El periodismo vive aunque la prensa escrita esté muriendo

Newspapers B&W (5)

 

Corren malos tiempos para los medios de comunicación, azotados por una crisis publicitaria y de modelo. Corren aún peores tiempos para la prensa escrita, que a esa crisis publicitaria y de modelo añade la necesidad imperiosa de reinventarse para sobrevivir, pues el papel ya no es el soporte principal de la información. En una sociedad hiperconectada a través de todo tipo de pantallas (PC, tablet, móvil), cada vez tiene menos sentido informarse de las noticias de ayer a través de hojas de papel muerto.

 

En los últimos años, más de 50 medios de comunicación han tenido que echar el cierre por la caída de publicidad y ventas, unida a la crisis económica general. Diarios como Qué!, ADN, Público o La Voz de Asturias han desaparecido de los kioskos. Las cabeceras más leídas de la prensa generalista española, 20 minutos, El País y El Mundo preparan o han presentado ya un Expediente de Regulación de Empleo. La circulación de los periódicos no deja de caer y la situación pinta muy mal para algunos diarios, que no podrán mantenerse mucho tiempo en circulación si no ocurre algún milagro.

 

Pero así y todo hay lugar para la esperanza. Como ya escribí hace algún tiempo, el futuro del periodismo está lleno de oportunidades, y esas oportunidades están en la red. Atrás quedaron los tiempos en los que poner en marcha un periódico sólo estaba al alcance de unos pocos magnates multimillonarios. Ahora con mucha menos inversión se puede poner en marcha una redacción digital, perfectamente capacitada para competir con los grandes.

 

En España tenemos el caso de El Huffington Post y a partir de septiembre tendremos otro ejemplo con eldiario.es. Hace pocos días, su director Nacho Escolar respondió a una serie de preguntas sobre dicho proyecto, que dan esperanza a todos los que quieran emprender la aventura de informar. Como él mismo dice, una gestión prudente es la clave para poder sobrevivir y triunfar en el duro panorama mediático de hoy en día. MásPúblico es otro ejemplo de cómo deben ser las nuevas empresas periodísticas. A través de una cooperativa de trabajadores y usuarios pueden conseguir una base económica independiente de intereses empresariales y políticos. Se trata de que aquellos que están dispuestos a pagar por la información puedan hacerlo sabiendo que con ello colaboran a que su medio de preferencia salga adelante.

 

De éstas, y de otras maneras que aún están por inventarse, el periodismo vive aunque la prensa escrita esté muriendo.

 

Una respuesta a “El periodismo vive aunque la prensa escrita esté muriendo”

Comentarios cerrados.