Pagar por ir a la guerra, o por qué en España es difícil hacer buen periodismo

PAYING TO GO TO WAR from Asma Films on Vimeo.

 

Cuando uno ve vídeos como “Pagar por ir a la guerra” con la historia del periodista freelance Antonio Pampliega, le abordan sensaciones contrapuestas. Por un lado, se pierde la esperanza en los empresas españolas de medios de comunicación, incapaces de reconocer trabajos de calidad y pagar lo que corresponde por ellos. No ha de extrañarnos, ya que en este país, sólo se busca lo que da audiencia y conflictos como Siria, Líbano o Pakistán no son materia de prime time.

 

Pero por otro lado, se renueva la esperanza en el futuro del periodismo, con jóvenes como Pampliega que siguen queriendo hacer buen periodismo y se esfuerzan por moverse y buscarse la vida. Eso es lo que de verdad necesitamos para dignificar la profesión, auténticos profesionales que buscan, indagan, contrastan y presentan la información, buenas informaciones que no se encuentran en ningún otro lugar y por las que merece la pena pagar. El caso que comenta del diario deportivo es sangrante, no ha de extrañarnos que tenga que vender sus reportajes a medios extranjeros.

 

Gestiones ineficaces en los medios que llevan a expedientes de regulación de empleo, programas insustanciales que ocupan horas y horas en la parrilla,  incapacidad para adaptarse a los avances tecnológicos y buscar nuevas formas de sacar beneficio de los contenidos… el futuro de los medios no pinta nada bien, especialmente en España, pero gracias a gente como Pampliega, el futuro del periodismo está asegurado.

 

Vía Clases de periodismo y 233 grados

 

Si te gustó este post, compártelo.