero esas tareas son la clave para poder alcanzar el éxito.
  • Piensa bien antes de actuar. Actuar basándote en impulsos no suele llevar a buen puerto. Algo tan simple como dedicar cinco minutos a pensar bien lo que vas a hacer puede ahorrarte horas de disgustos por haber hecho algo apresuradamente. En un videojuego siempre puedes comenzar una nueva partida, pero los errores que cometes en la vida quedan contigo para siempre.
  • Solo no puedes, con amigos sí. Esta es una cosa que hemos aprendido todos los que hemos visto Barrio Sesamo, y tanto en videojuegos como en la vida real se cumple una y otra vez. El trabajo en equipo es lo que va a hacer que logres metas imposibles de alcanzar en solitario, y que el resultado conseguido entre todos sea mayor que la suma de las partes.
  • Si te esfuerzas puedes ser lo que quieras ser. Esto es algo muy evidente en los juegos tipo sandbox, que te dan total libertad para hacer lo que quieras, ¿y qué es la vida sino una gran caja de arena? Con trabajo y esfuerzo puedes conseguir cualquier meta que te propongas y alcanzar cualquier meta. Desde conseguir un título universitario hasta la casa de tus sueños, tus objetivos te los marcas tú y solo tú puedes conseguirlos, nadie lo va a hacer por tí.
  • El final es igual para todos, lo importante y divertido es lo que haces en el camino. El final de un videojuego será más o menos igual para todo el mundo, pero el camino hasta él será diferente para cada jugador. En la vida nos ocurre lo mismo, el final es el mismo para todos y lo que realmente importa es lo que haces por el camino. Las cosas que haces, los lugares que visitas, las personas que conoces y se cruzan en tu vida, eso es lo que hace que el trayecto merezca la pena.

 

Datos: The Entertainment Software Association (ESA)

 

 

Si te gusto este post, compártelo.

Una respuesta a “6 lecciones para la vida que puedes sacar de los videojuegos”

Comentarios cerrados.