Hay vida más allá de los medios de comunicación

New life after the fire

 

Para los periodistas, la desaparición de la prensa escrita es una situación sin precedentes. Miles de periodistas han perdido sus puestos de trabajo y la misma esencia del periodismo está abierta a debate. Pero este panorama convulso también está lleno de oportunidades.

 

Hay vida más allá de los medios de comunicación y la vida del periodista no termina cuando ha de abandonar el medio para el que trabaja. Incluso hay un sitio dedicado a todos esos periodistas que han de dejar su puesto de trabajo forzados o por elección propia y que, a pesar de ello, triunfan en el periodismo o en otros campos. Se llama Newspaperalum, y es una fuente de inspiración para todo periodista en activo.

 

Como indican en su portada: “Qué NO vas a encontrar en este blog: despidos, cierres, disminución de cifras de venta y titulares embarazosos. Qué SÍ vas a encontrar en este blog: informes sobre el paradero y actividades de aquellos que han abandonado diarios en los Estados Unidos y se han abierto un nuevo camino fuera de la redacción”. Y eso es lo que podemos encontrar, y en cantidad.

 

[pullquote]Aunque la situación no invita al optimismo, las historias de periodistas que viven bien fuera de los medios son una esperanza para todos[/pullquote]

De todos los casos que podemos encontrar en la página, me quedo con dos. Por un lado tenemos la historia de Jim Carrier, que después de perder su puesto como columnista en el Denver Post en 1997, después de trece años, invirtió su dinero en un barco y se dedicó a navegar por el mundo. Desde entonces ha escrito diez libros, ha publicado articulos en varios periódicos y magazines y ha dirigido un documental sobre la tragedia del Katrina.

 

Y por el otro lado, tenemos a Annie Wells, fotógrafa de Los Angeles Times y ganadora del Premio Pulitzer. Después de más de 20 años de profesión, fue despedida en 2008 y ha rehecho su vida fuera de las cámaras (y nunca mejor dicho). Se ha graduado en la Facultad de Teologia de Claremont y va a ser capellán en un Hospital de Los Angeles durante un año. En sus propias palabras, «Tengo 58 años, he ganado el Pulitzer y nunca había sido tan feliz».

 

Estos son sólo dos de los periodistas cuyas historias se recogen en la página. Unos han montado empresas, otros se han dedicado a escribir, algunos son freelance y los hay que simplemente han cambiado de medio. En tiempos de incertidumbre reconforta leer historias como éstas. Newspaperalum es un blog que me ha sorprendido muy gratamente y que ya he agregado por méritos propios, a mi Reader y a la sección de Enlaces de interés.