El método olímpico para ser un gran comunicador

 

Los Juegos Olímpicos de 2012 han pasado ya a la historia, después de hacer entrar en la leyenda a atletas como Usain Bolt o Michael Phelps, ejemplos de superación que deberían ser imitados por todos. Todos los campos del conocimiento se beneficiarían de aplicar la disciplina que necesita un deportista para ganar una medalla en los Juegos Olímpicos, y la comunicación no iba a ser menos. Por eso, he aquí el método olímpico para ser un gran comunicador en tres pasos.

 

Primer paso: Entrena y perfecciónate

 

Un deportista de élite entrena todos y cada uno de los días, sin importar el tiempo que haga o cómo se sienta. Un comunicador debe hacer lo mismo, entrenando su mente a diario.

 

  • Lee constantemente. Los libros sobre comunicación son una obligación (y aquí tienes algunos) pero la ficción también ayudará a que tu mente consciente se relaje mientras el inconsciente trabaja. Dedica también algunas horas al mes a investigar en internet, donde encontrarás muchos recursos gratuitos que te permitirán aumentar tus conocimientos y que puedes añadir a tus fuentes.
  • Escribe todos los días. La herramienta del comunicador es la palabra y el mejor modo de entrenarse es escribir, escribir, escribir y seguir escribiendo. Crea un blog para publicar tus escritos si no tienes dónde hacerlo. Si no quieres someterte a la disciplina diaria de bloguear, sométete a la disciplina aún más dura de escribir un libro. Nunca ha sido tan fácil autopublicarse, asi que tus textos siempre podrán llegar al gran público. Pero sobre todo, escribe, escribe, escribe.
  • Esfuérzate por aprender cosas nuevas cada día. Igual no necesitas conocer a fondo cómo funcionan programas como Audacity, Illustrator o QuarkXpress, pero si adquieres las nociones básicas podrás hacer tareas elementales y tendrás la base para encargar tareas más complejas a otros. Ocurre exactamente igual con el uso de redes sociales: Facebook, Twitter, Linkedin, Tuenti, Pinterest… o aplicaciones de uso común en la red: Google Reader, Evernote, Dropbox, Skype… Cuanto mejor las conozcas, mejor podrás usar todas sus posibilidades.
  • Asiste a seminarios y cursos para mejorar tu formación. La formación continua es vital para los nuevos profesionales de la comunicación. Toda charla, curso, seminario o máster al que puedas asistir pone nuevas herramientas a tu disposición, que te facilitarán las cosas en tu vida laboral. Si no tienes tiempo o posibilidad de participar en estos eventos, hay muchos recursos audiovisuales en internet que te permiten formarte sin salir de casa, como las charlas de TED o la mediáteca de la Fundación Telefonica.

 

Segundo paso: Compite y exponte al éxito y el fracaso

 

El entrenamiento de un atleta profesional tiene un único objetivo, la competición contra otros atletas para descubrir quién es el más fuerte y rápido. En comunicación ocurre exactamente igual, todo tu duro entrenamiento busca prepararte para el momento de la competición, en el que pondrás a prueba los conocimientos y habilidades que has adquirido.

 

Tanto si eres un comunicador autónomo como si trabajas en un medio, una agencia de comunicación o un gabinete de prensa, cada día es una nueva prueba en la que demostrar tu valía interactuando con otras personas en tu desempeño laboral. Esas interacciones y las gestiones diarias que realices serán las que muestren tu éxito o tu fracaso y son pruebas que has de superar.

 

Escribir un libro es una prueba, como la que me estoy sometiendo en estos momentos. Exponer diariamente tus ideas a la crítica es una prueba. Tratar con los medios de comunicación o con un gabinete de prensa es una prueba. Diseñar una estrategia de comunicación e implementarla es una prueba. Organizar un evento es una prueba. Todas las que superes serán éxitos y las que no, fracasos. Y a nadie le gusta fracasar.

 

Tercer paso: Construye tu marca personal

 

Tiger Woods. Roger Federer. Lebron James. Cristiano Ronaldo. Todos ellos son deportistas de élite que han sabido aprovechar su éxito deportivo para generar una marca en su persona que les reporta cuantiosos ingresos extradeportivos. Ellos tienen sólo unos años en la cumbre, pero nosotros tenemos una larga carrera profesional que gestionar, por lo que nos interesa construirnos una marca personal que nos ayude en nuestra vida laboral.

 

Primero define tu meta. ¿Quieres ser percibido como un estudioso de los social media, un experto en comunicación de crisis o un periodista especializado en comunicación politica? Una vez que tengas claro tu objetivo final, enfoca tu entrenamiento hacia esa meta y utiliza la competición para ir trazando el camino.

 

  • No pierdas ninguna ocasión de hacer networking. El ampliar tu red es algo esencial para construir tu marca. Debes hacer que tus contactos perciban en ti los valores que deseas transmitir y conectar con gente que pueda facilitarte el conseguir tu meta. Si quieres ser un experto en periodismo deportivo, conectar con alguien del departamento de comunicación de un museo no te hará ningún mal, pero tampoco te ayuda en tu objetivo final.
  • Publica un libro o imparte un curso. Estas actividades son las que más fácilmente pueden decantar tu marca personal en la dirección que deseas. Si publicas un artículo en ciertas revistas, ya puedes definirte como investigador y si impartes un curso ya puedes definirte como profesor. Además de ser éxitos en la competición, son hitos que cimentan tu marca personal.
  • Aprovecha tus éxitos y utiliza cada prueba superada para remarcar los valores que deseas para tu marca personal. Si cada vez que es necesario buscar datos dificiles de encontrar eres la persona que los consigue, en poco tiempo siempre acudirán a ti para ese tipo de tareas. Si cada vez que organizas un evento todo va como la seda, terminarás encargándote siempre de la organización de eventos. Todo ello irá sumando para establecer tu marca personal.

 

Este es el método olímpico para ser un gran comunicador en tres pasos. Ahora que ya lo conoces, sólo te queda ponerte en la línea de salida.

 

 
Post inspirado por Measuring Achievement By The Olympics. How Much Can You Achieve In 4 Years?

 

 

Si te gustó este post, compártelo