Spundge, una nueva herramienta para seleccionar y presentar contenidos

En los últimos tiempos, parece que proliferan las redes sociales y plataformas que buscan un pedazo de la gran tarta que se reparten, en su mayor parte, Facebook y Twitter. En el caso de Spundge, el factor que la diferencia de todas las demás es su foco en la selección y presentación de contenidos, o content curation, además de estar dirigida inicialmente a los periodistas.

 

 

¿Por qué se dirige Spundge a los periodistas? Porque somos un colectivo que siempre ha gestionado muchas y diversas fuentes de información y las ha organizado y presentado como un todo coherente, y Spundge es una herramienta diseñada precisamente para eso. Spundge organiza la información en carpetas denominadas cuadernos, a los que puedes agregar los elementos que desees de las fuentes de tu elección. Precisamente en el tema de las fuentes es donde destaca Spundge, al permitir usar como fuentes búsquedas, tus perfiles sociales, tus feeds de rss…

 

El creador de estos cuadernos puede añadir colaboradores a los mismos, permitiendo que un grupo de personas colaboren filtrando y organizando los contenidos del cuaderno. Asimismo, se puede crear un widget del cuaderno e incorporarlo en el diseño de tu página. De hecho, en la columna derecha podrás ver El cuaderno de EScomunicación, en el que iré seleccionando y presentando contenidos de de interés sobre el futuro del periodismo y el impacto de la tecnología en los medios. Espero que os guste y que podamos explorar juntos el uso de esta nueva herramienta.

 

 

Si te gustó el post, compártelo.

Por qué subir el precio de los periódicos puede ayudarlos a sobrevivir

Newspapers B&W (5)

 

Ante la caída de ventas y el descenso de ingresos publicitarios, las dos cabeceras más vendidas de España, El País y El Mundo, apuestan por volver a cobrar por contenidos en internet. Utilizarían el modelo freemium, manteniendo gratis la mayor parte de su contenido pero cobrando en casos concretos, como reportajes, investigaciones o material multimedia. No cabe duda que será una tendencia en el futuro, pues cuando no hay dinero hay que recaudar más, y el que proponen es un modelo que puede tener éxito en España, al no ser tan radical como los paywall de algunos medios anglosajones.

 

Otra cuestión es el debate sobre qué tipo de modelo freemium implementar. ¿Cobrar por cada contenido? ¿Establecer un sistema de suscripción para el acceso a los contenidos de pago? ¿Permites que los usuarios puedan ver un número de artículos antes de que tengan que pagar? Son muchas variables las que hay que tener en cuenta, y no exageramos al decir que se juegan el futuro en la maniobra. Los ingresos del papel estan en caída libre y si no se aumentan los de la web, el futuro para muchos medios pinta muy oscuro.

 

Pero hay otra opción que apuntó Frederic Filoux en su Monday Note: subir el precio de la edición impresa. Puede parecer una mala decisión en el corto plazo, pero en el medio y largo plazo pienso que será la manera menos dolorosa de sobrevivir para muchos diarios. El problema más evidente de esta medida sería el descenso en la tirada de cada cabecera, pero no hay una relación directamente proporcional entre el aumento del precio y la caída de ventas. Filoux ofrece estas cifras de los diarios británicos extraídas de un informe de Simon-Kucher.

 

[table id=4 /]

 

Como se ve, el aumento de beneficios a pesar de la bajada en las ventas es sustancial, un empuje que podría ser suficiente para que muchas cabeceras salieran de los números rojos. El informe de Simon-Kucher también indica que, en los próximos años, los diarios no tendrán más remedio que cambiar su fuente primaria de ingresos de la publicidad a la venta de ejemplares. De esta manera, concentrarán su foco de ingresos en el aspecto que más pueden influir.

 

Este obligado cambio de mentalidad será una consecuencia de lo que es la realidad en la calle. El común de los mortales compra el periódico una o dos veces a la semana, y eso si lo compra. Pero hay un núcleo de lectores diarios que son fieles a sus cabeceras, que además suelen ser gente de alto poder adquisitivo, y también un número muy grande de compradores fijos, como bibliotecas, organismos institucionales, lineas aéreas… Ellos seguirán adquiriendo el periódico a pesar de que aumente el precio.

 

La jugada no está exenta de riesgos, claro está. No es sólo vender menos ejemplares sino también, como apuntó Juan Varela, perder relevancia en el mercado de la influencia. Pero creo que ese riesgo no es tan elevado. El prestigio de muchas cabeceras (algunas centenarias) no se pierde de la noche a la mañana. Y el aumento de precio puede hacer que aumente la percepción del periódico como un producto premium, aquellos que valen lo que cuestan.

 

 

Si te gustó este post, compártelo.

Internet supone un cambio radical de reglas

“Internet supone un cambio radical de reglas, tan radical como el telégrafo. Si entonces se trataba del paso de una sociedad centralizada a una descentralizada, ahora estamos pasando a vivir en un mundo donde las redes distribuidas empiezan a exigir que su lógica sea incorporada al Estado, a los mercados y a la creación de valores y discursos sociales”.

 

David de Ugarte (economista, tecnólogo y emprendedor, fundador de la Sociedad Cooperativa de las Indias Electrónicas), en el libro 80 claves sobre el futuro del periodismo de José Luis Orihuela.

 

Si te gustó este post, compártelo.

Kate Middleton y el Efecto Streisand

Parece que la familia real británica no aprende. No hace ni un mes que al príncipe Harry le pillaron disfrutando en Las Vegas e intentaron que las fotos no se difundieran, y ahora vuelven a hacer lo mismo con las fotos del topless de Kate Middleton. En la era de internet, no es sólo que sea imposible controlar el flujo de la información, es que si lo intentas te encuentras con el Efecto Streisand.

 

 

La Wikipedia lo explica perfectamente, y se ha cumplido con creces en este caso. Cualquier intento de censurar una información provoca que automáticamente el interés por esa información se multiplique, logrando una exposición mediática que hubiera sido imposible de obtener por sus propios medios. Es cierto que con Twitter y el modelo de información-al-instante que hace posible, muchas veces las noticias más comentadas son trivialidades, pero es que a los seres humanos nos encanta hablar de trivialidades, es inevitable.

 

Aunque han ganado el juicio contra la revista Closer, es una victoria pírrica. La caja de Pandora se ha abierto y no hay manera de cerrarla; esas imágenes ya están circulando por la red y cualquiera que intente acceder a ellas podrá hacerlo de una manera u otra. Yo he hecho la prueba y he encontrado las páginas escaneadas de la revista en menos de cinco minutos. Es imposible parar los bits.

 

Esto no quita para que tengan todo el derecho del mundo a exigir su retirada y demandar a la publicación, pero han de ser conscientes de que cuando este tipo de contenidos llega a internet, su difusión viral (aumentada por el efecto Streisand) hace inútil cualquier intento de control. Hay que combatir las invasiones del honor y la intimidad donde quiera que se produzcan, pero famosos y otras personalidades deben comprender que ya no basta con una demanda o ganar un juicio para borrar aquello que no interesa difundir. La información es libre en la red, es un hecho, pero la solución no es poner trabas o normas, sino comprender este nuevo escenario y adaptarse a él.

 

Si te gustó este post, compártelo.

 

Ha llegado eldiario.es

Acaba de salir a la calle (virtual) eldiario.es, el proyecto de Ignacio Escolar en el que muchos tienen puestas sus miradas. Y lo hacen porque estrena un modelo inédito en nuestro país, por el que pide financiación a sus lectores, a los que quiere hacer socios del periódico, que puede ser la clave de las futuras empresas periodísticas. Hoy la información se ha convertido en un bien tan abundante que nadie paga por él, pero la información periodística rigurosa tiene un precio. Deseo de corazon que eldiario.es tenga éxito y nos muestre que todavia puede haber empresas periodisticas rentables y, sobre todo, que todavia se puede hacer periodismo.

 

 

Si te gustó el post, compártelo.

Mi historia con Evernote

A poco que tengáis algo de actividad, tanto en internet como fuera de ella, empezaréis a acumular papelitos y post-it con teléfonos, ideas, recordatorios, notas… un cúmulo de información que siempre quieres organizar y nunca te pones con ello. Y cuando por fin te compras una “superlibreta” donde apuntar todo según vas necesitando, encuentras que muchas veces necesitas tener esos mismos apuntes organizados de alguna manera para poder trabajar con ellos desde el ordenador. Yo era una de esas personas y confieso que, muchas veces, mi mesa era un caos a pesar de libretas u organizadores. Pero eso ya terminó, gracias a Evernote.

 

 

Aunque Evernote ya lleva unos pocos años en activo, no ha sido hasta este verano que lo instalé en mi PC para ver si podía solucionar una necesidad que tenía prácticamente desde que empecé a trabajar en gabinetes de prensa. Después de tanto tiempo atendiendo y solucionando todo tipo de gestiones, uno termina con un catálogo de números de teléfono y correos electronicos bastante considerable. Los teléfonos VIP, por decirlo de alguna manera, iban a la agenda automáticamente, pero nunca sabia que hacer con el resto de contactos, que al final permanecían en el cuaderno u hoja donde se apuntaran originalmente.

 

¿Qué ocurría? Que pasados los meses necesitas hablar con alguien de determinado programa de radio, por ejemplo, y recuerdas que una vez ya hiciste una gestión con ellos pero no encuentras el teléfono ni te acuerdas del nombre de la persona. Eso me ha pasado más de una y más de dos veces y por eso buscaba una herramienta que me permitiera apuntar teléfonos y datos asociados (nombre, correo electronico, notas…). Probé primero con una tabla de Excel, pero no me satisfacía visualmente, al fin y al cabo era algo que iba a consultar constantemente y una tabla no es lo más bonito. Probé guardándo contactos en la agenda de outlook y en los contactos de gmail, pero las búsquedas en ambos casos no eran todo lo fluidas que necesitaba. Así que abandoné la idea… hasta este verano.

 

No recuerdo qué me convenció para instalarla, pero fue empezar a hacer notas con los contactos y experimentar una gran satisfacción al ver que, por fin, habia encontrado lo que buscaba. En una nota apunto todo lo que sepa del contacto y luego, a la hora de buscar, solo tengo que empezar a escribir en la casilla de búsquedas y Evernote me selecciona las notas que cumplen los requisitos. Puedo buscar por nombre, por el número de teléfono, por el medio para el que trabajan, por su e-mail o por cualquier cosa que haya apuntado. Tengo 294 notas en mi libreta de teléfonos y tengo la tranquilidad de que puedo encontrar exactamente lo que busco en menos de un segundo, algo que no tiene precio.

 

Y como Evernote está sincronizado en todos mis dispositivos, puedo acceder a través de mi smartphone a todas mis notas o crearlas desde el móvil para trabajar luego con ellas en el PC. Puedo hacer una grabación de audio para escucharla en el PC; puedo tomar una fotografia con el móvil, escribir una anotación en ella y compartirla por correo electronico; puedo hacer una checklist de tareas y tenerla siempre conmigo, o una lista de vídeos musicales enlazados a Youtube para poder escucharlos en cualquier momento. Con la extensión Evernote Web Clipper puedo capturar cualquier página web que me interese para consultarla más adelante. Puedo mandar a una dirección de correo mía de Evernote los mails que me interese conservar… Las posibilidades son ilimitadas.

 

Esto no es un post patrocinado y mi única relación con Evernote es que uso su aplicación, así que creeme cuando te digo que merece la pena. Yo empecé a usarla para una necesidad concreta que tenía por mi trabajo y cada vez le encuentro más utilidades. Si le das una oportunidad, seguro que resuelves ese problema que siempre has tenido o encuentras usos en los que nadie ha pensado aún. Y además su versión gratuita es más que suficiente para las necesidades de la mayoría de las personas. ¿A qué esperas para instalarla?

 

Si te gustó, compártelo

El método olímpico para ser un gran comunicador

 

Los Juegos Olímpicos de 2012 han pasado ya a la historia, después de hacer entrar en la leyenda a atletas como Usain Bolt o Michael Phelps, ejemplos de superación que deberían ser imitados por todos. Todos los campos del conocimiento se beneficiarían de aplicar la disciplina que necesita un deportista para ganar una medalla en los Juegos Olímpicos, y la comunicación no iba a ser menos. Por eso, he aquí el método olímpico para ser un gran comunicador en tres pasos.

 

Primer paso: Entrena y perfecciónate

 

Un deportista de élite entrena todos y cada uno de los días, sin importar el tiempo que haga o cómo se sienta. Un comunicador debe hacer lo mismo, entrenando su mente a diario.

 

  • Lee constantemente. Los libros sobre comunicación son una obligación (y aquí tienes algunos) pero la ficción también ayudará a que tu mente consciente se relaje mientras el inconsciente trabaja. Dedica también algunas horas al mes a investigar en internet, donde encontrarás muchos recursos gratuitos que te permitirán aumentar tus conocimientos y que puedes añadir a tus fuentes.
  • Escribe todos los días. La herramienta del comunicador es la palabra y el mejor modo de entrenarse es escribir, escribir, escribir y seguir escribiendo. Crea un blog para publicar tus escritos si no tienes dónde hacerlo. Si no quieres someterte a la disciplina diaria de bloguear, sométete a la disciplina aún más dura de escribir un libro. Nunca ha sido tan fácil autopublicarse, asi que tus textos siempre podrán llegar al gran público. Pero sobre todo, escribe, escribe, escribe.
  • Esfuérzate por aprender cosas nuevas cada día. Igual no necesitas conocer a fondo cómo funcionan programas como Audacity, Illustrator o QuarkXpress, pero si adquieres las nociones básicas podrás hacer tareas elementales y tendrás la base para encargar tareas más complejas a otros. Ocurre exactamente igual con el uso de redes sociales: Facebook, Twitter, Linkedin, Tuenti, Pinterest… o aplicaciones de uso común en la red: Google Reader, Evernote, Dropbox, Skype… Cuanto mejor las conozcas, mejor podrás usar todas sus posibilidades.
  • Asiste a seminarios y cursos para mejorar tu formación. La formación continua es vital para los nuevos profesionales de la comunicación. Toda charla, curso, seminario o máster al que puedas asistir pone nuevas herramientas a tu disposición, que te facilitarán las cosas en tu vida laboral. Si no tienes tiempo o posibilidad de participar en estos eventos, hay muchos recursos audiovisuales en internet que te permiten formarte sin salir de casa, como las charlas de TED o la mediáteca de la Fundación Telefonica.

 

Segundo paso: Compite y exponte al éxito y el fracaso

 

El entrenamiento de un atleta profesional tiene un único objetivo, la competición contra otros atletas para descubrir quién es el más fuerte y rápido. En comunicación ocurre exactamente igual, todo tu duro entrenamiento busca prepararte para el momento de la competición, en el que pondrás a prueba los conocimientos y habilidades que has adquirido.

 

Tanto si eres un comunicador autónomo como si trabajas en un medio, una agencia de comunicación o un gabinete de prensa, cada día es una nueva prueba en la que demostrar tu valía interactuando con otras personas en tu desempeño laboral. Esas interacciones y las gestiones diarias que realices serán las que muestren tu éxito o tu fracaso y son pruebas que has de superar.

 

Escribir un libro es una prueba, como la que me estoy sometiendo en estos momentos. Exponer diariamente tus ideas a la crítica es una prueba. Tratar con los medios de comunicación o con un gabinete de prensa es una prueba. Diseñar una estrategia de comunicación e implementarla es una prueba. Organizar un evento es una prueba. Todas las que superes serán éxitos y las que no, fracasos. Y a nadie le gusta fracasar.

 

Tercer paso: Construye tu marca personal

 

Tiger Woods. Roger Federer. Lebron James. Cristiano Ronaldo. Todos ellos son deportistas de élite que han sabido aprovechar su éxito deportivo para generar una marca en su persona que les reporta cuantiosos ingresos extradeportivos. Ellos tienen sólo unos años en la cumbre, pero nosotros tenemos una larga carrera profesional que gestionar, por lo que nos interesa construirnos una marca personal que nos ayude en nuestra vida laboral.

 

Primero define tu meta. ¿Quieres ser percibido como un estudioso de los social media, un experto en comunicación de crisis o un periodista especializado en comunicación politica? Una vez que tengas claro tu objetivo final, enfoca tu entrenamiento hacia esa meta y utiliza la competición para ir trazando el camino.

 

  • No pierdas ninguna ocasión de hacer networking. El ampliar tu red es algo esencial para construir tu marca. Debes hacer que tus contactos perciban en ti los valores que deseas transmitir y conectar con gente que pueda facilitarte el conseguir tu meta. Si quieres ser un experto en periodismo deportivo, conectar con alguien del departamento de comunicación de un museo no te hará ningún mal, pero tampoco te ayuda en tu objetivo final.
  • Publica un libro o imparte un curso. Estas actividades son las que más fácilmente pueden decantar tu marca personal en la dirección que deseas. Si publicas un artículo en ciertas revistas, ya puedes definirte como investigador y si impartes un curso ya puedes definirte como profesor. Además de ser éxitos en la competición, son hitos que cimentan tu marca personal.
  • Aprovecha tus éxitos y utiliza cada prueba superada para remarcar los valores que deseas para tu marca personal. Si cada vez que es necesario buscar datos dificiles de encontrar eres la persona que los consigue, en poco tiempo siempre acudirán a ti para ese tipo de tareas. Si cada vez que organizas un evento todo va como la seda, terminarás encargándote siempre de la organización de eventos. Todo ello irá sumando para establecer tu marca personal.

 

Este es el método olímpico para ser un gran comunicador en tres pasos. Ahora que ya lo conoces, sólo te queda ponerte en la línea de salida.

 

 
Post inspirado por Measuring Achievement By The Olympics. How Much Can You Achieve In 4 Years?

 

 

Si te gustó este post, compártelo