El día del libro es también el día del libro electrónico

A game of thrones - Juego de tronos

 

Me extrañaría mucho que hoy, día del libro, no haya algún artículo en los periódicos o en las páginas más destacadas de internet defendiendo la importancia del libro impreso y su significación, frente a esa «aberración cultural» que son los libros electrónicos. Sí, esos inventos que están ahora de moda, que son incapaces de transmitir las sensaciones de un buen libro, el tacto de sus hojas o el olor de sus páginas. Todavía queda gente así de fetichista, no me cabe duda.

 

Gente que en un puro afán de esnobismo, considera al libro electrónico y los lectores de tinta electrónica como aparatos que ensucian y prostituyen el hábito de la lectura. Sé que existen, he conocido a alguno. Pero no me he molestado en explicarles por qué están equivocados ¿para qué? Esta gente quiere erigirse en adalides de la Cultura con mayúscula, marcando límites y poniendo rayas negras. Esto es Cultura, esto no lo es. ¿Pero es que no entienden que es lo mismo?

 

Puedo leerme el Quijote en tapa dura, en tapa blanda o en formato electrónico y por no ello dejará de ser una obra maestra. Pero no voy a caer en el error de muchos que atribuyen al soporte (el libro impreso) las virtudes del contenido (la Literatura). Por eso, proclamo que el día del libro es también el día del libro electronico. Porque el contenido es lo que realmente importa.

 

Da igual que esté entre tapas de cuero o detrás de una pantalla de tinta electrónica, la historia de Macondo y la familia Buendía sigue siendo igual de apasionante. Es indiferente que pases la página con tu mano o aprietes un boton, lo harás cuántas veces sea necesario para descubrir quién vence en el juego de tronos de Poniente. Y tanto si lo compras en una tienda física como si lo descargas de internet, en cuanto empieces a leer las andanzas de Guillermo de Baskerville y Adso de Melk quedarás igualmente enganchado.

 

No dejéis que os engañen, esto no es una disyuntiva en la que una opción excluye a la otra. Ambas son perfectamente compatibles y van a vivir juntas durante mucho tiempo. Siempre habrá un mercado para ediciones de coleccionista, para libros de arte y fotografía en gran formato y para facsímiles destinados a bibliófilos. Pero para todo lo demás, el libro electronico está destinado a superar a su progenitor, el venerable libro impreso.

 

Por eso, difúndelo a los cuatro vientos. Hoy es el día del libro, sí, pero también el día del libro electrónico.