De smartphone a smartphone y tiro porque me toca

Hace un año, tenía mi HTC Hero recién adquirido y estaba encantado con el sistema Android y las posibilidades que ofrecen los smartphones para el periodismo. Hoy, mi HTC Hero descansa en su caja y es un HTC Desire el que me permite estar conectado permanentemente.

¿Y por qué no me he esperado un poco para conseguir un smartphone más moderno, tal y como pensé en su momento? Pues un poco por la impaciencia por tener un móvil capaz de soportar Froyo y Gingerbread, por tener dos prestaciones (flash LED y radio FM) que no tiene el Hero y que echaba mucho de menos y, finalmente, por que todos los móviles que han sido presentados en el MWC aún tardarán en llegar a España y con unos precios dos o tres veces superiores a lo que he pagado por el Desire. Eso sí, el tema de la batería no tiene remedio, pero por lo menos ya he llegado a una duración aceptable de dia y medio a dos días, conectándolo a la red sólo cuando lo necesito y apagándolo por las noches (algo que no hacía con un móvil desde hace mucho).Tener un smartphone y saber utilizar todas sus posibilidades va a ser prácticamente un requisito imprescindible en el periodismo del futuro. Habrá quien piense que eso nunca será así, ya que el buen periodismo no se puede hacer con herramientas deficientes, pero con ese argumento están despreciando unos artilugios que poco tienen que ver ya con un teléfono e ignorando todas las potencialidades que encierran para el periodista. Con un smartphone puedes producir foto, video, audio y texto y subirlo inmediatamente a la red, no hay otro aparato capaz de hacerlo que ocupe tan poco y sea tan asequible (esto último es matizable).

Como siempre ocurre ante los nuevos avances, hacen falta nuevas mentalidades, quien antes se adapte, antes podrá sobrevivir en un mundo, el del periodismo, que está en pleno proceso de reconversión y adaptación a las nuevas realidades. Digo esto porque ya ha pasado casi un año de mi análisis sobre el futuro de la prensa y es el momento de retomarlo para ver a dónde va el periodismo y cómo aprovechar el viaje…