Tres ideas sobre el nuevo Samsung Galaxy S III

La presentación el pasado jueves del Samsung Galaxy S III deja claro que la compañía coreana ha tomado buena nota de cómo trabaja Apple. Alimentando el hype desde hace semanas, Samsung concentró a todos los medios del mundo para presentar su nuevo buque insignia. Sin entrar en valoraciones de si realmente estamos ante el mejor smartphone del mercado, sí hay unas cuantas conclusiones que podemos sacar.

  • Tendremos que esperar a la próxima generación para asistir a un nuevo salto de calidad en los smartphones android. Las características técnicas del S III son de lo mejor que hay ahora mismo: Procesador, pantalla, cámara, capacidad, sistema operativo… pero no hay nada novedoso que haga pensar que es el teléfono del futuro. Eso sí, no es el primero en nada, pero está entre los primeros en todo.
  • Aunque el hardware sigue siendo importante, ahora lo que diferencia es el software, y ahí es donde Samsung ha echado el resto. La nueva versión de la interfaz Touchwiz, el asistente por voz S-Voice, el software de Smart Stay y el Pop Up Play para multitarea, entre otras funcionalidades, son muchos avances para un solo terminal y la prueba de que Samsung ha querido que el Galaxy III esté más enfocado a la experiencia de usuario que a conseguir el superphone tope de gama. Ahí está su lema: Diseñado para personas.
  • De lo que no cabe duda es que estamos ante el smartphone del año, a la espera de ver qué hace Apple con el iPhone 5. Samsung capitaliza el éxito del Galaxy S II y del más reciente Galaxy Note para ofrecer un gran teléfono que además es un teléfono grande. Yo tengo el Galaxy Nexus que es casi idéntico en tamaño y no es un móvil que puedas agarrar con una sola mano. La excelente reputación que está consiguiendo Samsung con toda la línea Galaxy, hará que si del Galaxy II han vendido 20 millones de terminales, el Galaxy III pulverice ese record con toda seguridad. Hay muchos y muy buenos smartphones de muchas marcas, y decir que el Galaxy S III es el mejor sería muy exagerado, pero por prestaciones y por reputación, ahora mismo es el número 1.