Mi historia con Evernote

A poco que tengáis algo de actividad, tanto en internet como fuera de ella, empezaréis a acumular papelitos y post-it con teléfonos, ideas, recordatorios, notas… un cúmulo de información que siempre quieres organizar y nunca te pones con ello. Y cuando por fin te compras una “superlibreta” donde apuntar todo según vas necesitando, encuentras que muchas veces necesitas tener esos mismos apuntes organizados de alguna manera para poder trabajar con ellos desde el ordenador. Yo era una de esas personas y confieso que, muchas veces, mi mesa era un caos a pesar de libretas u organizadores. Pero eso ya terminó, gracias a Evernote.

 

 

Aunque Evernote ya lleva unos pocos años en activo, no ha sido hasta este verano que lo instalé en mi PC para ver si podía solucionar una necesidad que tenía prácticamente desde que empecé a trabajar en gabinetes de prensa. Después de tanto tiempo atendiendo y solucionando todo tipo de gestiones, uno termina con un catálogo de números de teléfono y correos electronicos bastante considerable. Los teléfonos VIP, por decirlo de alguna manera, iban a la agenda automáticamente, pero nunca sabia que hacer con el resto de contactos, que al final permanecían en el cuaderno u hoja donde se apuntaran originalmente.

 

¿Qué ocurría? Que pasados los meses necesitas hablar con alguien de determinado programa de radio, por ejemplo, y recuerdas que una vez ya hiciste una gestión con ellos pero no encuentras el teléfono ni te acuerdas del nombre de la persona. Eso me ha pasado más de una y más de dos veces y por eso buscaba una herramienta que me permitiera apuntar teléfonos y datos asociados (nombre, correo electronico, notas…). Probé primero con una tabla de Excel, pero no me satisfacía visualmente, al fin y al cabo era algo que iba a consultar constantemente y una tabla no es lo más bonito. Probé guardándo contactos en la agenda de outlook y en los contactos de gmail, pero las búsquedas en ambos casos no eran todo lo fluidas que necesitaba. Así que abandoné la idea… hasta este verano.

 

No recuerdo qué me convenció para instalarla, pero fue empezar a hacer notas con los contactos y experimentar una gran satisfacción al ver que, por fin, habia encontrado lo que buscaba. En una nota apunto todo lo que sepa del contacto y luego, a la hora de buscar, solo tengo que empezar a escribir en la casilla de búsquedas y Evernote me selecciona las notas que cumplen los requisitos. Puedo buscar por nombre, por el número de teléfono, por el medio para el que trabajan, por su e-mail o por cualquier cosa que haya apuntado. Tengo 294 notas en mi libreta de teléfonos y tengo la tranquilidad de que puedo encontrar exactamente lo que busco en menos de un segundo, algo que no tiene precio.

 

Y como Evernote está sincronizado en todos mis dispositivos, puedo acceder a través de mi smartphone a todas mis notas o crearlas desde el móvil para trabajar luego con ellas en el PC. Puedo hacer una grabación de audio para escucharla en el PC; puedo tomar una fotografia con el móvil, escribir una anotación en ella y compartirla por correo electronico; puedo hacer una checklist de tareas y tenerla siempre conmigo, o una lista de vídeos musicales enlazados a Youtube para poder escucharlos en cualquier momento. Con la extensión Evernote Web Clipper puedo capturar cualquier página web que me interese para consultarla más adelante. Puedo mandar a una dirección de correo mía de Evernote los mails que me interese conservar… Las posibilidades son ilimitadas.

 

Esto no es un post patrocinado y mi única relación con Evernote es que uso su aplicación, así que creeme cuando te digo que merece la pena. Yo empecé a usarla para una necesidad concreta que tenía por mi trabajo y cada vez le encuentro más utilidades. Si le das una oportunidad, seguro que resuelves ese problema que siempre has tenido o encuentras usos en los que nadie ha pensado aún. Y además su versión gratuita es más que suficiente para las necesidades de la mayoría de las personas. ¿A qué esperas para instalarla?

 

Si te gustó, compártelo

Una respuesta a “Mi historia con Evernote”

Comentarios cerrados.