Por qué sobran periodistas

Hace una semana, las declaraciones del director de ABC Bieito Rubido levantaron una gran polémica en la profesión periodística. Particularmente su afirmación de que «sobramos la mitad de los periódicos, de las emisoras de radio, de las cadenas de televisión, y aunque sea muy duro, sobramos la mitad de los periodistas«.  Es normal y entendible que esta afirmación tan rotunda haya levantado ampollas, pero oye, es que Rubido tiene razón.

Y tiene toda la razón porque estamos asistiendo a un cambio fundamental en el valor de la información, aquello que los periodistas trabajan y elaboran para el público, y es que su precio es cero. Se puede discutir sobre si esto es justo o no, pero la sobreabundancia de información en la que vivimos hoy en día es real y hace que el precio de la información tienda a cero. Y no es por la mala labor de los periodistas, porque de hecho estamos ante las generaciones de periodistas mejor preparadas de la historia. Pero muchos de ellos se han convertido en mano de obra no cualificada, siguiendo la definición de Seth Godin. Si no puedes aportar nada especial, seguramente sobras.

No hay que rasgarse las vestiduras ni proclamar el fin de los tiempos. Lo he dicho más de una vez, el periodismo no está en peligro, son las empresas periodísticas las que lo estan si no cambian su modelo de negocio, porque todo lo que gira alrededor de ese negocio ha cambiado, y no son cambios menores. Lo que no se puede es querer mantener un modelo de negocio de mediados del siglo XX, el de los mass media, en pleno siglo XXI, con audiencias cada vez más fragmentadas e ingresos por publicidad a la baja.

Pero esto es para las empresas periodísticas. Precisamente por la sobreabundancia de información, hay más oportunidades que nunca para los periodistas. Pero esas oportunidades no caen del cielo, hay que trabajárselas. Hay que crear una marca personal, hay que aportar algo extra para poder destacar entre la multitud y hay que trabajar mucho. Y hay que trabajar mucho porque, aunque los periodistas siguen siendo los profesionales mejor capacitados para contextualizar, priorizar y elaborar la información, ya no tienen el monopolio de la misma. Si lo que haces lo puede hacer cualquiera, entonces seguramente sobras. 

Una respuesta a “Por qué sobran periodistas”

  1. En mi humilde opinión, no sobran periodistas al menos no lo que se entendía como tal, lo que quizá si sobren sean periodistas que no aportan nada a los comunicados oficiales, dicho de otra manera, sin valor añadido.
    La impresión que se percibe desde fuera es que el primer valor periodístico actual es no molestar y no diferenciarse para no ser señalado como diferente. Cuando tendría que ser justamente todo lo contrario.
    La información en nuestra sociedad es y ha sido a lo largo de la historia lo más valioso, aunque esto no significa que toda ella lo sea sino solo la hasta ese momento desconocida e inesperada.

Comentarios cerrados.